Crítica de ‘Pasajero Oculto (Shadow in the Cloud)’: Hay un Gremlin en mi avión

Las críticas de Daniel Farriol:
Pasajero Oculto (Shadow in the Cloud)

Pasajero Oculto (Shadow in the Cloud) es un film neozelandés de género fantástico dirigido por Roseanne Liang (Flat3, My Wedding and Other Secrets) que también escribe el guion junto a Max Landis (Chronicle, Bright). La historia nos sitúa en plena Segunda Guerra Mundial, cuando la oficial de vuelo Maude Garrett se une a la tripulación masculina de un bombardero B-17 llevando consigo un paquete ultrasecreto. En pleno vuelo son atacados por cazas japoneses y por una extraña criatura que se empeña en sabotear el avión. Está protagonizada por Chloë Grace Moretz (La (des)educación de Cameron Post, La quinta ola), Nick Robinson (Jurassic World, A Teacher), Callan Mulvey, Taylor John Smith, Beulah Koale, Byron Coll, Benedict Wall y Joe Witkowski. La película no ha pasado por cines en España y se ha estrenado directamente en plataformas como Filmin, Movistar+ o Rakuten TV el día 5 de Marzo de 2021.

Serie B feminista

Lo primero que hay que decir de Pasajero Oculto (Shadow in the Cloud) es que no debes tomártela en serio, aunque su mensaje final sí lo sea. Estamos ante una locura pulp que recoge el testigo del cine de Serie B y Serie Z que llenaba las estanterías de los videoclubs de barrio en los años 70 y 80. La directora neozelandesa de ascendencia china Roseanne Liang, se atreve a rodar sin ningún tipo de complejos un disfrutable homenaje a ese tipo de cine, pero bajo el prisma de la reivindicación feminista.  

La historia nos sitúa en 1943, en plena Segunda Guerra Mundial. Una joven oficial de vuelo se une a la tripulación de un bombardero, colándose en el avión en plena maniobra de despegue. Lleva consigo un paquete misterioso y órdenes de un superior que desvelan que se encuentra en una misión clasificada como secreta. El resto de la tripulación está formada por hombres que la reciben con un total desprecio sexista y con la necesidad de poner en relieve su masculinidad. La chica será obligada a permanecer en la cabina de la torreta esférica ventral del B-17, un pequeño habitáculo reservado para el artillero, donde posteriormente se quedará atrapada. Ese espacio tan reducido será el escenario principal de la película, al menos, durante su primera mitad. Todo lo que pasa allí dentro se puede ver como una metáfora de la opresión patriarcal ejercida contra las mujeres de aquella época. Entonces llegarán los ataques de los cazas japoneses y de una extraña criatura parecida a un murciélago gigante…

Un Gremlin en las alturas

Cuando nos referimos a los Gremlins, todo el mundo recuerda la película de 1984 realizada por Joe Dante y producida por Spielberg. En realidad, se trata de una criatura mitológica que data de comienzos del siglo XV, conocida popularmente por sabotear la maquinaria de los aviones durante la Primera y la Segunda Guerra Mundial. En aquella película de Dante, ya se hacía referencia a esas criaturas malignas a través del personaje de Murray Futherman, veterano de guerra interpretado por el actor Dick Miller. Si has visto la película, seguro que lo recuerdas. Esa leyenda fue también la base para Pesadilla en las alturas (Nightmare at 20,000 Feet) (Richard Donner, 1963), el episodio 123 de la serie La Dimensión Desconocida que se basaba en el relato “Alone by Night” de Richard Matheson. Posteriormente hubo un remake dentro de la antología En los límites de la realidad (George Miller, 1983) sobre ese monstruo en el ala de un avión que solo veía uno de los pasajeros. 

Así pues, las referencias son claras. El co-guionista de Pasajero Oculto (Shadow in the Cloud) es Max Landis, hijo de John Landis. Su padre fue otro de los directores del cine fantástico ochentero que junto a Dante ofreció un acercamiento festivo y familiar a un género que aquí se homenajea con tanto entusiasmo. Con la aparición del Gremlin la película comienza con los giros imposibles de guion, a cada cuál más absurdo y demencial. O entras en su juego o te atragantarás con las palomitas. Es un WTF constante. Y eso resulta muy divertido hasta cierto punto.

La mujer empoderada

Pero a Roseanne Liang le puede su ambición final. Sobre las imágenes de un desbarre pulp de dimensiones épicas pretende colarnos un discurso sobre el empoderamiento de la mujer que no estoy seguro que encaje bien en la propuesta. Al menos, realizado de una manera tan poco sutil. La protagonista, Chloë Grace Moretz, se convierte entonces en una heroína que suma la gallardía de la Teniente Ripley con el instinto de protección de una madre coraje. El discurso feminista se extiende más allá de la trama cuando se utilizan imágenes de archivo para destacar el papel que tuvieron las mujeres durante la Segunda Guerra Mundial. Sin duda, tanto el cine como la historia las ha ninguneado y merecen ese reconocimiento. Pero, ¿en una película casposa de Serie Z?

Es la duda que me asalta al ver Pasajero Oculto (Shadow in the Cloud). ¿Es buena idea poner sobre el tapiz ese tipo de loables reivindicaciones sociales en una película que no te puedes tomar en serio en ninguna de sus otras facetas? Durante la primera mitad la película se centra en el suspense y la opresión que sufre la mujer en un entorno reducido controlado por sus compañeros masculinos. Ahí hay un buen material para sus reflexiones. En la segunda mitad se decide “liberarla” y se vuelve una indescriptible sucesión de escenas de acción imposibles. La película está tan pasada de vueltas que es muy divertida como espectáculo de feria, pero cuesta encajar ahí un hueco para la reflexión sincera. Aún así, puede hacer pasar un buen rato a los nostálgicos de los 80. De ahí esa desatada y atronadora banda sonora compuesta por Matt Jantzen (Abominable, Krampus: Origins) llena de sintetizadores a lo Strange Things.

 


¿Qué te ha parecido la película?

Pasajero Oculto

6.6

Puntuación

6.6/10

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: