Crítica de ‘El sistema K.E.OP/S’: El divertido infierno de la cinefagia

Las críticas de Daniel Farriol:
El sistema K.E.OP/S

El sistema K.E.OP/S es un thriller argentino en tono de comedia que está escrito y dirigido por Nicolás Goldbart (Fase 7, Jorge). La historia se centra en un guionista sin trabajo que, tras responder a un cuestionario por internet para ganar dinero fácil, comienza a ser vigilado en su propia casa por una extraña organización piramidal. Está protagonizada por Daniel Hendler (Así habló el cambista, Los sonámbulos), Alan Sabbagh (All Inclusive, Corazón loco), Rodrigo Noya, Gastón Cocchiarale, Violeta Urtizberea, Esteban Lamothe (Las noches son de los monstruos, Puerta 7), Nicolás García y Esteban Bigliardi. La película se ha estrenado en España en Netflix el día 24 de Agosto de 2022.

Una película argentina que despertará nuestra cinefagia

El sistema K.E.OP/S es una curiosa película argentina que desprende una cinefagia galopante. Cada uno de sus fotogramas está atravesado por el uso de una referencialidad genérica siempre teñida mediante una comicidad desenfadada a la que cuesta resistirse. Ambientada en el barrio porteño de Belgrano de Buenos Aires, la trama gira en torno a dos amigos guionistas con pocas oportunidades y talento para triunfar, Fernando (Daniel Hendler) e Israel (Alan Sabbagh), dos tipos bastante inútiles que parecen sacados de los descartes de una película de Kevin Smith o de Seth Rogen.

El primero de ellos se subscribe a una página web que promete dinero instantáneo, pero a partir de entonces comenzará a recibir unos correos electrónicos amenazadores y descubrirá que está siendo vigilado en su propia casa a través de unas cámaras de vídeo instaladas en el edificio de enfrente. Viendo la incapacidad de la policía local para solucionar el problema, los amigos se dispondrán a investigar ellos mismos a la extraña organización piramidal K.E.OP/S que se esconde tras todo el asunto bajo el símbolo de una colmena de abejas. A partir de ahí, se meterán en una espiral surrealista cada vez más peligrosa que bien podría formar parte de uno de sus inverosímiles guiones como «Dos en el infierno», escrito por Israel y cuyo proyecto ha sido cancelado en plena pre producción tras un desafortunado comentario de Fernando. Sí, son de esa clase de amigos, de los que se putean.

Cómics, VHS y mucho morro

El punto de partida de El sistema K.E.OP/S es tan original como los episodios de un serial televisivo al puro estilo de La dimensión desconocida. Es cierto que la película se alarga innecesariamente, que a veces no se sostiene el ritmo narrativo, o que «el tercer acto se cae», pero por lo general se trata de un producto fresco con suficientes dosis de intriga y sangre salpicando las escenas más divertidas. Tras un inicio que toma prestados algunos elementos de La ventana indiscreta (Alfred Hitchcock, 1954) y de Someone’s Watching Me! (John Carpenter, 1978), el director Nicolás Goldbart nos invita a realizar con él un frenético viaje por su subconsciente cinéfilo y videoclubero, algo que deja patente desde el principio a través de la decoración del apartamento del protagonista con las paredes repletas de pósters de películas de género.

Pero no se detiene ahí y son muchas otras las referencias expresadas a través de los diálogos (¡Agáchate, maldito! (Sergio Leone, 1971), Comando en el mar de China (Robert Aldrich, 1970), etc), la escenografía o incluso la música, incluyendo a uno de los personajes que tararea tonadas de Morricone. Los guionistas en paro, Fernando e Israel, vivirán un noche de pesadilla en Belgrano tan marciana como la que sufría Griffin Dune en Jo, ¡qué noche! (After Hours) (Martin Scorsese, 1985), pero imbuida por el espíritu mamarracho de las buddy movies de castañazos protagonizadas por Terence Hill y Bud Spencer o de las historietas de viñeta creadas por René Goscinny y Albert Uderzo para los cómics de «Astérix y Obélix».

El filme acaba siendo, pues, una inagotable amalgama referencial de cultura pop que rezuma el inconfundible aroma de las cintas VHS, pero con cabida también para los universos sin filtro de los primeros trabajos de Quentin Tarantino y de Álex de la Iglesia.

Una pareja de cómicos

De esa manera y ante todo lo expuesto con anterioridad, está claro que la manera de disfrutar en su plenitud de El sistema K.E.OP/S es entrando en el juego cinéfilo que propone, muy por encima del verdadero desarrollo del guion. Acercarse a ella de cualquier otra forma te hará sucumbir ante una historia deslavazada y repleta de ideas inconclusas con constantes cambios genéricos poco sutiles. Otro aspecto a destacar del filme es la buena química escénica que existe entre Daniel Hendler y Alan Sabbagh, dos actores que juntos retoman la comicidad de las antiguas parejas de payasos de circo para adaptarla a referentes cinematográficos de lo más variopinto ya citados en esos enfrentamientos con los miembros de la organización piramidal que les van infringiendo un grave deterioro físico.

El sistema K.E.OP/S es un thriller cómico bastante extraño, atípico y casposo que, pese a todas las evidentes limitaciones que alberga, sí que propone a un limitado grupo de espectadores un pasatiempo desvergonzado y sin complejos que logra conectar su mapa referencial directamente al subconsciente colectivo de nuestra memoria cinéfila.


¿Qué te ha parecido la película?

El sistema K.E.OP/S

6.8

Puntuación

6.8/10

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
A %d blogueros les gusta esto: