La cura del bienestar

La filmografía del director Verbinski no se caracteriza por pasar inadvertida, precisamente. Su legión de seguidores no se cuenta en grandes cantidades a pesar de haber levantado franquicias tan rentables como la eterna e inagotable Piratas del Caribe o The ring, cuya tercera entrega se ha retrasado demasiado.

Con La cura del bienestar, Verbinski vuelve al género de terror con una propuesta demasiado extensa, innecesariamente enrevesada y con un guión que se regodea en sí mismo a la hora de dar explicaciones al espectador. Unos hechos que el director (y también guionista de la historia original) estira durante dos horas y media y, que si no fuera por su excelente fotografía y sus localizaciones acabaría con la paciencia del público.

Crítica completa aquí.

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
A %d blogueros les gusta esto: