lunes, junio 24, 2024

Crítica de ‘Scream VI’: Manteniendo el legado y elevando el nivel

Las críticas de Óscar M.:
Scream VI

En Scream VI se sigue a los supervivientes de la última masacre de Woodsboro vista en Scream (2022): las hermanas Samantha y Tara Carpenter, y los gemelos Chad y Mindy Meeks, quienes se han mudado a Nueva York, pero la reaparición de Ghostface sólo es cuestión de tiempo, porque su cuchillo siempre está sediento de sangre nueva.

La secuela está dirigida por Matt Bettinelli-Olpin y Tyler Gillett, escrita por James Vanderbilt y Guy Busick, y protagonizada por Courtney Cox, Melissa Barrera, Jenna Ortega, Hayden Panettiere, Mason Gooding, Jasmin Savoy Brown, y las nuevas incorporaciones de Dermot Mulroney, Liana Liberato, Jack Champion, Devyn Dekoda, Josh Segarra, Henry Czerny, Tony Revolori y Samara Weaving. La película se estrena en cines el 10 de marzo del 2023 de la mano de Paramount Spain.

El legado de Ghostface

No hemos tenido que esperar toda una década, sólo han pasado catorce meses desde el estreno de Scream (2022) y tenemos la suerte de volver al mundo de Ghostface gracias al éxito de la película del año pasado. Continuando el estilo marcado por Scream y Scream 2 de no dejar demasiado tiempo para que la audiencia olvide los (nuevos) asesinatos de Woodsboro, Scream VI llega con la intención de ser una nueva revolución para la franquicia.

Una nueva película de una saga implica enfrentarse a una audiencia que conoce muy bien el estilo y el tipo de película que va a ver, una secuela tiene que arriesgar y sorprender al espectador si quiere que el público acuda en masa al cine, se recupere la inversión, se recaude mucho dinero y se consiga que la película sea recordada en el futuro, los guionistas y directores entienden este juego y han llevado a la sexta película de la saga a un nivel mucho más alto, con un desarrollo de personajes y una planificación de la historia que es el espejo de lo que, en su día, fue Scream 2.

En esta saga, en concreto, hay ciertas escenas que se han convertido en obligatorias y ciertos peajes que hay que pagar: como la escena con el asesinato de apertura, la mesa redonda para plantear los posibles asesinos y motivos de los crímenes o el monólogo final donde se revela la verdad. Son lugares comunes que le dan personalidad a la franquicia o puntos de unión entre las películas que hablan directamente al espectador y que tanto guionistas como directores consiguen mantener frescos y actuales a pesar de haberlos visto en la pantalla en cinco ocasiones previas.

Scream VI

Marcar todas las casillas de la franquicia

Una vez superado el obstáculo que supuso reiniciar la historia en Scream V (tarde o temprano habrá que renombrarla, como se hizo con La guerra de las galaxias y se convirtió en el Episodio IV) sin abandonar del todo el argumento original pero con nuevos personajes, esta sexta entrega de la franquicia tiene la libertad necesaria para (aunque se cite con otras palabras) cumplir con las reglas de las segundas partes: más asesinatos, más carnicería y que ningún personaje esté a salvo (estamos en una franquicia y, como decía Randy en Scream 2: nunca asumir que el asesino ha muerto).

Matt Bettinelli-Olpin y Tyler Gillett han conseguido que Scream VI arranque con un nivel muy alto (su predecesora sorprendió con una cantidad de sangre y vísceras inédito hasta entonces) y que sea superior visualmente a su predecesora, los guionistas James Vanderbilt y Guy Busick han aprendido de sus errores previos y han trabajado más las escenas entre los personajes, han conseguido que los protagonistas de esta nueva generación de asesinatos consigan caer bien y que las nuevas incorporaciones sean mejor valoradas por el público, demostrando la presencia de Kevin Williamson como productor ejecutivo.

