‘El hundimiento’: Las últimas horas de Hitler

Excepcional película, una de las de más alta calidad producida sobre la Segunda Guerra Mundial, en los últimos años, caracterizada, además, por una rigurosa historicidad, y un tratamiento muy detallado de la figura de Adolf Hitler, principalmente por la fenomenal actuación de Bruno Ganz, que se consagró internacionalmente con esta película. Sus gestos, matices y tics, calcados de todas las descripciones que se tienen del dictador alemán, causaron una fuerte impresión al estrenarse la película, especialmente en Alemania y Austria.

El director, Oliver Hirschbiegel, nos ofrece un espectacular documental de los últimos días del III Reich. Es primavera de 1945. Alemania está a punto de ser derrotada por completo, y los rusos acaban de iniciar su última ofensiva, destinada a conquistar Berlín. En el bunker, el otrora todopoderoso Führer alemán, mueve tropas sobre el mapa, imaginándose que aun tiene posibilidades, ya diplomáticas, ya militares, frente a unos adversarios que no van a dar cuartel. Sobre el bunker, en la ciudad asediada de Berlín, millones de seres humanos tratan de sobrevivir entre los constantes bombardeos aéreos de los aliados occidentales, y la lluvia de proyectiles de artillería rusa. Unos, fanáticos, aseguran que la victoria está cercana, y matan o golpean a los que no comparten su ciego ideal de victoria. Otros intentan prepararse para lo peor, o deciden poner fin a su vida, temiendo la (justa) venganza de los conquistadores. No se nos muestra la batalla por Berlín en su apoteosis, sino pequeñas escenas sueltas, centrándose más en cómo afrontan el fin los distintos jerarcas nazis.

La película tiene una rigurosidad documental tremenda: Aquellos que hayan leído documentos o ensayos históricos sobre los últimos días de Hitler se deleitarán observando cómo se han reproducido gran cantidad de detalles históricos, incluidas frases, situaciones, o discursos. Además, los actores han sido muy bien escogidos no solo por sus buenas dotes como tales, sino por sus parecidos físicos con los distintos líderes nazis presentes en Berlín en 1945.

El único “pero” que se le puede poner a la misma son sus dos horas y media de duración, que sumadas a la falta de “acción”, pueden aburrir a algún espectador, que pensara que la película, por el trasfondo, tuviera más batallas y tiroteos. Pero a cambio, tenemos un documental dramático de primer orden, que nos relata con una enorme fidelidad aquellos oscuros días, y nos invita, sin lugar a dudas, a reflexionar sobre la naturaleza humana.

Que aproveche

También te puede interesar

Deja un comentario