Crítica de ‘Sonic 2’: El mismo argumento pero con más personajes

Las críticas de Óscar M.:
Sonic 2

En Sonic 2, y después de establecerse en Green Hills, el erizo azul Sonic quiere demostrar que tiene madera de auténtico héroe y la prueba de fuego llega con el retorno del malvado Robotnik, que en esta ocasión cuenta con un nuevo compinche, Knuckles, en busca de una esmeralda que tiene el poder de destruir civilizaciones. Sonic forma equipo con Tails y juntos se lanzan a una aventura que les llevará por todo el mundo en busca de la preciada piedra para evitar que caiga en manos equivocadas.

Basada en la popular saga de videojuegos de Sega, la película está protagonizada por James Marsden, Ben Schwartz (dando voz a Sonic), Tika Sumpter, Natasha Rothwell, Adam Pally y Jim Carrey (que repite como Robotnik), junto a las nuevas incorporaciones de Shemar Moore, Idris Elba (que da voz a Knuckles) y Colleen O’Shaughnessey (Tails). La adaptación está dirigida por Jeff Fowler y tiene un guion escrito por Pat Casey, Josh Miller y John Whittington. Sonic 2 se estrena el 1 de abril de 2022 de la mano de Paramount Pictures Spain.

Un guion con pocas novedades

Quien acuda a ver Sonic 2 no puede pretender que la película sea una disertación metafísica sobre la humanidad y su lugar en el universo cósmico, claramente el público que se siente a verla sabe, incluso antes de empezar, que va a ser un delirio multicolor de efectos visuales y un desfase gamberro de diálogos cómicos, como ya lo era su primera parte.

Pat Casey y Josh Miller (que repiten en su trabajo como guionistas en esta secuela) junto a John Whittington (quien demostró su habilidad para este tipo de adaptaciones en Batman: La Lego película y LEGO Ninjago: La película) han aprendido de su trabajo anterior y aquí se han dedicado a llevar la historia de esta segunda parte un poquito más allá, pero no mucho, puesto que el argumento es bastante parecido y hay pocas diferencias (incluidas las visitas temporales), a excepción de las escasas nuevas incorporaciones al reparto.

Hay poca evolución de los personajes, una levemente forzada reafirmación del concepto de familia elegida y un montón de bromas y chistes que salen casi todos de la boca del erizo azul protagonista. La verborrea de Sonic sólo es comparable a la de un fiestero puesto de un cóctel formado por cocaína y metanfetaminas, es complicado que el animalito mantenga la boca cerrada aunque vaya corriendo, saltando o escapando, al menos en la anterior entrega el único momento en el que no estuvo tan dicharachero fue cuando estuvo inconsciente, pero aquí no existe ese descanso para los oídos, puesto que cuando no está hablando es porque Robotnik le da la réplica.

Personajes demasiado secundarios

Del guion destaca cómo ha relegado a los personajes reales a un segundo plano, es evidente que el centro de la historia es el erizo azul, pero en la anterior entrega había más participación por parte de los personajes de James Marsden y Tika Sumpter, pero, lamentablemente, ahora ambos han quedado como un complemento con el que rellenar el espacio vacío que hay en pantalla en las escenas con diálogos, por lo menos les han mejorado el maquillaje.

Las nuevas incorporaciones virtuales son Tails y Knuckels, dos personajes extraídos directamente de la saga de videojuegos, totalmente hechos por ordenador (como ya lo fue Sonic en la primera parte) y que son la prueba de la mejora de los efectos visuales entre los dos años que separan a ambas películas, porque, aunque el equipo de animación no ha conseguido hacer una manta de forma realista, el pelaje de los animales sí queda mejor en pantalla y su integración en la escenas con escenarios reales sigue siendo más que correcta.

La presencia de ambos personajes en la trama es bastante predecible y los giros argumentales no sorprenden en ningún momento, pero desde el punto de vista del público infantil (el principal objetivo de esta adaptación) cumplen su función de estar especialmente diseñados e incluidos para fomentar la venta de peluches y videojuegos, un negocio tan redondo como los anillos que el erizo azul no deja de perder en las dos películas que llevamos de la saga (y que se propone seguir, tras ver la escena final).

Respecto al personaje nuevo de carne y hueso interpretado por Shemar Moore (que se encarga de enseñar bien de carne) tienen su pequeño momento donde lucirse, pero tampoco está muy explotado, sumándose a la larga lista del reparto a la sombra de los personajes digitales.

Mejorando los aciertos anteriores

Si algo quedaba patente en Sonic: La película era que los personajes secundarios eran un bombón que habían sabido aprovechar tanto Natasha Rothwell (que interpreta a la hermana de Tika Sumpter, cuyo personaje también ha pasado a ser secundario) como Lee Majdoub (como el lacayo de Robotnik), y los guionistas y el director han podido darle más tiempo en pantalla, mejores escenas y divertidísimos diálogos (como la de la boda o la cafetería, respectivamente).

También era indiscutible que el personaje de Robotnik estaba hecho a la medida de Jim Carrey, nadie mejor que él para representar la locura y el descontrol del personaje gracias a su histrionismo y a su capacidad facial, como demostró en Ace Ventura o La máscara (sus mejores trabajos cómicos). En esta ocasión, desde la primera escena, ya está forzando la caracterización y volviéndose aún más loco si cabe, ofreciendo un desequilibrio necesario para representar al enemigo del erizo protagonista.

Aunque está plenamente desatado y sin control consigue estar dentro del personaje durante toda la película, sin exageraciones desmedidas y evitando hábilmente que sus frases o gestos se puedan interpretar como improvisados o con escenas demasiado forzadas, una fina línea que Carrey ya traspasó en Un loco a domicilio o Mentiroso compulsivo, anteriores trabajos donde sus excesivas excentricidades sobrepasaban el nivel cómico para llegar al del ridículo.

Efectos especiales reciclados y prioridades

Aunque Sonic 2 cuenta con unos efectos especiales de ultimísimo nivel, hay cierta similitud con los efectos visuales que vimos en Ninja Turtles (otra adaptación de Paramount que no salió bien) con el descenso por la nieve, no queda muy claro si han aprovechado la animación o los fondos para esta secuela, pero son bastante parecidas.

No faltan los homenajes y las referencias a otros clásicos del cine, como Cazafantasmas, Risky Businnes, El guateque o las películas de Marvel para mantener al público de más de treinta y cuarenta años entretenido y dispuesto a rescatar de su memoria tiempos pasado y que así asimile mejor una película donde un extraterrestre azul súperveloz se pelea con un científico desquiciado.

No se han devorado los sesos para ofrecer algo muy novedoso, ha bastado con reciclar la estructura argumental anterior, añadir un par de personajes nuevos, reducir la presencia de los actores reales e invertir mucho dinero en los efectos visuales, porque, sin engañarnos, es realmente lo que el público quiere y por lo que acudirá a la sala para ver Sonic 2.


¿Qué te ha parecido la película?

Sonic 2

5

Puntuación

5.0/10

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
A %d blogueros les gusta esto: