Crítica de ‘Small Axe: El Mangrove’: La fuerza del colectivo

Las críticas de Daniel Farriol:
Small Axe: El Mangrove
 
Small Axe es una antología compuesta por 5 películas dirigidas por Steve McQueen (12 años de esclavitud, Shame). El Mangrove es la primera entrega y está escrita por el director británico junto a Alastair Siddons (Tom Raider, Código Criminal). Este episodio recrea la llamada “Marcha de los Manglares” de 1970 y el posterior juicio al que fueron sometidos nueve activistas. Fueron detenidos durante una manifestación en la que se protestaba por el acoso policial a que estaba siendo sometido el restaurante El Mangrove. Está protagonizado por Letitia Wright (Black Panther, Black Mirror: Black Museum), Shaun Parkes (Lost in Space, Moses Jones), Malachi Kirby, Rochenda Sandall, Jack Lowden, Sam Spruell, Gershwyn EustacheNathaniel Martello-White. Este episodio de la serie se estrena en Movistar+ el día 7 de Enero de 2021.
 

El Mangrove, un restaurante en el punto de mira

Small Axe: El Mangrove es la primera entrega de la antología creada por el cineasta británico Steve McQueen. Toda la serie está inspirada en hechos reales sufridos por la comunidad negra de Londres entre 1962 y 1989. El Mangrove fue un histórico restaurante del barrio de Notting Hill, en el centro de Londres.  Fue mucho antes de que el cine lo convirtiese en un reclamo turístico propiciado por el éxito de aquella comedia romántica dirigida por Roger Michell en 1999 e interpretada por Julia Roberts y Hugh Grant. El filme cuenta la historia real de Frank Crichlow que fue el dueño de un restaurante que, poco a poco, se convirtió en el punto de encuentro para la comunidad negra de la ciudad. Eso puso nerviosos a los cuerpos policiales que iniciaron una campaña de acoso y derribo con constantes redadas y registros, alegando que era un nido de prostitución, drogas y otras prácticas delictivas.
 

La serie denuncia en este episodio el racismo institucional y policial como el verdadero fósforo que encendió la mecha de una revolución pacífica en las calles. Lo único que reclamaba aquel grupo de black british era recibir un trato igualitario con el resto de ciudadanos. Durante una gran manifestación convocada en favor del restaurante y en contra de la violencia sistemática de la policía hacia ellos, se produjeron algunos incidentes provocados por la propia policía para desencadenar la detención de 9 manifestantes. Todos ellos fueron llevados a juicio en base a acusaciones desproporcionadas de agresiones no demostrables hechas por agentes de policía racistas. El sistema judicial británico estaba en entredicho y se convirtió en un acontecimiento mediático. Small Axe: El Mangrove se desvela como un capítulo de apertura poderoso para una serie reivindicativa y necesaria. 

El racismo institucional

Small Axe: El Mangrove se divide en dos partes claramente diferenciadas. La primera hora de película nos presenta a sus protagonistas y el entorno en qué viven. El director recrea la época de forma concienzuda, con un tratamiento fotográfico que recuerda a las texturas del cine que se hacía en los 70 y 80. Hay un buen trabajo en el resto de elementos como ambientación, peluquería y vestuario para dar credibilidad a lo que se cuenta. Los diálogos utilizan distintos acentos y jergas para los personajes que muestran la diversidad de procedencia del colectivo. La segunda hora de película se convierte en un drama judicial clásico. Se narra con detalle todo el proceso en el interior de la corte, desde la selección del jurado popular hasta los alegatos finales de fiscalía y defensa. Algunos de los acusados decidieron defenderse a sí mismos ante el juez, lo que añade un plus de reivindicación popular ante las instituciones.
 
Se echa en falta el riesgo formal que tenían las primeras películas del director, ya que a veces cae en una puesta en escena bastante académica y funcional. Sin embargo, la película es suficientemente emocionante e interesante para mantener nuestra atención a la pantalla. Funciona como un grito de rabia extraído desde las propias entrañas. Este episodio es un canto a la libertad, pero también al sentimiento de comunidad para combatir las injusticias y la represión social de forma conjunta. No en vano, el título genérico de la serie es Small Axe, lo que hace referencia a un proverbio jamaicano que dice “If you are the big tree, we are the small axe” (Si vosotros sois el árbol grande, nosotros somos el hacha pequeña), popularizado por Bob Marley en una de sus canciones. 

¿Qué te ha parecido este episodio de la serie?

Small Axe: El Mangrove

7

Puntuación

7.0/10

Un comentario en «Crítica de ‘Small Axe: El Mangrove’: La fuerza del colectivo»

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: