Crítica de ‘Código Emperador’: Los intestinos del Estado

Las críticas de Daniel Farriol:
Código Emperador

Código Emperador es un thriller español de intriga dirigido por Jorge Coira (Rapa, Hierro), con guion de Jorge Guerricaechevarría (Las leyes de la frontera, Veneciafrenia). La historia, inspirada en hechos reales, nos muestra a un misterioso hombre, Juan, que trabaja como investigador para los servicios secretos buscando los trapos sucios de personas influyentes que puedan poner en peligro a las élites del país. Está protagonizada por Luis Tosar (Maixabel, Los favoritos de Midas), Alexandra Masangkay (El hoyo, Más de mil mentiras), Georgina Amorós (Élite, Vis a Vis), Denis Gómez, Laura Domínguez, María Botto, Fran Lareu, Arón Piper y Miguel Rellán. La película se ha estrenado en España de la mano de A Contracorriente Films el día 18 de Marzo de 2022, el mismo día que inauguró el Festival de Málaga.

El hombre de las dos caras

Código Emperador es un thriller de trasfondo político que tiene la mirada puesta en la actualidad siguiendo la senda marcada en películas como El Reino (Rodrigo Sorogoyen, 2018) o El hombre de las mil caras (Alberto Rodríguez, 2016) que se dedicaban a destapar los entresijos (o cloacas) del Estado. Nuestra sociedad actual forma parte de un organismo perfectamente desarrollado durante décadas por las élites del poder que ejercen un control exhaustivo en cuanto al manejo y uso de la información que obtienen de los ciudadanos. En ese ente incorpóreo con un cerebro desconectado de las emociones es indispensable la participación de hombres como el protagonista, Juan (Luis Tosar). Él es uno de los encargados de hacer funcionar los intestinos que determinan a quién deben salpicar las excreciones con el objetivo de salvaguardar el statu quo que tanto interesa a los que gobiernan desde el pedestal que otorgan las instituciones que representan.

Juan recibe el encargo de espiar a Ángel González (Denis Gómez), un político emergente que parece no tener nada que ocultar, lo que de ser cierto le convertiría en una amenaza peligrosa. Por ello deciden forzar el que cometa alguna acción que pueda comprometerle en el futuro y pueda utilizarse a modo de chantaje en el hipotético caso de que decida salirse de lo establecido. En paralelo, Juan se ocupa de otro caso investigando a una pareja implicada en el tráfico de armas. Para ello se acerca a Wendy (Alexandra Masangkay), la asistente filipina que trabaja como empleada del hogar. Lo inesperado para él es que su relación con la chica se vuelve cada vez más cercana, poniendo en riesgo la misión y sus propias convicciones éticas.

La sociedad de la (des)información

Código Emperador combina intriga, acción y romance con desigual suerte. Hay un claro desequilibrio narrativo entre las distintas subtramas y, especialmente, en la primera mitad, tanto el montaje como el guion tienen tendencia a la dispersión temática que puede llevar a desvincular al espectador con lo que está viendo por no saber muy bien hacia que dirección quieren llevarle. Sin embargo, la conexión con una reconocible situación política que va más allá de lo patrio hace que mantengamos el interés y la paciencia. El excelente guionista Jorge Guerricaechevarría se basa en historias reales para crear una ficción alternativa que no debe distar demasiado al pegajoso entramado creado por los poderes fácticos que controlan nuestras vidas. A veces, incluso, con nuestro consentimiento como sucede cada vez que aceptamos sin leer las condiciones de uso de cualquiera de las aplicaciones que instalamos en nuestros ordenadores o smartphones.

Otro de los temas interesantes que subyacen en la película es la identidad. Todos los personajes utilizan una identidad falsa con la que mostrarse a los demás para mantener sus secretos a salvo. A veces directamente mintiendo, inventando un nombre o escondiéndose bajo un seudónimo falso en redes sociales que les permita crear una parcela de seguridad respecto a su vida cotidiana, pero otras veces es utilizando una máscara invisible en todas las interrelaciones sociales. Es lo que hace el personaje interpretado por el siempre fantástico Miguel Rellán que en esta edición del Festival de Málaga 2022 ha recibido la «Biznaga Ciudad del Paraíso» que reconoce su extensa trayectoria en cine y teatro. El reparto, sin duda, es otro de los puntos fuertes de la película. Además de Rellán, tenemos a actores tan solventes como Luis Tosar o María Botto, aunque quién de verdad acapara nuestra atención es Alexandra Masangkay, actriz barcelonesa de ascendencia filipina, que muestra una naturalidad insospechada en cada uno de sus gestos y miradas.

Código Emperador es un filme correcto, con buenas secuencias individuales, que acaba perjudicado por un planteamiento que abusa de temas y situaciones, tal vez, más propias para desarrollar con detenimiento en un formato de miniserie que le permitiese centrarse así en desarrollar mejor la ambigüedad moral que desprenden los personajes sin perder de vista la radiografía completa que hace sobre la sociedad de la (des)información.


¿Qué te ha parecido la película?

Código Emperador

6.3

Puntuación

6.3/10

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
A %d blogueros les gusta esto: