Ciclo Billy Wilder: ‘El Mayor y la Menor’ (1942)

 Las críticas de José F. Pérez Pertejo: El Mayor y la Menor


Resulta muy difícil decidir si Billy Wilder era mejor escritor o director de cine, probablemente lo que le convierta en un auténtico genio es precisamente ser capaz de hacer ambas cosas con igual maestría.

El Mayor y la Menor es la segunda película de su filmografía como director, primera que dirigió en solitario en Estados Unidos tras la experiencia francesa con Curvas Peligrosas. Como a muchos guionistas que deciden comenzar a dirigir sus propios guiones, a Wilder le movió la impotencia de no poder hacer nada ante cambios y mutilaciones en sus obras por parte de otros directores; especialmente polémicas fueron sus diatribas con Mitchell Leisen para quien escribió tres guiones y en Si no amaneciera cortó algunos diálogos que a Wilder gustaban especialmente.


La película cuenta con un guion muy bien escrito a pesar de tratar de una historia intrascendente con un desarrollo sencillo, en ocasiones inverosímil y un final absolutamente predecible.

Susan Applegate (Ginger Rogers) una atractiva chica provinciana decide regresar a su pueblo tras un periodo en Nueva York durante el cual ha ido de trabajo en trabajo y siempre ha encontrado el acoso masculino como respuesta a sus esfuerzos profesionales.

Ante la falta de dinero para pagar el billete de vuelta, decide hacerse pasar por una niña de doce años con el fin de conseguir un billete más barato. Durante el viaje, huyendo de los revisores que la han descubierto, conoce al Mayor Philip Kirby (Ray Milland) que llevado por una ingenua ternura decide hacerse pasar por su tío y acogerla en su coche cama. A partir de ahí una serie de equívocos harán que Susan tenga que continuar su farsa durante unos días más en la academia militar del mayor donde situaciones divertidas y secundarios entrañables harán avanzar la trama hasta el, como se ha dicho, previsible final.

Este mismo argumento escrito por un mal guionista habría servido para filmar una película mediocre, seguramente olvidada hoy, más de setenta años después de su filmación, independientemente de quien la hubiera dirigido o interpretado. Sin embargo El Mayor y la Menor se ve con mucho agrado, divierte y deja un agradable sabor de boca. ¿Por qué? En primer lugar, como ya he dicho, porque un argumento sencillo en manos de un gran guionista puede servir para escribir una gran película, apuntémosle este tanto al Sr. Wilder. En segundo lugar por una dirección acertada con un impecable aprovechamiento de los gags, no sólo de los dialogados sino también de los visuales. Otro tanto para el Sr. Wilder.

Y en tercer lugar por el reparto, y aquí hay que referirse en primer lugar a una gran  Ginger Rogers que demuestra una gran versatilidad interpretativa y una portentosa vis cómica sacando partido a un notable repertorio de gestos e inflexiones de voz que no buscan en ningún momento el realismo interpretativo y sí la parodia divertida bien hecha, (imprescindible ver la película en versión original). Ray Milland, “el Mayor”, hace un divertido papel a caballo entre la ingenuidad y la galantería que termina por encajar en el previsible “happy end” cuando fuerza la situación obligando a Ginger Rogers a interpretar a su propia madre. 
La película está salpicada de varios momentos memorables, es imposible no hacer referencia a la epidemia que sufren todas las chicas de la residencia femenina vecina a la Academia Wallace que les hace creerse Veronica Lake o los torpes intentos de los cadetes de flirtear con “la menor” utilizando todos el mismo truco.

Wilder se propuso hacer un film de éxito que le permitiera hacer carrera como director y para ello se avino a concesiones un tanto convencionales en el argumento, especialmente en el final, como se ha dicho bastante previsible, pero es fácil de perdonar teniendo en cuenta que los magnates de la Paramount esperaban con los cuchillos afilados a que fracasase y volviera al redil de su despacho de guionista para mayor gloria de otros directores. Afortunadamente El Mayor y la Menor fue un éxito, y la crítica destacó especialmente las cualidades de Wilder para hacer carrera como director.

*** 
Características del DVD:
  -Contenido: 1 Disco.
  -Imagen: Fullframe 4:3. Blanco y negro.
  -Audio: 2.0 Inglés y Castellano.
  -Subtítulos: Castellano.
  -Duración: 96 minutos.

Contenido Extra: 
  -Ficha artística, filmografías, biografías.
  -Libreto de 32 páginas con textos de José Manuel González-Fierro Santos.

Crítica perteneciente al ciclo dedicado a Billy Wilder, cuyo índice podéis encontrar aquí

También te puede interesar

Deja un comentario