‘Atrapado en el tiempo’: La eterna búsqueda de la felicidad

Las críticas de Óscar M.: Atrapado en el tiempo

La variedad de películas sobre viajes en el tiempo es tan extensa casi el como tiempo que lleva el cine existiendo y es porque el ser humano siempre ha querido volver atrás y cambiar algo en lo que se había equivocado o simplemente saber cómo hubiera sido su vida de haber tomado otras decisiones diferentes (acertadas o no).

Atrapado en el tiempo llegó a los cines en el momento justo, es de esas películas que se realizan cuando tienen que hacerse, ni antes ni después y se ha convertido en una película intemporal, que juega con la posibilidad de volver atrás en el tiempo y cambiar lo que sucede sin artificios indeseados ni desorbitados efectos especiales.

Ese realismo es lo que más atrae y gusta de la película, porque todos vivimos perpetuamente en un “Día de la marmota”, tenemos nuestra rutina más o menos diaria, semanal y hasta mensual. Los días se suceden y repetimos inconscientemente actos y manías en el mismo momento cada día. Día tras día.
Lo diferente es que el protagonista revive el mismo día una y otra vez: Phil Connors (excelentemente interpretado por un Bill Murray, que siempre borda sus papeles) es un trabajador hastiado, cansado de su rutina, quiere cambiar, pero la vida no se lo pone fácil, continúa viviendo una vida infeliz, no disfruta de su existencia y tampoco hace feliz a la gente que le rodea.
Cuando acude a cubrir un evento sobre un animal que “pronostica” qué tiempo meteorológico hará las siguientes semanas, se queda inexplicablemente atrapado en el tiempo, repitiendo el mismo día hasta la saciedad, cometiendo los mismos errores (aunque intente cambiarlos) y, definitivamente, viviendo atrapado.
Explícitamente titulada en España como Atrapado en el tiempo, El día de la marmota (título original americano) recrea una de las tradiciones más antiguas de los Estados Unidos y sirve como pretexto para encerrar al protagonista (y al espectador) en un típico pueblo americano donde “literalmente” el tiempo se detiene.
El guión de Danny Rubin y el propio director Harold Ramis juega magistralmente con todas las posibilidades que pueda imaginar el espectador: si no hay consecuencias se puede hacer cualquier cosa. ¿Quién no haría lo que le plazca si supiera que al día siguiente (o en este caso, el mismo día) volvería a ser todo como antes? ¿Quién no intentaría sacar provecho de tal situación?
Así, la película, nos ofrece días hilarantes donde el protagonista roba, secuestra, se suicida, come hasta hartarse o liga con las lugareñas. Diversión sin límites y sin problemas, el protagonista hace todo lo que al espectador le gustaría.
Pero en el fondo (y desde casi el principio) se transmite excelentemente una idea oculta y que todo espectador busca y desea inconscientemente: encontrar la felicidad y el amor. Y ambos se encuentran en las pequeñas cosas, en esos pequeños detalles de cada día que hacen que cada momento sea diferente y que ayudan a soportar la tediosa y constante rutina.

Aunque la película está inspirada en la historia corta 12:01 PM de Richard A. Lupoff, la justicia decidió que la película era suficientemente original como para no declararla plagio y, por suerte, ha mantenido su frescura y originalidad durante los veinte años que hace que se estrenó.

Técnicamente correcta y sin grandes elucubraciones, la película ha sobrevivido a su tiempo y se ha convertido en un clásico que mejora en cada visionado y siempre divierte, gracias a un guión excelentemente escrito en bucle que nunca llega a aburrir.

Phil Connors quedará atrapado en el tiempo hoy, 2 de febrero, y estará allí durante más de 40 años (según el director), buscando una felicidad que necesita y que le ayude a seguir adelante. Durante su viaje aprenderá francés, a tocar el piano, a esculpir hielo… La vida sin nuestras pequeñas aficiones sería muy triste.

Podéis adquirir Atrapado en el tiempo en DVD y Blu-ray aquí.

Por cierto, hoy, la marmota Phil no ha visto su sombra, por lo que la primavera se adelantará. ¡¡ Feliz día de la marmota !!

También te puede interesar

6 comentarios sobre “‘Atrapado en el tiempo’: La eterna búsqueda de la felicidad

  • el 2 febrero, 2013 a las 10:18 pm
    Permalink

    Qué grande!! Muchas gracias Oscar por llegar a tiempo para que tuviéramos en el Día de la marmota nuestra crítica de esta gran comedia, que hoy cumple 20 años pero sigue tan joven como en la primera proyección.

    Respuesta
  • el 3 febrero, 2013 a las 12:03 am
    Permalink

    Película graciosa y tremendamente sobrevalorada. El pedante Murray en uno de sus mejores papeles, supongo que porque hace de cretino

    Respuesta
  • el 3 febrero, 2013 a las 12:13 am
    Permalink

    Voy a decirlo. Odio a Bill Murray, no le trago. Ala, ya lo he dicho.
    Sobre la peli, es de esas que increíblemente aún no he visto a pesar de tenerla ahí pendiente desde hace eones. Será por la pereza que me provoca el propio Murray.

    Respuesta
  • el 3 febrero, 2013 a las 4:47 pm
    Permalink

    Coincido, como es habitual, con Obispo. Javier, te recomiendo verla aunque no te guste Murray. Es una película tremendamente divertida.

    Respuesta
  • el 3 febrero, 2013 a las 8:19 pm
    Permalink

    Desconocía que Bill Murray y Atrapado en el tiempo generaran tanta polémica. Interesante debate.

    Personalmente no la disfruté tanto cuando la vi en el cine como en posteriores visionados, creo que ha mejorado con el tiempo y se aprecia mejor siendo adulto que adolescente.

    Respuesta

Deja un comentario