Crítica de ‘La memoria de un asesino’: Justicia no garantizada

Las críticas de Daniel Farriol:
La memoria de un asesino

La memoria de un asesino (Memory) es un thriller de acción dirigido por Martin Campbell (Casino Royale, La máscara del Zorro). Remake de la película belga La memoria del asesino (Erik Van Looy, 2003). El guion está escrito por Dario Scardapane (Trauma, The Punisher), adaptando ese guion previo de Carl Joos y Erik Van Looy que, a su vez, era una adaptación de la novela «De Zaak Alzheimer» de Jef Geeraerts.

La historia sigue los pasos de un implacable asesino a sueldo que empieza a experimentar los primeros síntomas de Alzheimer mientras debe ejecutar una misión que decide no completar al ser el objetivo una niña. Entonces, será él quién se convierta en el nuevo objetivo de la organización criminal que lo había contratado, por lo que deberá buscar colaboración con los agentes de policía que investigan el reguero de asesinatos que va dejando por el camino.

Está protagonizada por Liam Neeson (Un ladrón honesto, Ice Road), Guy Pearce (Y al séptimo día, Zona 414), Monica Bellucci (Spectre, Las fantasías), Taj Atwal, Harold Torres, Ray Fearon, Ray Stevenson y Louis Mandylor. La película se ha estrenado en España de la mano de Diamond Films el día 22 de Julio de 2022.

Un sicario con Alzheimer

La memoria de un asesino es un decepcionante y genérico filme policíaco que está dirigido por Martin Campbell sin lograr trascender más allá de los lugares comunes habituales de los thrillers de sobremesa y que tampoco destaca por tener una puesta escena original o con personalidad propia. Por eso sorprende aún más el que hayan tenido que acudir al material preexistente de una novela que ya había sido llevada al cine con la película belga La memoria del asesino (Erik Van Looy, 2003), es decir, estamos frente a un remake que acaba siendo inane y rutinario.

Es verdad que la historia tiene un planteamiento inicial bastante interesante al centrarse en un asesino a sueldo, Alex Lewis (Liam Neeson), que comienza a experimentar en su cuerpo los primeros síntomas de Alzheimer, una enfermedad degenerativa que le provoca pérdidas de memoria y otros efectos físicos secundarios que limitan su capacidad para seguir actuando como sicario sin correr riesgos a los que no está acostumbrado.

Todo se le complica aún más cuando decide desobedecer al último encargo que recibe al negarse a matar a una niña, algo que su código moral se lo impide (un tópico demasiado manido). A partir de entonces, el propio asesino se convertirá en el objetivo de una organización criminal que buscará eliminarlo mientras él intenta retardar la enfermedad el tiempo suficiente para destapar la organización y deshacerse de los sicarios que le persiguen. Es una lástima que no se aproveche un poco mejor todo lo relacionado con la enfermedad que padece el protagonista que es el único elemento diferenciador que encontramos en la trama.

Criminales y policías

La memoria de un asesino tiene dos líneas de acción principales que funcionan en paralelo. Por un lado, está Alex Lewis lidiando con sus problemas físicos y mentales mientras va eliminando uno a uno a todos los implicados en la muerte de la chica que él no quiso matar. Por otro lado, seguiremos la investigación policial de ese reguero de crímenes, liderada por el agente especial Vicent Serra (Guy Pearce) junto a Linda Amisted (Taj Atwal) y Hugo Márquez (Harold Torres). Esta parte deja en evidencia la falta de coordinación entre los distintos cuerpos de policía, locales y federales, así como la incapacidad que tiene la ley para impartir una verdadera justicia. Es una subtrama con cierto tono fincheriano donde se vincula los asesinatos a una red de prostitución infantil que se halla controlada por personas de las altas esferas.

En la película existe un debate interno bastante interesante sobre el cómo aplicar la legalidad no siempre garantiza la justicia. El sicario tiene claro cuál es su camino para obtenerla, pero los policías se mueven en una zona gris más dubitativa, aunque vemos algunos consiguiendo confesiones a golpes, investigando al margen de las órdenes dadas por sus superiores o cometiendo crímenes para ajusticiar a aquellos que no fueron encarcelados por los tribunales. La línea que separa malos y buenos o sicarios y policías, se desdibuja hasta confundir los términos. Sin que sea nada demasiado original, sí que abre una necesaria reflexión sobre un tema siempre candente que, tal vez, podría haberse explorado con más ahínco.

Un thriller con poca chicha

Por desgracia, Campbell parece imbuido en la necesidad de abarcar a un público generalista al que conviene no hacerle pensar demasiado. Tampoco hay que incomodarle ni perturbarlo y por eso la parte más oscura del relato que está relacionada con la prostitución de menores, se trata de una manera insustancial y dentro de los cánones de una intriga criminal convencional. Eso implica no meterse en el barro ni en cuestiones peliagudas sobre el abuso de poder, el patriarcado sexual o las perversiones consubstanciales a la condición humana.

En cuanto al reparto, el tándem formado por Liam Neeson y Guy Pearce resulta tan solvente como podríamos esperar en dos actores de su calibre, eso sí, con el piloto automático puesto. Lo más gracioso que encontramos es la idea de que el primero, debido a su enfermedad degenerativa, decide escribirse notas y advertencias en su piel para no olvidarse de datos significativos, algo que precisamente hacía el segundo en la inolvidable Memento (Christopher Nolan, 2000). Más allá de esa anécdota, los personajes se basan en clichés y recuerdan a otros interpretados por ellos mismos, pero mucho peor es la aportación de una Monica Bellucci tan insulsa como un huevo sin sal. La memoria de un asesino es una película de ejecución correcta que se deja ver sin sobresaltos y en estado de hibernación, pero que acaba desaprovechando los aspectos que de verdad hacían atractiva la historia.


¿Qué te ha parecido la película?

La memoria de un asesino

5.6

Puntuación

5.6/10

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
A %d blogueros les gusta esto: