Crítica de ‘La Mami’: Un espacio íntimo y seguro para las mujeres

Las críticas de David Pérez «Davicine»:
La Mami

Dirigida por Laura Herrero Garvín, La Mami nos cuenta como en el interior del mítico Cabaret Barba Azul de Ciudad de México hay una habitación que se ha convertido en el espacio de resguardo de las chicas que ahí trabajan: el baño de mujeres. Cada noche “La Mami”, encargada de los baños, les ofrece el calor y el consejo necesarios para asimilar el desafío al que se exponen en el Salón de Baile. Ellas nos recordarán que las alianzas son esenciales cuando la sociedad en la que vivimos nos juzga y estigmatiza constantemente. La película se estrena en cines en España el 5 de marzo de 2021 de la mano de Elamedia Estudios.

En la fecha de publicación de esta crítica, el documental La Mami ha conseguido dos nominaciones en los Premios Gaudí: Mejor Documental y Mejor Montaje (Ana Pfaff y Lorenzo Mora), y se ha alzado con el premio a Mejor Film Nacional por el Jurado Oficial en la 27 edición del festival L’Alternativa además de otros galardones como la Mención Especial del Jurado en el Festival de Málaga en la Sección Oficial de Documentales y en D’A Film Festival, el Premio FIPRESCI a Mejor Película en IFF Message to Man (Rusia) y la Mención Especial en el Festival de Cine de Morelia y en el Festival de Guanajuato (México). Ha sido seleccionada en prestigiosos certámenes de referencia internacional, y premiada también en los Cinema Tropical Awards 2020 (USA) como Mejor Película.

Un espacio íntimo y seguro

Tal palmarés y tan buena trayectoria no es casualidad, pues de una forma íntima -y con mucha sutileza- nos lleva al interior de un baño para vivir de primera mano las noches de un grupo de mujeres que se ven obligadas a realizar un trabajo que no desean -pero necesitan- para conseguir algo de dinero para sus familias, y cómo encuentran un lugar seguro en el que sentirse protegidas y arropadas. 

Cuando atardece en la Colonia Obrera en la Ciudad de México el Cabaret Barba Azul abre sus puertas. Tranquilo y calmado empieza a cobrar vida con ayuda de las y los empleados del lugar. Cada quién llega a su ritmo y van tomando su lugar y su personaje para cada día. Algunas de las chicas, ya empezaron a maquillarse en el baño de mujeres. Doña Olga llega temprano y hoy limpia las energías del cabaret con un ritual de incienso. El Barba Azul, cabaret mítico de los años cincuenta, está dividido en dos ambientes: en la planta baja está el salón de baile y en la planta alta está la zona de descanso y los baños. Abajo las ficheras ofrecen sus servicios de baile y compañía, adoptan una personalidad frente a los clientes, cuando suben a los baños pueden ser “ellas mismas”.

El personaje principal de la película es Doña Olga, La Mami, quien ha pasado mucho tiempo trabajando en el Cabaret Barba Azul: como chica de compañía, mesera y vendedora de canciones. Ahora que su cuerpo envejeció, se encarga del baño del Cabaret. Ella es La Mami, el eje central de este documental y una figura de protección para las chicas que ahora trabajan ahí: las aconseja, las acompaña y en ocasiones hasta reza por ellas. La sensación de tranquilidad que transmite a las mujeres que allí trabajan para que aguentan otra noche más de baile y bebida se transmite al espectador de una forma tierna, comprendiendo perfectamente el mote de Doña Olga, pues cada noche se convierte en esa madre que necesitan, ese hombro sobre el que llorar y esa compañía con la que salir del mundo real, dado que los lazos afectivos son esenciales para subsistir, sobre todo cuando el mundo al que pertenecen está cambiando.

Son muchas las mujeres que vemos trabajar cada noche y pasar por ese baño, pero La Mami se centra en una de ellas. Una nueva mujer llega al Cabaret a buscar trabajo al inicio del documental, se hace llamar Priscila, su hijo tiene cáncer y necesita pagar su tratamiento. La Mami y sus compañeras le ayudarán a entender el mundo de la noche, y vivimos de cerca el proceso de adaptación de Priscila a la vez que descubrimos que el pasado y el presente de La Mami y Priscila tienen mucho en común.

Técnica y emocionalmente impecable

A pesar de ser un documental que busca dar una mirada cercana y natural de esas noches laborales, sorprende la calidad técnica y de producción de La Mami, con una fotografía impresionante y unos planos cuidados al milímetro, e incluso es imposible no evocar en nuestra mente Roma, de Alfonso Cuarón, con una escena en la que vemos de forma parsimoniosa como se friega el suelo, como el agua jabonosa se mueve por las baldosas y tan sólo vemos los zapatos de quien friega, en esta ocasión hombres, pero sin rostro, pues como dice la Mami: «Aquí los hombres sirven para dos cosas: para nada y para dar dinero», una frase devastadora y acertada para el mundo en el que se mueven las protagonistas.

Laura Herrero nos ofrece algunas escenas impecables que van más allá de lo formal y se adentran en la metáfora, como cuando sigue a la recién maquillada Priscila desde el camerino hasta la pista de baile en su primera noche en el trabajo, mostrando de forma detallada -sin necesidad de palabras- la diferencia entre el espacio seguro del baño de mujeres en el piso de arriba, con colores suaves y buena iluminación, en contraste con la sala de baile estridente de tonos saturados y decoración retro, casi como un descenso al infierno con esas llamas pintadas en la pared.

La cámara observa con tino y curiosidad cada momento íntimo de las bailarinas, sin necesidad de un hilo conductor y mucho menos una narración, pero logrando ese toque inmersivo para convivir con ellas y calar sus historias en nuestras retinas y corazones. Más allá de las propias historias de las mujeres que nos presentan, La Mami también funciona como crítica socioeconómica de una sociedad patriarcal desigual y complicada para las mujeres en México, aunque extensible a muchos otros países en diferentes sectores. 


¿Qué te ha parecido la película?

4/5 - (1 voto)

La Mami

7

Puntuación

7.0/10

David Pérez "Davicine"

Informático de profesión, cinéfilo de afición. Bloguero, tuitero y todo lo que me permita comunicarme. En mis ratos libres escribo en esta web, y me dejo ver en RTVCyL. Twitter e IG: @davicine79.

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: El contenido está protegido.
A %d blogueros les gusta esto: