Crítica de ‘Inexorable’: El desahogo y la impostura

Las críticas de Daniel Farriol:
Inexorable

Inexorable es un thriller dramático franco-belga dirigido por Fabrice Du Welz (Adoration, Alleluia) que también coescribe el guion junto a Joséphine Darcy-Hopkins y Aurélien Molas (La Revolución, Apnea). La historia nos muestra a Marcel Bellmer, un escritor que vive de las rentas de su única novela escrita hasta la fecha y busca desesperadamente la inspiración para una segunda. Para ello se muda junto a su familia a la antigua mansión familiar de su esposa, pero mientras se acostumbran a su nueva vida, aparece una joven llamada Gloria que se siente fascinada por la obra literaria de Marcel y está decidida a echar raíces en la familia.

Está protagonizada por Benoît Poelvoorde (Cómo me convertí en superhéroe, Profession du père), Alba Gaïa Bellugi (La vida de Manon, El vestido de noche), Mélanie Doutey (Touchées, Aux yeux de tous), Catherine Salée, Jackie Berroyer y Anaël Snoek. La película se estrenó en España en la Sección Oficial del Festival de Sitges 2021. Puede verse en Movistar+ desde el día 27 de Julio de 2022.

Un escritor en crisis y una joven misteriosa

Fabrice Du Welz es un cineasta belga que sigue apegado al 35mm. y 16mm. para filmar sus películas, Inexorable está rodada en este último formato. Es mucho más que un capricho o una cuestión de romanticismo cinéfilo, lo hace porque en la textura del celuloide encuentra la manera ideal de explorar las imperfecciones de sus personajes que si fueran grabados con una fría cámara digital quedarían mucho más desnaturalizados y planos en escena. Eso es consecuencia de la particular manera que tiene el director de confrontar dentro del encuadre de cámara a los personajes frente al paisaje, la naturaleza humana librándose en duelo con el entorno natural como reflejo de una deriva claustrofóbica de aislamiento en uno mismo que paradójicamente está ligada a los grandes espacios.

Inexorable trata de un escritor en crisis, Marcel Bellmer (Benoît Poelvoorde), un hombre aburguesado y de mediana edad que vive del éxito que obtuvo su primera y única novela hasta la fecha, siendo incapaz luego de escribir nada más. Para intentar hallar la inspiración anhelada decide mudarse junto a su familia a una antigua mansión, pero todo tomará un rumbo inesperado con la aparición de Gloria (Alba Gaïa Bellugi), una atractiva joven que se siente fascinada por el primer libro de Marcel y que se convertirá en alguien imprescindible para el día a día de la familia, primero cuidando de la hija del matrimonio y después asumiendo todo tipo de tareas domésticas y otras responsabilidades que les facilitan la vida. Casi sin darse cuenta, Gloria ya es como si formara parte de la familia. Pero, ¿quién es en realidad y qué es lo que quiere?

Más allá de un argumento lleno de tópicos

Efectivamente, Inexorable no tiene una de las tramas más originales del mundo. Nos recordará a La mano que mece la cuna (Curtis Hanson, 1992) y otros tantos filmes de suspense noventeros que tenían como protagonista a una joven de apariencia ingenua que llegaba al seno de una familia para trastocar todo su mundo y ocupar el rol de la madre/esposa. O aún pero, podría ser el argumento de cualquiera de las películas comentadas con sorna por el viralizado tuitero @PeliDeTarde, en cuya cuenta hace referencia a telefilmes de sobremesa programados en cualquier canal generalista, en especial, los fines de semana y a la hora de la siesta.

Sin embargo, tal y como acostumbra el cineasta belga, la puesta en escena de la película es tan elegante y estilizada en lo visual que sabe sortear con bastante estilo los trompos más manidos del thriller psicológico, regalándonos un intenso drama de personajes sobre los que sobrevuela la intriga, los secretos y las pasiones ocultas. La fotografía de Manuel Dacosse (Dejad que los cadáveres se bronceen, Évolution) es espléndida, y saca partido a los colores y contraluces para encadenar belleza con asfixia emocional. Inexorable se mira en el espejo de Hitchcock, tanto en su exposición del suspense desde lo cotidiano como en su forma de acercarse al erotismo latente sin la necesidad de resultar explícito.

La impostura como forma de vida

Tomando como referencia uno de los argumentos universales planteados en el fabuloso libro «La semilla inmortal» de Jordi Balló y Xavier Pérez, y más concretamente el capítulo que hace referencia al intruso destructor, la joven de pasado incierto se convierte en alguien indispensable para la familia de ricachones que la acoge casi sin preguntar para cuidar de su hija y allanar sus responsabilidades. La chica, joven y atractiva, mostrará tanto interés en el hombre, de mediana edad y sin rumbo, que se convertirá inexorablemente en una especie de musa que ensalzará la masculinidad herida del escritor con complejo de impostor, pero que al mismo tiempo irá destruyendo el equilibrio de un mundo que había construido hasta entonces sobre pilares de arena.

Inexorable es un trabajo que merece contemplarse más en la exposición de sus sutilezas que por los giros de guion tan telenovelescos como previsibles. Lo más interesante es centrarse en la turbia relación que surge entre el hombre y la chica, mediante escenas sugerentes, eróticas y oscuras donde el relato adopta ciertas implicaciones morales que conllevan a una reflexión más profunda sobre la impostura y las máscaras sociales.


¿Qué te ha parecido la película?

Inexorable

7

Puntuación

7.0/10

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
A %d blogueros les gusta esto: