64 SEMINCI. Sección Oficial. Crítica de ‘Intemperie’: Doblarse no es lo mismo que doblegarse

Las críticas de José F. Pérez Pertejo en la 64 SEMINCI: 
Intemperie
 
Cuando se cumplen veinte años de la irrupción de Benito Zambrano en el cine español con su maravillosa ópera prima, Solas, que obtuvo cinco premios Goya y el premio del público en el Festival de Berlín, se estrena su cuarto largometraje, Intemperie, en esta jornada inaugural de la sexagésimo cuarta edición de la SEMINCI de Valladolid. No está siendo, por tanto, una carrera particularmente prolífica la del director sevillano a pesar de que en su filmografía pueden encontrarse varios cortometrajes, mediometrajes y spots publicitarios de diversa índole. Seis años después de aquella Solas llegó Habana Blues (2005) y hubieron de pasar otros seis hasta La voz dormida (2011) que, hasta la fecha, era su última película de gran formato estrenada.
 
Intemperie supone la adaptación cinematográfica de novela homónima del escritor pacense Jesús Carrasco, una de las obras literarias más premiadas y de mayor reconocimiento internacional de la narrativa española reciente. Una obra dura y árida como el inhóspito paisaje en el que Zambrano ambienta una historia sin más precisión geográfica que la que nos da un rótulo al inicio del film que nos sitúa en la España de 1946, siete años después de la finalización de la guerra civil. Al igual que en la novela, no se especifica la localización concreta ni se pone nombre a ninguno de los tres personajes principales, un niño, un pastor y un capataz sobre los cuales se desarrolla una historia de miseria, dolor, odio y perdón.
 
Y no sé si de manera consciente o inconsciente, eso habría que preguntárselo a él, Zambrano ha filmado un western en toda regla con prácticamente todos los elementos definitorios del género por mucho que no estemos en Arizona y no haya rastro de ningún piel roja. Tanto la ambientación paisajística, como el desarrollo argumental, las características (y hasta el atuendo) de los personajes y el planteamiento y resolución de algunas secuencias (esas noches durmiendo al raso, esos tiroteos…) son propias de una película del Oeste en su más clásica concepción.
 
Pero, y aquí es donde Zambrano deja la huella de su autoría, a pesar de la apabullante presencia del paisaje como contenedor y determinante de la historia, Intemperie es, como todas las películas de su director, un film de personajes. El pastor interpretado por un magnífico Luis Tosar (al que a estas alturas de su carrera me parece imposible imaginar un papel en el que no resulte creíble) es un hombre callado y solitario (como corresponde a su oficio) con un código ético sólido e inquebrantable que se cruza con un niño (fantástico debut del niño Jaime López que interpreta con más madurez que muchos adultos) que ha huido de su aldea con destino a “la ciudad” como símbolo de la salvación; esa ciudad en la que uno se puede hacer rico con facilidad, para volver luego al pueblo a rescatar a los suyos y vengar todo el daño sufrido.
 
El tercer vértice del triángulo protagonista es Luis Callejo, sólido intérprete como siempre pero en grave riesgo de encasillarse como el malo de la peli. Suyo es el personaje del capataz, un hombre sin escrúpulos, detonante de la huida del niño, al que Callejo, en algunos momentos, interpreta de manera demasiado arquetípica. Del resto del reparto merece ser destacada la extraordinaria creación de Manolo Caro interpretando a un tullido que, con apenas diez minutos de presencia en pantalla, consigue un personaje perdurable en la memoria del espectador. 
 
Intemperie es una película sobre la inutilidad del odio y el rencor (“tienes toda la vida por delante, no la malgastes odiando”, dice el pastor al niño en un momento del film), sobre el miedo como determinante de las decisiones humanas, sobre el sometimiento de “los miserables” por poderosos que no son tales y por encima de todo, sobre la humanidad como condición inherente a ser buena persona, algo aparentemente tan inespecífico, tan difícil de explicar en qué consiste, pero tan fácil de reconocer cuando tenemos delante a uno de ellos.
 
El pastor, como depositario de esas cualidades irrefutables de bondad y lealtad, tiene algunas de las mejores frases del film como la que da título a esta crítica, que en boca de otro actor podrían resultar sentenciosas pero de los labios de Luis Tosar suenan a auténticas normas de vida.
 
En conclusión, Intemperie es un film de potentes interpretaciones, con una sólida base argumental y filosófica, filmada con un ritmo un tanto desigual; tras unos veinte primeros minutos un tanto espesos en los que cuesta entrar, es en su tercio medio donde alcanza su mayor potencia fílmica para concluir con firmeza suficiente sin caer ni en la complacencia ni en la emotividad facilona. 

¿Qué te ha parecido la película?

 

7

Puntuación

7.0/10

2 comentarios en “64 SEMINCI. Sección Oficial. Crítica de ‘Intemperie’: Doblarse no es lo mismo que doblegarse

  • el 22 octubre, 2019 a las 19:06
    Permalink

    ¿Por qué esta película sí viene al festival y no EL CRACK CERO de José Luis Garci? Para el que quiera escuchar, reivindicó una espiga de oro y una clase magistral de José Luis Garci, primer Oscar español y nunca perdonado, y con una vida ligada a la difusión y a extender el amor al cine entre los que tenemos entre 30 y 50 años. ¡Qué grande es José Luis Garci!

    Respuesta
  • el 23 octubre, 2019 a las 00:29
    Permalink

    Ambas son compatibles y por fechas de estreno las dos podrían haber estado en la Seminci, pero supongo que Garci a estas alturas de su vida no tendrá ningún interés ni ganas de competir en un festival y no creo que el comité de selección de la Seminci lo haya contemplado como opción. Yo también le daría una Espiga de Honor a José Luis Garci, me parece un director magnífico. Pero me temo que no es muy del gusto de los que programan los festivales y deciden los premios.

    En cuanto a Intemperie, es una película notable. En las antípodas argumentales y estilísticas de la que citas. Pero en la diversidad está la gracia.

    Respuesta

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: