Crítica de ’El proyecto Adam’: Nostalgia por los viajes en el tiempo

Las críticas de David Pérez «Davicine»:
El proyecto Adam

Adam Reed es un piloto de caza que viaja en el tiempo. Cuando se estrella en el año 2022, conoce a su yo de 12 años y juntos emprenden una misión para salvar el futuro. El proyecto Adam es una aventura de ciencia ficción de Shawn Levy (Free Guy) con Ryan Reynolds, Zoe Saldaña, Mark Ruffalo y Jennifer Garner. Completan el reparto Walker Scobell, Catherine Keener y Alex Mallari Jr. La película se estrena en Netflix el 11 de marzo de 2022.

Una fórmula que funciona

Decir que Ryan Reynolds hace de Ryan Reynolds no es lo mismo que decir que el actor se ha encasillado, pues es capaz de cambiar de registro y ofrecer papeles muy distintos. Ahora bien, llevamos un tiempo en el que el actor parece sentirse cómodo con un tipo de registro concreto, mostrando un encanto juvenil a la par que una arrogancia descarada, y las productoras desean ver al actor en ese rol en sus grandes producciones. Bien como superhéroe, bien como personaje de un videojuego o bien como un viajero en el tiempo, las taquillas y los espectadores están asegurados con esta versión del actor.

El proyecto Adam es la segunda colaboración de Reynolds con su compatriota Shawn Levy, y de nuevo no permite extraer lo mejor del actor para ofrecernos otra vez un personaje de mirada juguetona, sonrisa traviesa y grandes habilidades en artes marciales sin cortarse un pelo a la hora de vencer enemigos mientras suelta chascarrillos. No hay nada como dar vía libre al actor con un guion repleto de chistes ácidos y acción a raudales para que podamos decir que estamos ante un nuevo éxito de Netflix.

En esta aventura, Ryan Reynolds interpreta a un piloto que retrocede en el tiempo y colabora con su yo más joven y su difunto padre para reconciliarse con su pasado mientras intenta salvar el futuro. Viajes en el tiempo, naves espaciales, espadas láser y Reynolds en estado puro… ¿Qué puede fallar?

De Tom Cruise a Ryan Reynolds

Esta película surgió como un guion escrito por TS Nowlin, y bajo el título Our Name Is Adam en octubre de 2012 estaba​ Paramount Pictures interesada en adquirir la película con Tom Cruise al frente del reparto. Tras 10 años sin salir adelante la producción, y pasando los borradores de mano en mano, la película revivió en julio de 2020 cuando se fue a Netflix, con Shawn Levy como director y ya con Ryan Reynolds como protagonista.

El último borrador del guion fue escrito por Jonathan Tropper, a partir de borradores anteriores de Nowlin, Jennifer Flackett y Mark Levin, y eso se nota pues la película no es tan redonda como cabría esperar para una producción de este tipo. Tenemos un arranque prometedor, una parte central algo más coja y poco dinámica, aunque luego todo mejora de nuevo y consigue dejarnos un buen sabor de boca.

Imaginar a Cruise en el papel protagonista bien podría haber cambiado completamente la esencia de la película, seguramente derivando en una película de ciencia ficción pura y dura sin humor pero con escenas épicas. El cambio de protagonista permite que la película se distinga de otras películas futuristas de las que llegan a las plataformas, destacando así por su calidad técnica y su excepcional reparto.

Ryan Reynolds siempre en buena compañía

Netflix sabe lo que necesitan sus películas para funcionar, y no es precisamente promoción, sino un buen reparto que sirva de reclamo en una producción que podría haberse estrenado en cines y ser lo que llamamos Blockbuster. Ryan Reynolds nos deleita de nuevo con un papel hecho a su medida, como un piloto de combate que cae a través de un agujero de gusano creado artificialmente desde el año 2050 hasta el año 2022, momento en el que se encuentra con su yo de 12 años, quien es demasiado pequeño para su edad y está interpretado por Walker Scobell, que hace un gran trabajo al ser la contraparte de Reynold durante la mayor parte de la película, y juntos nos ofrecen las más divertidas escenas de la película. Descubrir lo que puedes llegar a ser, pasando de ser un niño acosado en el colegio a un tipo duro, es cuanto menos una alegría para un chaval como él, que necesita una lección de confianza enseñada por sí mismo. No nos cuentan exactamente cómo el pequeño y asmático Adam de 2022 se convirtió en el piloto cachas y seguro de sí mismo de 2050, pero si prestamos atención a lo detalles iremos atando cabos.

Jennifer Garner interpreta a la madre de Adam, una mujer entregada para sacar adelante a un hijo ella sola tras la pérdida de su marido, con algunas escenas emotivas cuando descubrimos lo compleja que es su vida y los sacrificios que ha tenido que hacer. El difunto marido, aunque vivo en otra época, es interpretado por Mark Ruffalo, y ciertamente puede aprovechar todo lo que aprendió para interpretar al científico nerd Bruce Banner del Universo Cinematográfico de Marvel. Y de Marvel también tenemos a Zoe Saldaña como la pareja de Adam en el futuro, una mujer fuerte, de gran coraje, capaz de sacrificarlo todo por arreglar el futuro, y que puede poner en práctica también las grandes habilidades cuerpo a cuerpo que ha aprendido en Colombiana y las películas de Marvel. Así, tenemos en el reparto a Reynolds, Garner, Ruffalo y Saldaña, que todos han dado vida a superhéroes y saben moverse como pez en el agua en el cine de acción.

Como en tantas películas de acción, el villano es importante, y Catherine Keener es la encargada de complicar las vidas de los «héroes», dando vida a una multimillonaria tecnológica de la que no nos cuentan sus motivaciones como para entender sus ansias por cambiarlo todo y ser la más mala de la película. Realmente, tampoco importa pues simplemente es el detonante para que vivamos esta aventura.

Un guion dramático para una comedia de acción

Aunque la idea en todo momento es que El proyecto Adam sea una película divertida, está plagada de emociones crudas si atendemos al desarrollo de cada uno de sus personajes, radicando la fuerza de la película no sólo en su increíble acción sino en un guion inteligente que nos hace aprender que nuestro futuro depende de nuestros actos presentes.

Muchas veces nos arrepentimos de decisiones de nuestro pasado, pero la película muestra de forma acertada cómo el cúmulo de aciertos y errores es lo que nos enseña y dar forma a nuestro «yo» del futuro. Cierto es que visualmente recordaremos las escenas de acción una vez concluya la película, pero son las emotivas conversaciones las que conseguirán emocionarnos y llevarnos de vuelta a nuestra infancia para aprender algo más de nosotros mismos.

¿Qué pasaría si pudieras viajar al pasado y conocer a tu yo más joven? Esa es una de las preguntas que se hace el director Shawn Levy y sus guionistas en El proyecto Adam, que no es tan sólo una película de aventuras futurista y entretenida para pasar el rato, sino que es una producción de calidad con un reparto de lujo y una vibrante nostalgia por la ciencia ficción que rinde homenaje a películas de culto como Regreso al futuro, El vuelo del navegante, Star Wars y Star Trek.


¿Qué te ha parecido la película?

El proyecto Adam

7

Puntuación

7.0/10

David Pérez "Davicine"

Informático de profesión, cinéfilo de afición. Bloguero, tuitero y todo lo que me permita comunicarme. En mis ratos libres escribo en esta web, y me dejo ver en RTVCyL. Twitter e IG: @davicine79.

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
A %d blogueros les gusta esto: