Crítica de ‘El abismo (The Ledge)’: Las montañas de la locura

Las críticas de Daniel Farriol:
El abismo (The Ledge)

El abismo (The Ledge) es un thriller británico que combina intriga y supervivencia, dirigido por Howard J. Ford (Russian Roulette, The Lockdown Hauntings), con guion de Tom Boyle. La historia sigue a una escaladora profesional que queda atrapada en la ladera de una montaña mientras escapa de los asesinos de su amiga que la persiguen durante su escalada. Está protagonizada por Brittany Ashworth (The Crucifixion, Hostile), Ben Lamb (Un príncipe de Navidad, Blood Orange), Nathan Welsh, Louis Boyer, Anaïs Parello y David Wayman. La película se ha estrenado en España en plataformas digitales como Movistar+ o Filmin, el día 17 de Junio de 2022.

Persecución en la montaña

El abismo (The Ledge) es una entretenida película de intriga y acción que sigue a una joven, Kelly (Brittany Ashworth), escaladora profesional que debe enfrentarse a una peligrosa pared montañosa de los Dolomitas, en los Alpes italianos, y hacerlo en estilo solo integral, es decir, sin cuerdas ni arneses ni ningún otro elemento de protección. No es que sea una loca inconsciente ni una amante del riesgo extremo, debe hacerlo para huir de un grupo de hombres que la persiguen al haber sido testigo de un crimen.

Kelly y su amiga Sophie (Anaïs Parello) han ido a escalar allí para conmemorar el aniversario de la muerte del novio de la primera que pereció intentando escalar esa misma montaña. Antes de iniciar la escalada conocen a cuatro chicos, Joshua (Ben Lamb), Reynolds (Nathan Welsh), Nathan (Louis Boyer) y Taylor (David Wayman), que están allí como turistas para subir la montaña por un sendero trasero que no requiere de grandes conocimientos de escalada.

La noche de ligoteo termina con Sophie riéndose de Joshua, el cuál, herido en su masculinidad, explota en ira e intenta primero violarla y luego golpearla hasta matarla. El resto de amigos le encubren, tal y como ya hicieran en el pasado cuando siendo menor dejó tetrapléjico a otro chico de su edad. Pero no contaban con que Kelly estaría grabando con su cámara de vídeo cómo se deshacían del cadáver de su amiga, prueba suficiente para incriminar a los cuatro y que esta vez no se vayan de rositas. Ahí comienza una persecución sin cuartel donde la chica deberá enfrentarse a los peligros de la montaña y utilizar su superioridad en la escalada para zafarse del acoso de la manada de chicos que quiere matarle.

No busques realismo, solo busca entretenimiento

No esperes hallar un ápice de verosimilitud en nada de lo que sucede en el El abismo (The Ledge). El guion escrito por Tom Boyle es absolutamente demencial, los personajes tienen el mismo perfil psicológico que un Click de Famobil, los diálogos entre los cuatro amigos son infumables y las decisiones que toman a lo largo de la ascensión no pueden ser más absurdas. Así que si esperas encontrar una película de alpinismo que sea realista ponte mejor un documental del estilo de The Dawn Wall (Josh Lowell y Peter Mortimer, 2017) o Free Solo (Elizabeth Chai Vasarhelyi y Jimmy Chin, 2018), porque lo que encontrarás aquí es un filme palomitero de bajo presupuesto que apuesta por la acción desenfrenada en detrimento de cualquier realismo.

Pero eso no tiene que ser malo en sí mismo si sabes a lo que te enfrentas. A veces, por el tipo de comentarios que se leen por parte de los «críticos de twitter», se diría que hemos dejado de disfrutar con el cine y que todo debe tener una trascendencia que nos cambie la vida. Y eso no es así. Está muy bien ver películas de Dreyer o Bergman, pero también hay momentos en que apetece ver cine de pura evasión como es este caso, así que las películas hay que valorarlas según sean sus pretensiones artísticas y no en base a nuestras expectativas.

El abismo (The Ledge) logra lo que se propone. Los escasos 86 minutos de duración se centran en crear momentos de tensión alrededor de situaciones imposibles con Brittany Ashworth pasándolo mal mientras le persiguen cuatro energúmenos con Ben Lamb a la cabeza, tan histriónico y exagerado como macho-psicópata que no te lo puedes tomar demasiado en serio. La gran virtud de la película es el manejo que hace Howard J. Ford de un presupuesto limitado para sacar partido de las localizaciones con su cámara a través de planos cortos (en realidad se rodó en Serbia) y ofrecer momentos de acción delirantes mediante una intriga sostenida durante todo el metraje. La disfrutarás si lo que buscas es pasar el rato con un filme de Serie B videocublera, si buscas algo más pasa de largo.


¿Qué te ha parecido la película?

El abismo

6.5

Puntuación

6.5/10

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
A %d blogueros les gusta esto: