Crítica de ‘G.I. Joe: La Venganza’: Mucha acción y poco guión

Las críticas de David Pérez “Davicine“: G.I. Joe: La Venganza

G.I. Joe: La Venganza es la segunda entrega de la franquicia basada en una popular línea de juguetes de Hasbro, y la pregunta es por qué se llama La Venganza cuando debería llamarse La Excusa, la excusa para mostrar batallas, tiroteos y ataques nucleares a nivel mundial, con todo tipo de recursos infográficos y de extras muriendo por doquier, aunque añadiendo un toque cómico e intentando mantener la calificación por edades para captar más público.

Esta nueva entrega de G.I. Joe puede que sea aún peor que la anterior y, sin embargo, está tan claro que ofrece lo que promete, que no se puede más que admitir que, efectivamente, es un repertorio de acción constante, de escenas de tiroteos, y algún que otro cuerpo con poca ropa (masculino o femenino), orientado para el deleite del espectador que sabe muy bien lo que entra a ver en la sala de cine.
El exluchador Dwayne Johnson, que dentro de poco ya tendremos que decir simplemente actor, pues cada vez tiene más y más películas, interpreta al marine de élite Marvin “Roadblock” Hinton, que parece difícil pueda tener tanta agilidad con el espectacular físico que luce en la película. Roadblock y su equipo, los G.I. Joe, son enviados por el gobierno de los EE.UU. a varios puntos geopolíticos para impartir el estilo de justicia americano. Una secuencia típicamente incomprensible nos muestra a los Joes lanzarse en paracaídas en Pakistán y liberar una ojiva nuclear, aunque ya durante las escenas iniciales también nos muestran secuencias de su presencia en Corea del Norte en una misión de liberación, pero no son esas las únicas apariciones de los países, pues ya más tarde el Presidente de los EE.UU. (Jonathan Pryce) le dice al representante de Corea que va a destruir su país 15 veces. 
Los guionistas de esta secuela, Rhett Reese y Paul Wernick, pueden haber estado tratando de canalizar parte de la esencia de la forma de escribir de los hermanos Nolan (Christopher y Jonathan), consiguiendo ese mismo ritmo cinético y el tono áspero que hemos visto en El Caballero Oscuro y Origen, pero está claro que le falta el ingrediente secreto que hace que esas películas sean memorables: Un fuerte contexto para toda la acción.
Si el espectador acude al cine para ver explosiones sin sentido y disparos por todos los lados, ésta es su película, aunque entonces no haría falta ni siquiera intentar crear un guión, tan sólo decir quienes son los buenos y quienes los malos, y comenzar con la secuencia ininterrumpida de escenas de acción sin ningún tipo de diálogo o caracterización alguna, ahorrando mucho en guionistas. Pero ese no es el caso, pues los estudios quieren cuidar al espectador para que tengamos un vínculo con los personajes, nos metamos de lleno en la historia, y tengamos un motivo para esperar y ver lo que sucede, ya que, en cualquier otro caso, veríamos carreras y combates por televisión, y ya está.
G.I. Joe: La Venganza usa un débil pretexto antes de comenzar con las explosiones, provocando que sea una experiencia algo sosa y poco atractiva. De hecho, un personajes que siempre me ha encantado, Snake Eyes (Ray Park), conocido siempre en España por los juguetes, cómics y serie de dibujos animados como Ojos de serpiente, que es uno de los personajes centrales, no acaba siendo visto como un personaje, a menos que “ser un ninja” sea un rasgo de la personalidad, pero poco más nos dicen de él. Aparece, se mueve, pelea contra los malos sin tener ninguna reacción emocional alguna con el mundo que le rodea. Sólo hay dos personajes, Barricada (Dwayne Johnson) y Lady Jaye (Adriane Palicki), que alguna vez nos presentan algo de su pasado y mantienen un poco la coherencia en la historia, aunque sus acciones no parecen ser influenciadas por su pasado de ninguna manera, por lo que no generan empatía con nosotros.
Por otro lado, parece que vemos dos películas totalmente distintas. Tenemos una parte de la película vista como si fuera bélica, con los Joes de fondo, y su misión por salvar el mundo y su honor, pero también tenemos otra película dentro, repleta de peleas de ninjas en Japón, y su lucha por defender el honor de un clan. Efectivamente hay una historia de secretos y traiciones en el mundo ninja, pero que cuesta que encaje en la trama principal que se supones es la de los G.I. Joe, y bien podría haber sido sustituida por cualquier otra aventura (espacial, vikinga…) aunque quizás no tan espectacular, pues los ninjas siempre venden.
Y qué decir de la parte en la que tenemos a la protagonista femenina, la Joe Lady Jaye (Adrianne Palicki), quien explica que se unió a las fuerzas armadas con el fin de conseguir el respeto de su padre machista: “Me dijo que nunca pondría su vida en las manos de una mujer”, todo ellos dicho de forma muy convincente, aunque el monólogo lo realiza medio desnuda, para deleite del espectador masculino.
En resumen, estamos ante una película con una trama y diálogos ridículos, pero la película parece consciente de todo eso, e inspira más risa que lástima. Afortunadamente, la acción transcurre tan rápido que cualquier cuestión de lógica – ¿Londres realmente explotó completamente? – nunca entran en juego. Ayuda que la mayoría del reparto, especialmente Johnson, Bruce Willis y (en una parte más pequeña) Channing Tatum, parecen estar teniendo un buen momento, pero los fans fieles de los G.I. Joe pueden estar decepcionados al ver que se ignora a muchos de los personajes y eventos de la primera película, algo que para muchos otros pueden verlo como un paso en la dirección correcta.

