Centenario Ava Gardner: Crítica de ‘La Biblia… en su principio’ (1966)

Las críticas de Daniel Farriol:
Centenario Ava Gardner
La Biblia… en su principio (1966)

La Biblia… en su principio (The Bible: In the Beginning…) es un drama épico-religioso dirigido por John Huston (El hombre que pudo reinar, Paseo por el amor y la muerte). El guion está escrito por Cristopher Fry y, sin acreditar, por Vittorio Bonicelli, Jonathan Griffin, Ivo Perilli, Mario Soldati y el propio John Huston, adaptando veintidós historias contenidas en el Antiguo Testamento que van desde la creación del mundo hasta la destrucción de Sodoma y Gomorra. Está protagonizada por Michael Parks, Ulla Bergryd, Richard Harris, John Huston, Stephen Boyd, George C. Scott, Ava Gardner, Peter O’Toole, Zoe Sallis y Gabriele Ferzetti.

La Biblia… en su principio’, un megaproyecto fallido

La Biblia… en su principio fue una película que formaba parte de un megaproyecto ideado por el productor italiano Dino De Laurentiis que planeaba llevar a la pantalla una serie de largometrajes basados en la Biblia que fueran dirigidos por autores de tanto prestigio como Robert Bresson, Federico Fellini, Ingmar Bergman, Luchino Visconti u Orson Welles. Esta primera entrega que finalmente fue dirigida por John Huston, en sustitución de Bresson, adaptaba las primeras 22 historias que aparecen en el Antiguo Testamento, pero fracasó en taquilla, causando tales pérdidas a la productora que se desestimaron los planes de dar continuidad a un proyecto que quedó inconcluso.

En La Biblia… en su principio tenemos los versículos/relatos que concentran la Génesis del mundo creado en siete días por Dios, el Pecado Original en el Jardín del Edén de Adán y Eva, los hermanos antagónicos Caín y Abel, la construcción del Arca de Noé y el posterior Diluvio Universal, la Torre de Babel del Rey Nimrod y su desafío a Dios, la destrucción de Sodoma y Gomorra que finaliza con la mujer de Lot convertida en estatua de sal, o la historia de Abraham y Sara que culmina con el sacrificio de su único hijo como demostración de fe siendo frustrado por Dios en el último instante.

La película buscaba de ese modo dar continuidad al éxito de filmes bíblicos de los años 50 y 60 como Sansón y Dalila (Cecil B. DeMille, 1949), La túnica sagrada (Henry Koster, 1953), Los Diez Mandamientos (Cecil B. DeMille, 1956), Rey de Reyes (Nicholas Ray, 1961), Barrabás (Richard Fleischer, 1961) o La historia más grande jamás contada (George Stevens, 1965), entre otros, pero en un exceso de ambición aquí no se quiso concentrar la historia a unos pocos versículos, en una figura bíblica concreta o en relatar el sacrificio de Jesucristo, la pretensión de De Laurentiis era adaptar paso a paso La Biblia al completo, tanto el Antiguo como el Nuevo Testamento.

El tono autoral de La Biblia… en su principio’

Entonces, siento la temática religiosa algo que funcionaba tan bien a nivel épico en el cine y que décadas más tarde aún seguía concentrando a familias enteras delante del televisor durante la Semana Santa, ¿que falló en La Biblia… en su principio? Muchos lo achacaron al tono y ritmo de la película, pausado y casi sin diálogos en su primera mitad (que es la mejor), donde un narrador nos va explicando todo lo que acontece y sirve de ayuda a los menos eruditos en temas religiosos.

John Huston, ateo confeso, tardó 5 años en completar la película e intentó darle un toque autoral a la filmación de muchos de los pasajes bíblicos, aunque nada que ver con lo que pensaba hacer Robert Bresson que fue despedido tras rodar su primera escena. Al parecer, el director francés, tras pedir que le trajeran todos los animales disponibles de zoológicos cercanos para la escena del Arca, enfureció a los productores cuando comprobaron que solo había filmado las huellas de los animales en una playa de arena…

En la versión de Huston de esa secuencia podemos ver hasta 40 especies distintas de animales y sí se sacó partido a un despliegue de producción de ese tamaño. De hecho, se diría que las escenas del Arca de Noé y el Diluvio Universal son las que más interesaron al director, ya que les dedica mucho más tiempo en pantalla que a otros versículos, además de reservarse él mismo el papel de un Noé con ligeros toques humorísticos, papel para el que inicialmente había previsto contar con Charles Chaplin. El bueno de Huston, en la versión original, también es la voz de Dios.

El Génesis y el Edén

Más allá de cuál sea nuestro credo y nuestra afición por el cine épico-religioso, hay que reconocer que la primera mitad de La Biblia… en su principio es espléndida y tiene decisiones de dirección más que interesantes. El filme se inicia con la secuencia del Génesis, es decir, la creación del mundo por parte de Dios. Es una secuencia repleta de onirismo y belleza que bien podría haber servido de inspiración a Terrence Malick para su documental Voyage of Time: Life’s Journey (2016). Ahí Huston contó con la indispensable colaboración del fotógrafo y artista plástico austriaco Ernst Haas, que se convirtió en director de segunda unidad para esa espectacular secuencia de arranque que extrae toda la magia de la naturaleza.

La Biblia… en su principio fue la primera película rodada en color DeLuxe bajo el proceso Dimension 150 (D-150) que posteriormente debía proyectarse en una pantalla curva en los cines, al estilo Cinerama, aunque muchas salas no estaban preparadas para hacerlo. El sistema no cuajó y solo hubo otra película rodada bajo este mismo proceso, fue Patton (Franklin Schaffner, 1970).

El director sacó partido escénico a las escenas del Jardín del Edén, que muestran unos de los primeros desnudos masculinos y femeninos en películas no eróticas, así como a la violenta muerte de Abel, todo lo relacionado con el Arca o la magnánima construcción de la Torre de Babel que finaliza con el Rey Nimrod desafiando a Dios con una flecha lanzada hacia el cielo. Sin apartarse nunca de los textos bíblicos y acercándose desde el respeto absoluto a los simbolismos que contienen, Huston elabora planos que juegan con la profundidad de campo con mucha inteligencia, logrando momentos de gran impacto visual, en especial, durante esa primera mitad hasta llegar al intermedio (la segunda parte es más convencional, académica y aburrida).

Todo principio tiene su final

Si nos detenemos a hablar de nuestra homenajeada en este ciclo, la actriz Ava Gardner, aquí ya en su declive artístico tiene un papel bastante secundario como Sara, la esposa de Abraham. No aparece en pantalla hasta pasados los primeros 90 minutos de película y, tan atea como Huston, se la nota incómoda y sobreactuada, declamando con teatralidad algunos de los peores diálogos que encontramos en la película. Su belleza taciturna es acorde a un personaje que va envejeciendo y no es hasta los 90 años que puede dar a luz a su primer hijo (Dios lo puede todo, amigos).

Aún así, aparece en uno de mis planos favoritos de la película, un bello y simbólico juego de sombras en el interior de la tienda donde vive Sara, durante la lucha de poder que mantiene con su esclava Agar que ya se ha convertido en concubina de su marido para darle la descendencia que hasta entonces ella no ha podido.

Como curiosidad final comentar que estaba previsto que la composición de la banda sonora corriese a cargo de Ennio Morricone, pero tras unos 15 minutos de grabación fue despedido y reemplazado por el japonés Toshirô Mayuzumi (Reflejos en un ojo dorado, Deseo robado) que hace aquí un trabajo espléndido, de gran sentido sinfónico, pero sin perder el carácter experimental que definía al músico en momentos en que las imágenes lo precisan. Morricone no desperdició la música que compuso y la recicló en tres partituras posteriores para El retorno de Ringo (Duccio Tessari, 1965), Il giardino delle delizie (Silvano Agosti, 1967) y la miniserie El secreto del Sahara (Alberto Negrin, 1988).

La Biblia… en su principio es un filme menospreciado de forma injusta que no desmerece en su comparativa con otras epopeyas bíblicas mucho más laureadas, aunque sí es cierto que se siente como incompleta debido a las características episódicas ya comentadas que tenía el proyecto inicial.


¿Qué te ha parecido la película?

La Biblia... en su principio

7

Puntuación

7.0/10

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
A %d blogueros les gusta esto: