Crítica de ‘Años de sequía’: Llueve sobre mi corazón

Las críticas de Daniel Farriol:
Años de sequía

Años de sequía (The Dry) es un thriller dramático australiano dirigido por Robert Connolly (Barracuda, Blueback) que también coescribe el guion junto a Harry Cripps, adaptando una novela de Jane Harper. La historia nos muestra a Falk, un policía que regresa a su ciudad natal para enfrentarse a los demonios de su pasado tras perder a su mejor amigo de la infancia en lo que parece un suicidio tras haber asesinado a su mujer e hijo. Está protagonizada por Eric Bana (Líbranos del mal, La huida), Sam Corlett (Vikingos: Valhalla), Genevieve O’Reilly (Tolkien, Glitch), Keir O’Donnell, James Frecheville, Matt Nable, Martin Dingle Wall y BeBe Bettencourt. La película se estrenó en cines en España el día 19 de Noviembre de 2021. Ahora puede verse en Movistar+ desde el 3 de Febrero de 2022.

Un whodunit en dos líneas temporales distintas

Años de sequía es un vigoroso thriller que pasó desapercibido en su estreno en cines y merece la pena recuperarse. Basado en la novela homónima de Jane Harper, escritora británica afincada en Australia, relata el regreso a su pueblo natal de un policía federal para asistir al funeral de su mejor amigo de la infancia que, al parecer, se ha pegado un tiro tras asesinar a su esposa e hijo, dejando únicamente con vida a un bebé en su cuna. El detective Falk no será bien recibido por algunos lugareños que, a su vez, le acusan de estar relacionado con la muerte de una joven del pueblo décadas atrás. Pese a no tener jurisprudencia para investigar el caso, los recuerdos trágicos del pasado se fundirán con el presente, por lo que decidirá quedarse más días de los previstos para esclarecer lo sucedido y poder, de esa forma, ahuyentar los demonios que aún siguen atormentándole.

Años de sequía hilvana una intriga absorbente en dos líneas temporales distintas que transitan en paralelo, muy similar a lo que hace habitualmente Harlan Coben en sus novelas, conviertiendo sus textos en algo tan cinematográfico (Quédate a mi lado, El inocente, Bosque adentro). En el caso de «The Dry», tanto novela como película dedican su tiempo a construir los personajes sin caer en lo costumbrista o contemplativo. Dotarles a todos de cierta ambigüedad y entidad dramática sirve después para crear una trama basada en la tradición del whodunit tan propio de la novela policíaca británica abanderada por Agatha Christie o Josephine Tey, entre otros autores. Eso hace que nos mantengamos siempre interesados en lo que sucede, que intentemos desentrañar por nosotros mismos los misterios que se investigan y que, pese a un desenlace algo precipitado en algunos aspectos, se logre un cierre suficientemente satisfactorio para esa doble historia llena de recovecos y giros que conllevan la implicación inesperada (o no) de algunos de los personajes que aparecen a lo largo de la trama.

El escenario humano

El director Robert Connolly lleva años destacando en la industria australiana y ha sido tentado en numerosas ocasiones por la fábrica de Hollywood, sin embargo, él prefiere mantenerse al margen de los grandes estudios norteamericanos para tener una mayor capacidad de decisión en el resultado final de sus películas. Años de sequía parte de una trama que funciona bien a nivel comercial y que podría haberse estirado para una miniserie de ocho capítulos. Es un logro concentrar en menos de dos horas esas dos investigaciones policiales tan bien documentadas al mismo tiempo que se describe con pulcritud a unos personajes complejos y, sobre todo, se logra crear una atmósfera ambiental que trasciende más allá de lo evidente.

El retrato de la comunidad cerrada llena de secretos ocultos y mentiras colectivas es un caldo de cultivo ideal para cualquier ficción de suspense. Aquí se acrecienta el contraste entre el policía de ciudad y sus antiguos vecinos a través del paisaje del sureste del continente australiano, en la región de Victoria. Hay una clara intención narrativa en separar las escenas que suceden en el pasado y en la actualidad por parte de Connolly y de su director de fotografía Stefan Duscio (Judy & Punch, Upgrade). Mientras que en los recuerdos fluye la naturaleza alrededor de los personajes y la fotografía se muestra con una luminosidad casi ensoñadora, el presente se muestra con tonos más ocres y apagados que denotan la aridez de la tierra por el efecto de una larga sequía en la zona, pero que también puede verse como un símil a como el paso del tiempo afecta a la propia naturaleza humana.

La vida bajo la Via Láctea

En el fondo, Robert Connolly siempre ha sido un autor comprometido en lo social y en lo político, e incluso en películas de género como esta es capaz de filtrar algunas de sus preocupaciones habituales y reflexiones sobre el mundo en que vivimos o la degradación que está sufriendo el medio ambiente. Son detalles semiocultos que enriquecen desde un segundo plano una película poderosa en lo visual que engancha por lo adictivo de su trama policíaca. El personaje del agente Aaron Falk aparece en una segunda novela de su autora titulada «Force of Nature», aún no llevada a la pantalla.

Años de sequía cuenta con una estupenda interpretación basada en la contención emocional de Eric Bana que también transmite gran química sexual en pantalla con Genevieve O’Reilly en una subtrama romántica que podría haber caído en el tópico de rememorar viejas relaciones, pero que aquí tiene implicaciones más intrincadas si analizamos el pasado de los personajes donde solo eran amigos y cuyo verdadero nexo en común es Luke, el presunto asesino, y Ellie, la chica que presuntamente se suicidó, es decir, les une la propia nostalgia hacia un pasado irrecuperable. Años de sequía finaliza en los créditos con una bellísima versión acústica y melancólica del «Under The Milky Way» de The Church, interpretada por la actriz BeBe Bettencourt, estupendo colofón emocional para una historia de intriga sobrevolada siempre por un tono trágico arrebatador.


¿Qué te ha parecido la película?

Años de sequía

7.7

Puntuación

7.7/10

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
A %d blogueros les gusta esto: