Crítica de ‘Shut In (Encerrada)’: Manzanas traigo

Las críticas de Daniel Farriol:
Shut In (Encerrada)

Shut In (Encerrada) es thriller estadounidense dirigido por D.J. Caruso (Soy el número cuatro, Disturbia) con guion escrito por Melanie Toast (Rabbit Rabbit Rabbit). La historia nos muestra a una joven madre que se queda encerrada en una despensa y debe usar su ingenio para proteger a sus dos hijos pequeños mientras busca una salida. Está protagonizada por Rainey Qualley (Ultrasound, Perfect), Jake Horowitz (Agnes, The Vast of Night), Luciana VanDette, Vincent Gallo (La leggenda di Kaspar Hauser, Tetro), Penelope Martone, Mahboub Hosseinzadeh y Aidan Steimer. La película puede verse en Movistar+ desde el día 13 de Agosto de 2022.

Sola en la despensa

Shut In (Encerrada) parte de una premisa interesante que busca en la claustrofobia de los espacios reducidos el origen del suspense para relatar una historia de superación y supervivencia. En este caso, tenemos a Jessica (Rainey Qualley, hija de Andie MacDowell y hermana de Margaret Qualley), una ex drogadicta rehabilitada que debe abandonar la casa que ha heredado de su tía al no poder hacerse cargo de los gastos que supone el mantenerla. Durante el día de su partida, mientras está empacando sus pertenencias junto a su hija Lainey (Luciana VanDette) y su bebé Mason, ella se queda encerrada en una pequeña despensa.

La llegada a la casa de su ex pareja, Rob (Jake Horowitz), un hombre inestable que sigue enganchado a las drogas que llega junto a un amigo aún más peligroso que fue acusado de pederastia, Sammy (Vincent Gallo), acaba siendo una solución transitoria que le permite salir del encierro, pero que debido al efecto de la intoxicación que llevan ambos encima y también por el despecho de haber roto con él, Rob vuelve a encerrarla en el mismo sitio, quitándole el móvil y clavando unos tablones de madera en la puerta que aún dificultan más la posibilidad de la chica para salir de allí. En su encierro deberá intentar seguir cuidando de sus hijos, protegiéndoles del acoso de Sammy y buscando al mismo tiempo una salida para poder escapar juntos.

Del encierro a la home invasion más predecible

Así pues, la idea del encierro llevada al extremo en Buried (Rodrigo Cortés, 2010), El tubo (Méandre) (Mathieu Turi, 2021) u Oxígeno (Alexandre Aja2021), es en Shut In (Encerrada) suavizada ligeramente al colocar a la protagonista en una despensa con comida (botes de mantequilla/mermelada de manzana) y algunos utensilios que le permiten buscar opciones para salir, aunque para potenciar el dramatismo de la situación tiene una herida en su mano derecha que se le empieza a infectar. El filme estaría más en la línea de La habitación del pánico (David Fincher, 2002), aunando la desesperación del encierro con una home invasion que pone en peligro a sus hijos con la aparición del personaje del pederasta.

La dirección de D.J. Caruso comienza siendo solvente, con unas primeras secuencias que utilizan imágenes de anticipación (tablones, manzanas, puerta de la despensa…) para lo que se avecina, y un buen manejo de los espacios reducidos durante los primeros momentos del encierro. Hay cierta obsesión por la iconografía católica como símbolo para la esperanza y la fe en escapar, de ahí se deriva la presencia en la despensa de un crucifijo y de una biblia (que ofrecerán literalmente una salida), pero también es un modo poco sutil de mostrar la lucha interior que libra la mujer para no caer en la tentación de consumir la droga que tiene a mano. Son detalles caprichosos que no tienen luego una continuidad narrativa, ya que en ningún momento conoceremos cuáles son las creencias religiosas de la protagonista.

La metáfora de las manzanas

El problema de Shut In (Encerrada) llega sobre todo en su mitad final, donde la guionista Melanie Toast pierde el foco y se sumerge en los tropos habituales de cualquier telefilme de sobremesa con unos «malos» sobreactuados que se comportan de manera errática e ilógica. Al final del visionado de la peli solo nos quedará la esforzada interpretación de Rainey Qualley, la aparición de Vincent Gallo tras años de ausencia en el cine, algún detalle sugerente de la puesta en escena (el momento del «renacimiento» con la chica emergiendo de la despensa como si lo hiciera a través de un saco amniótico), la secuencia del destornillador o esa obvia metáfora sobre las manzanas aplicada a la vida en la que hay que quitar la parte podrida para hacer con la madurada una mejor mermelada.


¿Qué te ha parecido la película?

Shut In (Encerrada)

6

Puntuación

6.0/10

2 comentarios en «Crítica de ‘Shut In (Encerrada)’: Manzanas traigo»

  • el 28 septiembre, 2022 a las 00:30
    Enlace permanente

    Me ha gustado la verdad. Para no ser una peli muy épica, con actorazos etc.. creo que la chica y todos hicieron muy bien su papel y trabajo. Lo malo es que no se inglés, y en el final aparece la nota de nana, pero está en inglés y no la entendí. Un saludo

    Respuesta
    • el 29 septiembre, 2022 a las 23:31
      Enlace permanente

      Es bastante entretenida que no es poco. La frase del final la comento en la última línea de la crítica acerca de las manzanas maduras que sirven para hacer una mejor mermelada. Un saludo!

      Respuesta

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
A %d blogueros les gusta esto: