Crítica de ‘Ali y Ava‘: La música como lenguaje e hilo conductor

Las críticas de Laura Zurita:
Ali y Ava

Por algunos motivos, Ali y Ava se sienten solos. Se conocen a través de Sofía, la hija de los inquilinos eslovacos de Ali a quien Ava cuida. A partir de ahí, y durante un mes lunar, una conexión profunda comienza a crecer entre ellos, a pesar de las secuelas de la relación anterior de Ava y la confusión emocional de Ali; y todo ello alimentado por la pasión de ambos por la música.

Ali y Ava está escrita y dirigida por Clio Barnard y protagonizada por Adeel Akhtar y Claire Rushbrook,. La película se estrena en España el 26 de agosto de 2022 de la mano de la distribuidora Avalon.

Juego de espejos opuestos

Ali y Ava es un juego de espejos opuestos. Ava es rubia y redonda. Ali es muy moreno, esbelto, casi esmirriado. Ava tiene hijos y nietos, una casa modesta llena de hijos y nietos. Ali vive en una casa amplia, pero que se presenta vacía. A Ava le gusta el country y el rock, a Ali el tecno y el rap. Ali colecciona libros, y Ava los lee. Y, sin embargo, tienen una profunda conexión emocional y algo en común: ambos tienen una herida casi secreta en el fondo de su soledad. Y, cuando se encuentran, a través de sus diferencias, se inicia primero una amistad, y luego una relación que les cambiará la vida. 

Clio Barnard cuenta con mucha sensibilidad, verosimilitud y acierto el desarrollo de una relación entre dos personas maduras y complejas, con complicadas historias personales y cicatrices emocionales. Su realidad no se edulcora, no se maquilla, y precisamente por eso brillan la ternura y el respeto mutuo que sirven de base a esta historia de amor, atípica y maravillosa.

Siempre presente, la música

Los mejores momentos de la película juegan con el sonido y el silencio, con la música en los auriculares que ilumina y da carácter a la realidad, y como la misma escena se ve distinta dependiendo de la banda sonora que la acompañe.  La música es una pasión común de los personajes, un hilo conductor en la película, y un elemento narrativo que presta belleza y profundidad a Ali y Ava.

La actuación de los protagonistas es impecable. Adeel Akhtar es un Ali inquieto y juguetón, que solo a veces, cuando está solo, da rienda suelta una tristeza callada y desoladora. Claire Rushbrook como Ava es adorable, bondadosa y fuerte, llena de matices. Sin cumplir las normas convencionales de juventud y belleza, tiene un encanto discreto y tierno, y resulta natural  y creíble que Ali se sienta atraído por ella..

En Ali y Ava se tocan temas importantes y conflictos profundos con una utilización discreta, pero muy efectiva, de los símbolos en los objetos cotidianos. Una mecedora restaurada cubierta por una manta, las botas que hereda el hijo de Ada, la guarida de Ali, cada elemento tiene una historia y un significado que se nos va revelando poco a poco, de forma natural y muy bien medida, manteniendo el interés y la simpatía del espectador por estas personas y sus vidas.

Como telón de fondo, una ciudad británica de la que no sabemos el nombre,  viviendas modestas y barrios casi marginales, y problemas sociales siempre presentes, sin que tomen el protagonismo. El racismo, entre esos problemas, asoma su feo rostro en varias ocasiones, como un aviso de un conflicto subyacente y sin resolver. 

En resumen, Ali y Ava es una película deliciosa, una historia de amor llena de música y ternura, con conflictos sociales en una ciudad anónima como telón de fondo.


¿Qué te ha parecido Ali y Ava?

Ali y Ava

8

Puntuación

8.0/10

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
A %d blogueros les gusta esto: