Crítica de ’Demasiado mayor para cuentos de hadas’: El paso de la infancia a la madurez

Las críticas de David Pérez «Davicine»:
Demasiado mayor para cuentos de hadas

Un chaval malcriado quiere participar en un torneo de videojuegos, pero la enfermedad de su madre y una tía excéntrica le obligan a replantearse sus prioridades. Karolina Gruszka (Marie Curie) y Dorota Kolak (Zabawa, Zabawa) protagonizan Demasiado mayor para cuentos de hadas, comedia familiar dirigida por Kristoffer Rus y que cuenta también en su reparto con Maciej Karaś, Patryk Siemek, Amelia Fijałkowska y Andrzej Grabowski. La película se estrena Netflix el 18 de julio de 2022.

Otra historia coming-of-age poco interesante

Nos hemos malacostumbrado a ver en Netflix producciones polacas de cierta calidad, por eso a veces pedimos más de lo que realmente nos dan algunas de ellas, como la comedia sobre el paso a la madurez Demasiado mayor para cuentos de hadas, que sigue la historia de un niño, Waldek, obsesionado con los videojuegos y convertirse en un campeón de eSports, aunque su vida da un vuelco cuando su madre enferma gravemente y su excéntrica tía viene a cuidarlo. A lo largo de la película acompañaremos a este joven en su camino para darse cuenta que que hay algo más en la vida que los videojuegos, mientras da un paso hacia la madurez.

Las películas que denominamos coming-of-age son cada vez más, y desde hace décadas hemos visto versiones de todo tipo de este género cinematográfico centrado en el crecimiento personal del protagonista, generalmente un adolescente. Contadas desde la comedia o el drama, no son pocas las historias que nos han emocionado con la evolución de la percepción de la realidad mientras los protagonistas dan un salto de su visión del mundo infantil a otra visión más madura, pero Demasiado mayor para cuentos de hadas se hace larga y no es demasiado interesante ni emocionante como para atraer al público objetivo al que va destinado, que son niños o jóvenes adultos.

Personajes típicos de este género

Estas historias de madurez suelen destacar por la interpretación de sus protagonistas, y en esta ocasión casi todo gira alrededor de Waldek, interpretado por el joven Maciej Karas, quien se muestra natural en todo momento, interpretando con facilidad y perfección las reacciones propias de un niño, y cabe destacar alguna escena conmovedora, como cuando va al hospital y muestra sus emociones.

Algo habitual en estas películas es siempre incorporar algún personaje cuanto menos pintoresco, que genere la mayoría de las escenas de humor, aunque luego es quien hace que otros personajes reflexionen y se den cuenta de la importancia de dar valor realmente a ciertas cosas. En esta ocasión esa función recae en el personaje de la excéntrica tía, interpretada por Dorota Kolak, que, a modo de una Mary Poppins actual y algo alocada, es quien empuja al niño fuera de su zona de confort para que amplíe sus horizontes y adquiera nuevas responsabilidades para dar el paso del niño al adulto.

Más allá de poner ejemplos concretos, todos los personajes se ajustan a la fórmula habitual del cine infantil, con alguna característica típica y muchos clichés en sus personalidades para que la trama funcione, destacando lo bien que están, en general, los más jóvenes del reparto.

No debe faltar el mensaje

Bajo el paso a la madurez tenemos muchos temas de adultos, como la enfermedad de la madre, los amores imposibles, los conflictos con las amistades o los problemas familiares, y todo ello sirve para mostrarnos que el viaje personal de cada uno nunca es fácil, sin importar la edad. Son precisamente estas partes dramáticas, especialmente la enfermedad y la incertidumbre, las que hacen evolucionar a Waldek, pero cuando el tono se torna serio, por desgracia se recurre a las bromas tontas, quedando el drama solo para que parezca algo más apasionante su historia.

De fondo (o no tan en el fondo), tenemos también la importancia que da la tía a la vida equilibrada, el deporte y la salud, y quizás inciden en exceso en la necesidad de que Waldek baje peso, pues su tía lo obliga constantemente a montar en bicicleta y hacer deporte al aire libre, lo que no es malo en absoluto, pero puede crear un mensaje confuso y ejercer cierta presión sobre los jóvenes con exceso de peso. Y es que no va de la mano jugar a eSports con estar en baja forma, pues muchos jugadores están en buena forma física, pero el exceso de tiempo dedicado a criticar la gordura del niño llega a ser molesto (y lo digo desde el conocimiento, pues fui un niño gordito, o gordote, según se mire).

Demasiado mayor para cuentos de hadas es otra coming-of-age que aporta muy poco al género, y de la que solo cabe destacar la presencia de la alocada tía, que gracias a ella se ameniza algo más el insufrible ritmo de la película, que sin ella se habría hecho eterna, quedando tan solo como una película ligera para ver con niños. Ahora quedo a la espera de saber si alguien puede explicarme el título en español.


¿Qué te ha parecido la película Demasiado mayor para cuentos de hadas?

Demasiado mayor para cuentos de hadas

5

Puntuación

5.0/10

David Pérez "Davicine"

Informático de profesión, cinéfilo de afición. Bloguero, tuitero y todo lo que me permita comunicarme. En mis ratos libres escribo en esta web, y me dejo ver en RTVCyL. Twitter e IG: @davicine79.

2 comentarios en «Crítica de ’Demasiado mayor para cuentos de hadas’: El paso de la infancia a la madurez»

  • el 28 julio, 2022 a las 23:00
    Enlace permanente

    Buenas, me llamo Raquel, soy una chica con un trastorno alimenticio y solamente con ver el tráiler me he cabreado mucho. Iba a ver la película pero primero vi el tráiler y se me encendieron las alarmas. Desde pequeña tuve problemas de ansiedad y empecé a tener atracones y a ganar peso. La señora que aparece en la peli me recuerda a mi abuela, que empezó a ponerme a dieta desde los 10 años y siempre fue muy machacona con ese tema. A día de hoy arrastro un trastorno alimenticio agravado por las constantes dietas restrictivas. Estoy totalmente de acuerdo con que la película se centra mucho en el peso del muchacho y me parece insultante y una película me parece gordofoba. La salud también es algo mental además de físico y si desde pequeños nos machacan la autoestima es difícil que nos queramos y queramos cuidarnos de mayores. Por supuesto no pienso verla entera que ya bastante tuve con mi abuela ejej.

    Respuesta
    • el 31 julio, 2022 a las 20:34
      Enlace permanente

      Algún spoiler * Sí, la película se hace larga y se centra excesivamente en el peso del niño, cosa curiosa porque aunque nos vendan la moto de mujer activa, el peso y la movilidad real de la tía no es un ejemplo (y aunque lo fuera, aún estaría mal el enfoque). Un poco ridículo además que de vueltas con la bici alrededor de ella contando como vueltas con toda la cancha que hay para recorrer. El niño además tiene constantemente las cejas hacia arriba salvo alguna sonrisa y el amigo, lejos de ser un buen amigo, también incide en el peso cuando le pide salir a la chica que él le ha dicho que le gusta porque pensó que no le gustaria alguien como él. Deseando que acabase para no escuchar una vez más a la tía decir Waldus/Waldek 3 veces por minuto.

      Respuesta

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
A %d blogueros les gusta esto: