Crítica de ‘Till Death. Hasta que la muerte nos separe’: (D)esposados

Las críticas de Daniel Farriol:
Till Death. Hasta que la muerte nos separe

Till Death. Hasta que la muerte nos separe es un thriller estadounidense con tintes de comedia negra dirigido por S.K. Dale con guion de Jason Carvey (A New Wave, Desire). La trama nos muestra la mañana siguiente de una velada romántica en una apartada casa junto a un lago helado, en la que Emma se despierta esposada a su esposo que decide volarse los sesos delante suyo. Está protagonizada por Megan Fox (Zeroville, The Battle of Jangsari), Lili Rich, Callan Mulvey (Pasajero oculto, Tierras altas), Eoin Macken (Nightflyers, El bosque de los suicidios), Jack Roth, Aml Ameen, Stefanie Rozhko y Teodora Djuric. La película puede verse en distintas plataformas digitales. En Movistar + desde el día 11 de Marzo de 2022.

Un proyecto de la «Blood List» con un punto de partida prometedor

Till Death. Hasta que la muerte nos separe es el debut en el largometraje del australiano S.K. Dale, una propuesta con un punto de partida atractivo que se agota demasiado pronto. El guion escrito por Jason Carvey llevaba tiempo rondando por las productoras en busca de financiación en la denominada «Blood List» de proyectos de terror sin producir. Es una pena que nadie advirtiera el potencial existente para lograr un producto de entretenimiento más ambicioso que no se quedara en la representación de lugares comunes mil veces visitados en el cine de género.

La historia nos presenta a un matrimonio infeliz formado por Emma (Megan Fox) y Mark (Eoin Macken) que ocultan bajo el lujo de cenas suntuosas una relación tóxica donde el hombre controla todos los movimientos de la mujer, desde el postre que debe degustar hasta el vestido que debe ponerse para salir a cenar con él. Ella ha encontrado algo de aire fresco en una relación extramatrimonial con Tom (Aml Ameen), pero sabe que es imposible sostenerla por mucho tiempo sin ser descubierta por su controlador marido. Durante la celebración del aniversario de boda, Mark se comporta de una manera extraña y tras regalarle a su mujer un collar de acero, una joya que simboliza su obligación de obediencia como si fuera un perro ante su amo, le invita a hacer un viaje en coche con los ojos vendados para darle una misteriosa sorpresa.

Esposada a un cadáver

Ese inicio de Till Death. Hasta que la muerte nos separe se nos presenta bajo la apariencia de un telefilme de lujo con algunos detalles interesantes para crear una atmósfera asfixiante alrededor de esa mujer que superó un episodio traumático en su vida para caer luego en brazos de un sibilino maltratador. Sin embargo, el rumbo de los acontecimientos pega un vuelco importante tras el primer acto cuando la acción se traslada a una cabaña aislada en un paraje nevado junto a un lago helado. Tras pasar una aparente noche romántica (lo es desde el punto de vista del hombre, para ella no deja de ser otro día más en prisión), la mujer despierta a la mañana siguiente esposada a su marido que inesperadamente se pega un tiro en la cabeza delante de ella. Aunque desconoce los motivos del suicidio, el plan de su difunto esposo parece ser que ella también muera allí junto a él.

La película se vendió en su momento como una historia de venganza pero, en realidad, se trata más de una historia de superación y supervivencia. La mujer deberá buscar la manera de escapar de esa situación encadenada al cadáver de su marido que parece haber convertido la casa en una trampa vacía sin opciones de huir, comunicarse con el exterior, ni deshacerse de ese pesado lastre. Para esas escenas S.K. Dale manifestó haber probado primero con un maniquí, pero que finalmente se decidió contratar a un actor/especialista búlgaro que pesaba unos 80 kilogramos para que dificultase con mayor realismo los movimientos que debía hacer Megan Fox arrastrando ese cuerpo inerte. La actriz hace un trabajo físico bastante destacable que convence menos en el aspecto psicológico, ya que no consigue transmitir las emociones por las que presumimos debe estar pasando su personaje.

Un cortometraje alargado

Till Death. Hasta que la muerte nos separe es un producto de evasión tan efímero que se olvida antes de que terminen los créditos. La premisa argumental parece extraída de uno de aquellos populares seriales televisivos del estilo de Alfred Hitchcock Presenta o Historias de la cripta, casi echaremos en falta que al final aparezca, respectivamente, el genio de orondo perfil o el Guardián para lanzar un último chascarrillo con la moraleja de la historia vinculando al matrimonio a una esclavitud perpetua. Por desgracia, lo que funcionaba de maravilla en aquellas historias de terror bajo el prisma de la comedia negra, aquí se alarga más allá de sus posibilidades con un guion proclive a plantear situaciones absurdas o carentes de credibilidad que acaban perjudicando la construcción de una atmósfera de intriga sangrienta que podría haber sido un buen divertimento palomitero.

Es cierto que S.K. Dale muestra cierta pericia en determinados momentos de su puesta en escena, pero no es suficiente para levantar una historia llena de tópicos que teniendo en cuenta su enfoque adulto está mucho más cercana, por desgracia, a la aventura que vivía Macaulay Culkin en Solo en casa (Chris Columbus, 1990) que a la de Carla Gugino en El juego de Gerald (Mike Flanagan, 2017). Till Death. Hasta que la muerte nos separe es un filme de Serie B con personajes de cartón piedra y menos sorpresas de las esperadas (la aparición del amante, el conflicto hermano bueno-hermano malo… están más vistos que el tebeo), aún así puede servir como pasatiempo poco exigente.


¿Qué te ha parecido la película?

Till Death. Hasta que la muerte nos separe

5

Puntuación

5.0/10

Un comentario en «Crítica de ‘Till Death. Hasta que la muerte nos separe’: (D)esposados»

  • el 12 marzo, 2022 a las 18:18
    Enlace permanente

    Es cierto que parece una historia estirada, pero no me aburrió en ningún momento
    Un saludo

    Respuesta

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
A %d blogueros les gusta esto: