‘La defensa de Malta’: Un clásico con sabor a documental

Las críticas de Manuel M.: La defensa de Malta

Malta es un pequeño islote, bajo soberanía británica, situado a menos de diez minutos por aire de Italia que, en 1939, había entrado en guerra junto a Alemania, contra Inglaterra.

Cuando todo el mundo (ingleses incluídos) pensaban que la conquista de Malta por los italianos sería cosa de meses, la heróica defensa realizada por la R.A.F. británica, y el aguante de la población maltesa (que recibió, por primera y única vez en la historia, una medalla colectiva al valor, la Cruz de San Jorge), motivó no solo que la isla resistiera, sino que gracias a ella, el archiconocido AfrikaKorps de Rommel perdiera la batalla del desierto.

Y esa es la historia que nos cuentan en La Defensa de Malta. A pesar de la temática, no es una película de propaganda, pues fue rodada mucho después del final de la SGM, en 1953.

El argumento es bastante sencillo: Un teniente de aviación (Alec Guiness) , de camino al Cairo, queda atrapado en Malta cuando su avión es destruído. “Reclutado” para servicios de reconocimiento, se enamora de una maltesa (Muriel Pawlov) que trabaja en el aeródromo, y juntos viven todo el asedio a la isla.

La parte del romance es bastante aburrida, y, a 60 años vista, llega a desesperar. Sin embargo, el resto de la película tiene cierto interés, principalmente por el correcto desglose de los acontecimientos que rodearon a Malta: Primero bombardear objetivos de la isla de cara a una posible invasión, cambio de planes y búsqueda de la rendición por hambre, convoyes clave para el suministro, y actuación de Malta como base de fuerzas submarinas y aéreas contra el tráfico naval del Eje. Además, buena parte del metraje durante las escenas de acción es real. Intercalado hábilmente con las de la película, hay muchísimas escenas de bombardeos y ataques a la ciudad que son realmente de la Segunda Guerra Mundial, con un valor documental impagable. No solo de los combates aéreos, sino del estado de la isla, sus gentes, y la vida cotidiana.

Aunque el más conocido de los actores es Alecc Guiness, su papel es más de “galán british “que de piloto militar, actuando con la misma parsimonia ya se esté declarando a su novia, tomando un café o siendo alcanzado por 10 cazas alemanes. MurielPawlov cumple bastante bien su papel, aunque el guión tampoco le da más opciones que llorar en solitario la pena de que su amado no está junto a ella. El que realmente tiene protagonismo en la cinta, y sirve de guía de la misma es Jack Hawkins, en su papel de comandante supremo de la R.A.F. en Malta. Excelente actor, cuyo físico además encaja para representar papeles militares o similares, es, en mi opinión, el auténtico protagonista de la película junto a Malta, cuyos habitantes sufrieron, durante la Segunda Guerra Mundial, un auténtico infierno, con más de mil ataques a lo largo de tres años.

Para aquellos que les guste conocer algo más de un episodio épico, pero poco conocido de la Segunda Guerra Mundial, La Defensa de Malta es una gran película. Ha envejecido un poco mal, aunque es disculpable, dada su gran antiguedad. La película la distribuye Suevia,  para más información y ventas, visitad este enlace.

Que aproveche

También te puede interesar

Deja un comentario