Crítica de ‘Huida de Mogadiscio’: Humanidad por encima de la diplomacia

Las críticas de Daniel Farriol:
Huida de Mogadiscio

Huida de Mogadiscio es un filme surcoreano de acción inspirado en hechos reales dirigido por Ryoo Seung-Wan (Por encima de la ley, The Battleship Island) que también co escribe el guion junto a Lee Ki-cheol (El gran golpe, Asesinos). La historia nos sitúa en el año 1991 en pleno estallido de la guerra civil en Somalia. El personal y las familias de las respectivas embajadas situadas en Mogadiscio de Corea del Sur y de Corea del Norte tuvieron que unificar esfuerzos para encontrar una salida y escapar con vida de allí ante el asedio de los grupos rebeldes somalíes cada vez más violentos. Está protagonizada por Kim Yoon-seok (1987: Cuando llega el día, Niebla), Jo In-sung (La gran batalla, The King), Heo Jun-ho (Innocence, Default), Gyo-Hwan Koo (Kingdom: La historia de Ashin, D.P.: El cazadesertores), Jeong Man-shik, Kim So-Jin, Kyung-hye Park y Kim Jae-hwa. La película se ha estrenado en plataformas como Rakuten TV, Movistar + o Filmin el día 14 de Abril de 2022.

La dos Coreas unidas en mitad de la guerra civil somalí

En 1991, el régimen militar de Siad Barre al frente del gobierno somalí fue derrocado tras la insurrección rebelde que condujo a una Guerra Civil en Somalia y una fuerte inestabilidad en el país cuyas consecuencias aún perduran en nuestros días. La película coreana Huida de Mogadiscio de Ryoo Seung-Wan nos sitúa justo en el inicio de esa violenta revuelta que llevó el caos a las calles y que dejó aislados a varios diplomáticos junto a sus familias en las respectivas embajadas de Corea del Sur y Corea del Norte. Esta es la historia real (con algunas licencias dramáticas para la ficción) de lo que sucedió durante la lucha por la supervivencia que acabó uniendo a las dos Coreas en un plan de escape.

No es la primera que el cine lleva situaciones extremas ocurridas en embajadas en mitad de un conflicto bélico o ante un ataque terrorista, fácilmente nos vendrán a la memoria películas como Argo (Ben Affleck, 2012) o 13 Horas: Los soldados secretos de Bengasi (Michael Bay, 2016). Teniendo igualmente Huida de Mogadiscio una representación de esos hechos verídicos con inclinación hacia el blockbuster, creo que podríamos emparentarlo mejor con el estilo narrativo que tiene la magnífica película coreana A Taxi Driver: Los héroes de Gwangju (Jang Hoon, 2017). En ambas se parte de un inicio con tendencia hacia la comedia con personajes un poco pasados de rosca que va derivando paulatinamente hacia la tensión dramática que concluye con un desenlace emotivo que pretende reflexionar sobre la condición humana como verdadera arma para la superación de los conflictos.

Un espectáculo de acción con mensaje humanista

Huida de Mogadiscio es un filme de acción con una primera parte bastante convencional, pero que va mejorando con el paso de los minutos. Solo por la escena de 15 minutos con la huida en varios coches por una ciudad sitiada por los rebeldes armados ya vale la pena. Sin profundizar demasiado en el conflicto político somalí ni tampoco en el coreano, se ofrecen las claves necesarias para que entendamos las distintas posturas y la complejidad existente en un puesta en común de entendimiento. Cuando los miembros de la embajada de Corea del Norte deben buscar cobijo en su enemiga histórica Corea del Sur, encontramos una secuencia reveladora ambientada durante una tensa cena en la que deben compartir mesa las familias de ambos países con el clima de desconfianza existente que, poco a poco, irá derivando en un acercamiento emocional entre las familias de los diplomáticos.

Al estar frente a una película que presta especial atención a la intriga y la acción, no se explora con suficiencia el aspecto psicológico de los personajes, pero se realiza un esbozo efectivo para que captemos la idea. Donde funciona mejor Huida de Mogadiscio es en la espectacular recreación de la atmósfera bélica existente en las calles de la ciudad y en la sensación de desgobierno que pone en peligro la vida de ciudadanos ajenos al conflicto. Secuencias como la mencionada huida en automóviles recubiertos de libros para protegerse de los disparos o los dos ataques armados que sufren las embajadas, son una buena muestra de lo que puede ofrecernos una película bien intencionada y humanista que retrata un hecho histórico relevante sin perder de vista nunca el sentido del espectáculo.


¿Qué te ha parecido la película?

Huida de Mogadiscio

6.6

Puntuación

6.6/10

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
A %d blogueros les gusta esto: