domingo, julio 14, 2024

Crítica de ‘Devotion. Una historia de héroes’: Amistad y honor

Las críticas de Daniel Farriol:
Devotion. Una historia de héroes

Devotion. Una historia de héroes (Devotion) es un drama bélico estadounidense, inspirado en hechos reales, que está dirigido por J.D. Dillard (Sweetheart, Juegos de manos) con guion escrito por Jake Crane y Jonathan Stewart, adaptando la novela homónima «Devotion: An Epic Story of Heroism, Friendship, and Sacrifice» de Adam Makos. La historia muestra la amistad incondicional entre dos pilotos de caza de la Marina estadounidense que arriesgan sus vidas durante la guerra de Corea.

Está protagonizada por Jonathan Majors (Magazine Dreams, Más dura será la caída), Glen Powell (Hitman, Top Gun: Maverick), Christina Jackson (Swagger, Shirley), Thomas Sadoski, Joe Jonas, Daren Kagasoff, Nick Hargrove y Spencer Neville. La película se estrenó en España de la mano de Diamond Films el día 27 de Enero de 2023. Ahora puede verse en Amazon Prime Video desde el día 19 de Mayo de 2023.

Una historia real de amistad ubicada durante la «Guerra olvidada»

Jesse L. Brown (Jonathan Majors) fue el primer aviador naval afroamericano en ocupar un puesto en la Armada de los Estados Unidos en el año 1948. La película Devotion. Una historia de héroes se inspira en hechos reales para contarnos la historia de amistad que surgió entre él y Thomas J. Hudner, Jr. (Glen Powell), otro piloto con el que coincidió luchando durante la Guerra de Corea, hoy conocida también como la «Guerra olvidada», el primer gran conflicto bélico entre los años 1950 y 1953 que aconteció como repercusión a la escalada de confrontación política de la «Guerra Fría» entre los Estados Unidos y la antigua Unión Soviética.

El filme de J.D. Dillard adapta con mucha sobriedad la novela escrita por el historiador militar Adam Makos colocando distintos focos de atención a lo largo de su relato. El principal es el desarrollo de una amistad incondicional entre dos hombres de honor que se protegieron como «compañeros de alas» surcando los cielos y, también, cuando se encontraban en tierra. El mayor desafío era una época donde permanecía instaurado el racismo institucional al que Brown debía hacer frente en su vida diaria para demostrar que merecía ese puesto de piloto que se había ganado a pulso. Por tanto, otro punto de interés es la historia de superación del protagonista luchando contra el entorno (a menudo lo vemos insultarse frente al espejo para recordar todo lo que tuvo que aguantar durante su vida).

Por último, tenemos la habitual subtrama familiar para conocer a Brown en la intimidad del hogar junto a su esposa Daisy (Christina Jackson) e hija, tan necesaria para complementar la psicología del personaje como convencional en su desarrollo.

Devotion. Una historia de héroes

Una mirada inconstante al cine bélico clásico

Uno de los inconvenientes que encontramos en Devotion. Una historia de héroes es precisamente la fuerza que poseen los personajes de Brown y Hudner, eclipsando por completo al resto de integrantes del grupo de pilotos que les acompañan durante el entrenamiento o en la batalla. Todos los secundarios carecen del brillo necesario para que nos importen sus destinos cuando se ponen en riesgo y elevar así el nivel de tensión durante las secuencias de acción. El otro gran hándicap es la inflada duración con 139 minutos que provocan muchos altibajos en el ritmo o desinterés en algunos tramos de la historia.

Jugando con los tópicos habituales que ensalzan los valores patrióticos y la testosterona masculina ligada al héroe cinematográfico clásico, una de las pocas curiosidades que encontramos en el guion sucede durante un receso de los militares en Cannes cuando se cruzan en una playa y después en un casino con una juguetona Elizabeth Taylor (Serinda Swan). Esa anécdota cinéfila finalmente no aporta nada al posterior desarrollo del argumento, pero entronca a la perfección con la visión mimética que hace J.D. Dillard de una manera de hacer cine apegada a otra época tanto por su espíritu aventurero como por su incursión en el melodrama.

Por desgracia, Devotion. Una historia de héroes queda bastante lejos del cine que promulgaban en los años 50/60 los Anthony Mann, Henry King, George Seaton o Lewis Milestone, por citar solo algunos autores que abordaron el mismo conflicto bélico.

Devotion. Una historia de héroes

Un entretenimiento autocomplaciente

En definitiva, Devotion. Una historia de héroes es un filme entretenido y bien realizado que carece de la emoción necesaria para trascender más allá del valor histórico de los sucesos que explica o de la importancia que tuvo Jesse L. Brown como pionero y ejemplo a seguir para la comunidad negra dentro de los opacos estamentos militares de los Estados Unidos. Aún así, se deja ver con agrado y durante la parte final encuentra la emotividad buscada.

Destaca la vigorosa interpretación de Jonathan Majors, aquí bien escoltado por Glen Powell, además de unos efectos visuales resultones, una puesta en escena academicista y una banda sonora que resalta la épica militar. No hay que olvidar que el padre del director también fue aviador naval e incluso colaboró como asesor técnico en la película, por tanto, la visión que se nos ofrrece tiene pocas fisuras acerca del heroísmo del ejército ni existe espacio destinado a otras consideraciones ideológicas más críticas sobre las motivaciones o repercusiones posteriores de la guerra.

Devotion. Una historia de héroes


¿Qué te ha parecido la película?

Devotion. Una historia de héroes

6.8

Puntuación

6.8/10

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos

9,670FansMe gusta
2,070SeguidoresSeguir
500SeguidoresSeguir
23,108SeguidoresSeguir
5,210SuscriptoresSuscribirte
- Publicidad-

ÚLTIMAS PUBLICACIONES

Avance oficial de ‘El Hoyo 2’, que llega a Netflix en octubre

El Hoyo fue una de esas agradables sorpresas que te encuentras en Netflix, y supuso un soplo de aire fresco a lo que habitualmente...