La intención de hacer a esta película más grande que la anterior está más que cubierta y la satisfacción que genera en el público ver en pantalla ciertas escenas es muy gratificante para un seguidor de la saga (en pocos pases de prensa la gente aplaude cuando acaba la película, es un buen detalle del resultado final). Han conseguido que sea una secuela a la altura de Scream 2 y Scream 4 (curiosamente las entregas pares de la saga Scream tienen un guión superior a las inmediatamente anteriores) y que satisfaga las expectativas al mismo tiempo que sorprende al espectador más fiel.

Scream VI

La herencia de la familia

Es innegable que la mezcla de misterio, tensión y comedia que vemos en pantalla es heredera de las entregas previas dirigidas por Wes Craven (un saludo a Henry Czerny y a su barba blanca), se sigue percibiendo el homenaje, se nota la intención de los directores y su mejoría respecto a la película anterior. Scream VI está repleta de detalles de la saga (objetos y vestuario), escenas llenas de tensión (el ataque en la tienda de comestibles o en los domicilios de los protagonistas demuestra al público que ningún personaje está a salvo) y se permite el lujo de iniciar un nuevo juego con las víctimas, incluso acusándolas telefónicamente por las consecuencias de sus actos en Scream (2022).

Esta sexta parte abraza sin pudor la herencia de las películas anteriores (a pesar de que en los contenidos extras de la quinta parte se obvia insistentemente a Scream 4, probablemente por que tuvo otra distribuidora) y la mejor muestra es haber escuchado a los seguidores recuperando al personaje de Kirby (Hayden Panettiere), una superviviente que está a la altura de este sanguinario y macabro Ghostface.

Kirby es un personaje que encaja perfectamente dentro del grupo y el nuevo planteamiento de la recuela: recrear escenas, reproducir diálogos y hasta homenajear planos de las cinco entregas previas (sobre todo de Scream 2, que para eso ésta es la secuela de la recuela), creando un círculo vicioso donde personajes y situaciones se repiten pero desde una nueva perspectiva y con muchas sorpresas escondidas.

Scream VI

Sobrevivir a los fantasmas del pasado

Aunque la secuela también tiene sus tropiezos, como ciertos giros de los personajes totalmente inverosímiles, las mil quinientas puñaladas y los cuatrocientos golpes a los que sobreviven protagonistas y asesinos, o que la banda sonora se permita el lujo de repetir varias canciones en más de una ocasión («Red right hand» e «In my head» suenan dos veces), son detalles que dejan en evidencia las prisas de la producción y que provocan que estos elementos pierdan la importancia que deberían tener en la historia.

Las reglas de la saga están para romperse, pero Matt Bettinelli-Olpin y Tyler Gillett saben que hay que dejar los pedazos a la vista de la audiencia, para que no puedan echarles en cara que no las has tenido en cuenta. Los guionistas, por su parte, han hecho un inteligente uso de las reglas (verbales y visuales) de la saga Scream apoyándose en ellas de puntillas para dar un salto hacia adelante y elevar la calidad de esta secuela.

Scream VI ha conseguido sobrevivir al homenaje y reformular una de las grandes constantes de la saga: «la historia siempre se repite», y lo hace situando a la secuela en un nivel muy alto dentro de la franquicia, ubicarla en un entorno más grande como Nueva York era lo necesario para que tuviera cierta personalidad propia y permitiera que la historia se descontrolase, expandiera y ofreciera a un Ghostface que ya no tiene límites.


¿Qué te ha parecido la película Scream VI?

Scream VI

8

Puntuación

8.0/10

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos

9,670FansMe gusta
2,070SeguidoresSeguir
500SeguidoresSeguir
23,108SeguidoresSeguir
5,210SuscriptoresSuscribirte
- Publicidad-

ÚLTIMAS PUBLICACIONES

Arranca el rodaje de la secuela de ‘Ponte en mi lugar’ (‘Freaky Friday’)

Hoy ha arrancado en Los Ángeles el rodaje de la secuela de Ponte en mi lugar (Freaky Friday), la comedia de enorme éxito del...