jueves, septiembre 21, 2023

Crítica de ‘Insidious: La puerta roja’: Sustos en la familia, capítulo 5

Las críticas de Óscar M.:
Insidious: La puerta roja

En Insidious: La puerta roja vuelve el reparto original de la franquicia para poner fin a la terrorífica saga de la familia Lambert. Para enterrar sus demonios de una vez por todas, Josh y un ya universitario Dalton deberán profundizar en El mas allá más que nunca, enfrentándose al oscuro pasado familiar y a un huésped de nuevos horrores terroríficos que acechan tras la puerta roja.

La secuela está protagonizada por Patrick Wilson (quien además hace además su debut como director), Ty Simpkins, Rose Byrne y Andrew Astor, y se estrena exclusivamente en cines el 20 de julio de 2023 de la mano de Sony Pictures.

Insidious: La puerta roja

Hay un «antes» y habrá un «después»

Los lectores y posibles espectadores de Insidious: La puerta roja se estarán preguntando si es posible ver esta quinta entrega de la saga sin haber visto las cuatro anteriores, pues pueden ir a verla sin miedos porque la secuela se puede ver perfectamente en solitario y sin haber visto las películas previas, además de tampoco ser necesario haber visto las múltiples e inagotables partes que integran la franquicia Expediente Warren, básicamente por ser otra saga paranormal distinta, aunque compartan productores, directores, guionistas, actores, tramas y hasta personajes.

Hasta la llegada de La puerta roja, el vínculo entre ambas sagas era algo que sólo flotaba en el ambiente de las películas previas, la conexión era algo más anecdótico y estaba basada en pequeñas referencias mutuas más que la multisaga megareferencial que mi imaginación había fabricado, porque Insidious no es Marvel, pero no es descartable que, en un futuro cercano, entremos en el terreno de los Multiversos para explicar por qué Patrick Wilson es el centro de ambas sagas.

Insidious se estrenó en 2011 con un modesto presupuesto de un millón de dólares y recaudando más de 100 millones, evidentemente Insidious: Capítulo 2 no tardó en llegar, en 2013, consiguieron más de 161 millones en taquilla. En 2015 se estrenó Insidious: Capítulo 3 (que debería haberse llamado Capítulo 0, porque es una precuela), que recaudó casi 113 millones e Insidious: La última llave en 2018 sobrepasaba los 167 millones de dólares, una saga tan lucrativa no podía terminar ahí.

Insidious: La puerta roja

Patrick Wilson, el mejor vendedor

Wilson (versión director) sabe cómo vender esta nueva aventura en El más allá, conoce bien el producto que quiere vender y a quién se lo va a vender, sabe qué quiere que el espectador vea, dónde colocar la cámara y dónde incluir los sustos para pillar a la audiencia desprevenida, aunque la música, la escena y la tensión nos estén avisando.

Wilson (versión actor) es el centro de la historia, todo gira en torno a su personaje y es el centro de la película, es el protagonista absoluto (para eso también es el director), pero esto deja a los secundarios demasiado secundarios, quitando un par de excepciones, la mayoría de los personajes tienen una escena o un par de frases y no vuelven a aparecer, convirtiendo al reparto en un catálogo.

La historia familiar vuelve a ser la excusa perfecta para el desarrollo de la parte dramática, el vínculo paterno filial queda muy bien como base, ha evolucionado en estos diez años y está explotada al máximo para desarrollar la trama sobrenatural, aunque parece haber agotado las posibilidades futuras, esa puerta tiene todas las papeletas para volver a abrirse.

Insidious: La puerta roja

Terror clásico y sobresaltos perfectos

A pesar de estar en la quinta entrega de la saga y que haya un «universo cinematográfico» ya establecido, es innegable la presencia de elementos de las películas de Poltergeist y Pesadilla en Elm street, al igual que también hay mucho de la saga Expediente Warren y del cine de suspense y terror por el camino. Las aventuras del niño en la universidad recuerdan a El sexto sentido o los elementos que componen El más allá, con la niebla, el lugar oscuro por el que vagan, la fantasmagórica y onírica sala roja donde vive el espíritu que los acecha, que está llena de recuerdos olvidados y muebles abandonados, representando un lugar de nuestra memoria donde uno deja lo que no necesita según va pasando la vida.

El factor imprescindible de una película de terror debe ser la sorpresa, ese sobresalto inesperado que hace que te asustes y te remuevas en la butaca, el guionista Scott Teems y el director Patrick Wilson han conseguido que los sustos estén muy bien colocados, sorprendan y asusten, aunque estemos en mitad de una escena claramente preparada para el sobresalto.

El debut de Wilson como director recuerda a la frescura que M. Night Shyamalan tenía al principio de su carrera donde aprovechaba todos los elementos que tenía a su disposición para pillar desprevenido al espectador, en esta ocasión la tétrica música que acompaña a esta nueva secuela se ha potenciado y cobra una especial importancia en los sobresaltos, usándose después del susto.

Insidious: La puerta roja me ha vuelto a reconciliar con el cine de terror clásico y me ha hecho recordar por qué cada vez veo menos películas de este género viviendo en un edificio del sigo XIX, porque mi imaginación (al igual que le sucede a los personajes de la películas) es el más potente de los miedos.


¿Qué te ha parecido Insidious: La puerta roja?

Insidious: La puerta roja

8

Puntuación

8.0/10

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos

9,670FansMe gusta
2,070SeguidoresSeguir
500SeguidoresSeguir
23,108SeguidoresSeguir
5,210SuscriptoresSuscribirte

Colaboramos con

- Publicidad-

ÚLTIMAS PUBLICACIONES

SundanceTV estrena ‘Max Anger: espía’, basada en las novelas de Martin Österdahl

Este jueves, 21 de septiembre, a las 20:55h, el canal SundanceTV estrena en exclusiva la serie sueca Max Anger: espía, basada en la saga...