También te puede interesar

5 comentarios sobre “Crítica de ‘G.I. Joe: La Venganza’: Mucha acción y poco guión

  • el 31 marzo, 2013 a las 12:30 pm
    Permalink

    ¿ Cómo ? ¿ La película es un truñaco infumable ? Vaya hombre, qué sorpresa nos has dado :p

    Respuesta
  • el 31 marzo, 2013 a las 2:15 pm
    Permalink

    Lo cierto es que esperaba más guión, como indico en la crítica, y sólo sables satisfecho si entras dispuesto a ver explosiones sin necesidad de trama, pero sí, defrauda en el aspecto de historia.

    Respuesta
  • el 31 marzo, 2013 a las 7:20 pm
    Permalink

    jajaja pensar que cuando en otros foros defendí a su predecesora recibí fuertes críticas… la otra dejaba que desear… pero por lo menos tenía un hilo conductor de lo mas irreal pero la verdad que como puro entretenimiento alcanzaba para un domingo por la tarde… el problema era de quienes se la quierían tomar enserio… a veces es el paladar el que se debe acomodar a la peliculas y sus realidades y no viceversa.

    Respuesta
  • el 2 abril, 2013 a las 11:32 am
    Permalink

    Es curioso, me parece muy dificil establecer una línea entre las películas en donde no esperas nada, no ofrecen nada y se lo perdonas y aquellas otras películas que no ofrecen nada y son un verdadero truño y todo lo que ves en ella son los puntos negativos, que generalmente son muchos.

    Gi Joe, la 1, está en este segundo grupo y sospecho que la 2 pertenece a un 3grupo. Aquellas películas peores todavía. No me atrae absolutamente nada. Y como buen obispo tenía gijoes de pequeño, eh.

    Respuesta
  • el 2 abril, 2013 a las 4:08 pm
    Permalink

    Obispo, cuando veo una película de la que no veo nada, pero no me da la sensación de haber perdido el tiempo, pues al menos ha entretenido, intento sacar algo positivo, pero si no aporta nada, y encima aburre, y sólo deseo que termine… ahí si, esa no me gusta por ningún lado.

    Por ejemplo, la primera entrega era malilla pero presentaba los pesonajes, y salían muchos de los "muñecos" que muchos tuvimos, pero en esta apenas aparecen personajes, desaparecen los vistos en la primera sin saber los motivos, y encima no enlazan nada de la historia….

    Respuesta

Deja un comentario