Crítica de ‘Centinela’: Marchando otra de venganzas

Las críticas de Daniel Farriol:
Centinela

Centinela es un thriller de acción francés dirigido por Julien Leclercq (La tierra y la sangre, El asalto) que también co-escribe el guion junto a Matthieu Serveau. Una militar de élite regresa a casa tras una traumática experiencia durante una misión en combate. Cuando su hermana sufre una agresión por parte de una persona con protección diplomática, decide darle caza con sus propios métodos. Está protagonizada por Olga Kurylenko (The Room, Mara), Marilyn Lima (Un Sirène à Paris, Bang Gang: Una historia de amor moderna), Michel Nabokoff, Martin Swabey, Carole Weyers, Andrey Gorlenko, Antonia Malinova y Gabriel Almaer. La película se ha estrenado directamente en Netflix el día 5 de Marzo de 2021.

Las secuelas psicológicas de una misión militar fallida

Centinela es una película de acción donde veremos a la modelo y actriz franco-ucraniana Olga Kurylenko dando mamporrazos a diestro y siniestro. Poco más se puede decir de una película tremendamente rutinaria y llena de clichés. Así que si no eres muy fan de la actriz o no te gusta el género de acción, lo llevas crudo. La historia se inicia en un país de Oriente Medio donde un grupo de militares de élite se encuentra en una misión de pacificación. La Operación Centinela a que hace referencia el título existe en la realidad y ha llevado a Francia, bajo el mandato de su Presidente Emmanuel Macron, a desplegar más de 10.000 soldados por distintas zonas de conflicto, así cómo también dentro del propio territorio francés. Su función es anticiparse a posibles ataques terroristas y salvaguardar a los ciudadanos.

Los primeros minutos de la película son muy entretenidos, aunque poco tienen que ver con el desarrollo posterior de la trama. Kurylenko interpreta a una oficial del ejército que hace las funciones de traductora para mediar en los conflictos con los sospechosos. Tras un desenlace inesperado y trágico en su última misión, es enviada de nuevo a casa para realizar vigilancias menos arriesgadas. Sin embargo, las secuelas psicológicas post-traumáticas que tiene la chica son evidentes. Su comportamiento obsesivo comienza a derivar en una adicción a las pastillas para mitigar su ansiedad y sus pesadillas nocturnas.

Buenas escenas de acción y poco más

A partir de ahí, Centinela va dejando al margen el tono bélico para derivar hacia el más puro thriller de acción. El asunto terrorista es un señuelo que se utiliza para concentrarse después en una trama muy manida de venganza al más puro estilo de las que protagoniza Liam Neeson. Tras sufrir su hermana una brutal agresión por parte de unos rusos con protección diplomática, la militar decide obviar el transcurso de la investigación policial para tomarse la justicia por su mano. Y eso es todo lo que encontraremos. No hay más chicha en el argumento de la película. Todo es previsible y no cuesta mucho adelantarse a lo que va a ir sucediendo.

Por suerte, el director francés Julien Leclercq es un experto del cine de acción y sabe como manejar el tempo interno del filme para ofrecernos unas trepidantes escenas de lucha y persecución en las que Kurylenko se muestra muy solvente y creíble. Centinela es un pasatiempo de la era Netflix, un divertimento palomitero tan inofensivo como olvidable, pero que no aburre mientras lo ves. Eso ya es algo. Su mayor acierto son esos escasos 80 minutos de duración, la historia no daba para más.


¿Qué te ha parecido la película?

Centinela

5.5

Puntuación

5.5/10

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: