Crítica de ‘Relic’: Los fantasmas de la demencia

Las críticas de Daniel Farriol:
Relic
 
Relic es un filme de terror australiano dirigido por la debutante Natalie Erika James que también co-escribe el guion junto a Christian White. Las historia nos muestra a tres generaciones de mujeres de una misma familia que son acosadas por los fantasmas de la demencia que consumen la casa. Está protagonizada por Emily Mortimer (La librería, Shutter Island), Bella Heathcote (The Neon Demon, Orgullo + Prejuicios + Zombies), Robyn Nevin, Steve Rodgers, Chris Bunton, Jeremy Stanford, Catherine Glavicic y Christina O’Neill. La película pudo verse en el Festival de Sitges 2020. Se estrena en salas comerciales en España el día 12 de Marzo de 2021 de la mano de Selecta Visión.
 

En ‘Relic’ el terror está ligado a las emociones humanas

Relic fue una de las grandes sensaciones que nos dejó el cine de terror en 2020. La ópera prima de Natalie Erika James, australiana con ascendencia japonesa, se cuece a fuego lento en su primera mitad para ir acelerando el ritmo hacia un crescendo sorprendente y atípico. La película se sirve de una atmósfera enfermiza que va empapando al espectador al igual que va enmoheciendo las paredes de la terrorífica casa donde sucede la acción. Todo está planeado al milímetro para hacer avanzar la historia hacia su gran giro final. Una pirueta tan arriesgada como brillante que desconcertará a unos y dejará con la boca abierta al resto.
 
Se nota que la joven directora es una apasionada del cine de género. Sin embargo, su manera de abordarlo tiene un punto de vista particular que enriquece sus historias a través del aspecto emocional de los personajes. Antes de debutar con este largo ya había dejado claras cuáles eran sus intenciones narrativas en sus cortometrajes. En Drum Wave (2018) nos habla sobre el miedo a la maternidad. Creswick (2017) relata el miedo del regreso a la casa familiar (es la misma ciudad en que ubica Relic). Burrow (2013) es un coming of age sobre el miedo a la primera experiencia sexual. Y en Tritch (2011) nos hablaba de una madre que era perseguida por el fantasma del niño no nato del que decide abortar. Como podemos comprobar, todas sus historias, algunas de ellas co-escritas al igual que Relic con Christian White, nos hablan de terrores cotidianos ligados a las emociones humanas. Sin duda, la película merecería un nuevo capítulo en una revisión imaginaria de “Reina del Grito” de Desirée de Fez
 

Un drama familiar en una casa encantada

Relic comienza como lo haría cualquier película del subgénero de casas encantadas. La llegada a la casa. En lugar de encontrarnos con la mudanza de una familia a una casa con un pasado tenebroso, aquí la casa es el hogar familiar. Tendremos como protagonistas a tres generaciones de mujeres de una misma familia. La abuela es quién aún vive en la casa, pero lleva días desaparecida. La hija y la nieta se alojarán temporalmente allí para intentar descubrir dónde está y qué ha sucedido. Los sucesos extraños empezarán a sucederse. Ruidos, sombras, pero todo será aún más desconcertante cuando la abuela regrese sin querer decir dónde ha estado. Tengo que advertirte que si esperas encontrarte un filme repleto de jump scares, esta no es tú película.
 
Natalie Erika James cita como uno de los grandes referentes de su cine al director japonés Kiyoshi Kurosawa, experto en generar atmósferas perturbadoras. La directora de Relic busca hacer lo mismo, anteponiendo una ambientación malsana y enfermiza por encima de los típicos recursos efectistas que a veces desvirtúan el cine de terror. Eso no quiere decir que no haga uso de los códigos habituales por los que se rige el género. Encontraremos clichés tan manidos como buscar debajo de la cama, los ruidos en el armario, pesadillas nocturnas o la típica escena en una bañera. En realidad, esas escenas parecen formar parte de un juego perverso que propone la directora a los aficionados al terror para sacudirles con fuerza cuando llega la media hora final. El terror forma entonces un híbrido tan extraño como fascinante dónde el drama familiar sobresale como el verdadero eje que vertebra esta historia sobre la vejez, la senilidad y el olvido.
 

Uno de los mejores finales del cine de terror reciente

Relic goza de una ambientación magnífica donde el diseño de producción saca partido a la casa como escenario principal. También hay que destacar la fotografía de clarososcuros efectuada por Charlie Sarroff (American Bistro, Pink Skies Ahead) y, especialmente, el tratamiento del sonido que acaba convertido en el principal recurso narrativo para generar la tensión. Se consigue dotar de vida como personaje a la propia casa para que escuchemos sus tripas y respiración. Aunque Relic puede funcionar para quién solo quiera ver una película de terror convencional, es mucho más interesante si la despojamos de esa primera piel y nos adentramos en los recovecos de sus metáforas.

Su inteligente puesta en escena se desborda en una media hora final absorbente y valiente que nos habla sobre la demencia, la vejez y el paso del tiempo como pocas películas de terror se atreverían a hacerlo. En cierta manera, puede hallarse una conexión interna a modo de hilo invisible con The Father (Florian Zeller, 2020).  Ambas películas, muy distintas entre sí, se sirven de elementos del cine de género para abordar el deterioro del ser humano producido por la enfermedad y la senectud. Si en aquella se utiliza como punto de vista el del propio enfermo, aquí se amplía el campo visual hacia la herencia generacional. Pasado, presente y futuro. Es un desenlace rupturista que contiene algunas de las ideas e imágenes más fascinantes que nos ha regalado el terror reciente. El plano final del estupendo trío de actrices, Emily Mortimer, Bella Heathcote y Robyn Nevin, es dolorosamente bello. Y da mucho miedo, porqué es real.


¿Qué te ha parecido la película?

Relic

7.7

Puntuación

7.7/10

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: El contenido está protegido.
A %d blogueros les gusta esto: