Crítica de ‘Small Axe: Lovers Rock’: La sensualidad de la música

Las críticas de Daniel Farriol:
Small Axe: Lovers Rock
 
Small Axe es una antología compuesta por 5 películas dirigidas por Steve McQueen (12 años de esclavitud, Shame). Lovers Rock es la segunda entrega y está escrita por el director británico junto a Courttia Newland (The Scholar). Cuenta la historia ficticia del amor que surge entre dos jóvenes durante una fiesta de ‘blues’ en 1980. Está protagonizada por Amarah-Jae St. Aubyn, Michael Ward, Shaniqua Okwok, Kedar Williams-Stirling, Ellis George, Alexander James-BlakeKadeem Ramsay. Este episodio de la serie se estrena en Movistar+ el día 14 de Enero de 2021.
 

Lovers Rock, la música del amor

Small Axe: Lovers Rock es un episodio conceptualmente muy distinto al primer episodio de esta antología El MangroveSi esa primera entrega nos enfrentaba ante un momento de la historia reciente sobre la violencia sistemática contra el colectivo negro, aquí se nos cuenta una historia mucho más íntima y menos política. De hecho, el argumento es ficticio y casi inexistente. Nos sitúa a principio de los años 80, una época donde los jóvenes black british aún tenían problemas para acceder a algunos locales y discotecas de Londres, así que organizaban sus propias fiestas en casas particulares. También era una manera de unir al colectivo contra los conatos de discriminación racial que seguían sufriendo.
 
El título Lovers Rock hace referencia al reggae romántico. Es un género que combina el sonido soul de la escena musical de Chicago y Filadelfia con elementos rítmicos procedentes de Jamaica. La juventud de la época se reunía en fiestas improvisadas para bailar, divertirse y ligar. La cadencia romántica de ese tipo de música la hacía ideal para encuentros entre desconocidos que unían sus cuerpos a través del acto de bailar. El argumento de la película es simplemente ese, mostrar a dos personas que se conocen una noche en una fiesta y empiezan a intimar en mitad de la improvisada pista de baile. Entre la selección musical encontraremos la mítica canción «Silly Games» de Janet Kay y otros temas de Sister Sledge o The Revolutionaries. Hay una escena remarcable en la que todos los personajes se ponen a cantar a capela durante casi 5 minutos, el director afirma que fue un acto absolutamente improvisado que nació de la espontaneidad y magia existentes en el plató.
 

La coreografía de la cámara

Lovers Rock puede considerarse como un episodio menos trascendente que El Mangrove. Sin embargo, tiene un tratamiento tan realista, meticuloso y sensual del nacimiento del amor juvenil que la convierte en una rara avis en los tiempos de la inmediatez. Se podría decir que conecta más con la sensitiva Génesis (Philippe Lesage, 2018) que con los dramas románticos que exploran las emociones apoyados en una historia. Lo más interesante de este episodio es que muestra una faceta inusual del director Steve McQueen. Su trabajo de cámara es apasionante y crea una experiencia inmersiva en el interior de esa fiesta. Con la colaboración del fotógrafo Shabier Kirchner (Bull, Sollers Point), la cámara en mano se mueve, fluye y agita con una coreografía estudiada que lleva el encuadre a lo esencial y que se funde con el propio movimiento de los cuerpos de los bailarines. Eso contribuye a hacer del episodio una experiencia física y emocional. En las imágenes se palpa la temperatura, los olores, el tacto y las pulsaciones, casi sobran los diálogos.
 
El problema que encuentro a este episodio es que se queda corto. Se introducen un par de detalles que parecen conducir a un desenlace con cierta tensión dramática (el grupo de jóvenes blancos que están fuera de la casa vigilando, el hombre que intenta forzar a una de las chicas, algún conato de pelea, la religiosidad latente como imposición generacional, etc.), pero acaban siendo elementos puramente secundarios. Lo que de verdad interesa al director es recrear una época, la sensación de comunidad entorno a la música y mostrar el nacimiento de ese primer amor en una generación que respiraba libertad. Lovers Rock es una apasionada celebración del ambiente musical que enamoraba a la comunidad negra londinense de los 80. 
 
 

 ¿Qué te ha parecido este episodio de la serie?

4/5 - (2 votos)

Small Axe: Lovers Rock

6.9

Puntuación

6.9/10

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: El contenido está protegido.
A %d blogueros les gusta esto: