SUNDANCE 2022. Crítica de ‘Leonor will never die’: Oda inteligente y emotiva al cine de acción

Las críticas de David Pérez «Davicine» en el Festival de Sundance 2022:
Leonor will never die

Ficción y realidad se desdibujan cuando Leonor, una cineasta jubilada, entra en coma después de que un televisor aterriza sobre su cabeza, obligándola a convertirse en la heroína de acción de su guion inacabado. Escrita y dirigida por Martika Ramirez Escobar, Leonor will never die está protagonizada por Sheila Francisco, Bong Cabrera, Rocky Salumbides y Anthony Falcon. La película se ha podido ver el 22 de Enero de 2022 dentro de la programación del Festival de Sundance 2022.

Una metapelícula de armas tomar

Con su debut cinematográfico, la escritora y directora Martika Ramírez Escobar expresa un amor gozoso por el cine a través de la forma irreverente de esta película con una cautivadora interpretación principal. La cineasta combina locas desventuras, increíbles recreaciones de época y narraciones autorreflexivas mientras fundamenta la historia en las emociones genuinas de una familia repentinamente destrozada.

En Leonor will never die, Leonor Reyes fue una vez una pieza importante en la industria cinematográfica filipina después de crear una serie de exitosas películas de acción, pero ahora su familia lucha para pagar las facturas. Cuando lee un anuncio en busca de guiones, Leonor comienza a jugar con un guion inacabado sobre la búsqueda del joven y noble Ronwaldo, obligado a vengar el asesinato de su hermano a manos de matones.

Si bien su imaginación le proporciona un escape de la realidad, se lanza con todo después de que un accidente relacionado con un televisor la deja en coma y la transporta dentro de la incompleta película. Ahora Leonor puede vivir sus sueños más salvajes de primera mano y descubrir el final perfecto para su historia.

Una oda al cine de los 80… filipino y de acción

Leonor Reyes (Sheila Francisco) vive por y para sus películas, y es capaz de usar el cine para darle su propio giro a los eventos de su vida, sirviendo de base a esta oda al cine de Martika Ramirez Escobar, específicamente a las películas de acción filipinas de los años 80.

Tal y como me sucediera con Vengeance Is Mine, All Others Pay Cash tras su visionado en Seminci, aún se me hace raro ver en según qué festivales ciertas películas que se salen de la tónica general, y al igual que sucediera con la película de Edwin, lo que aquí de inicio podría parecer algo atípico, acaba convirtiéndose en un delicioso primer largometraje capaz de jugar con su narración sin sacrificar su pasión y creatividad.

Una abuela al frente de la acción

Acostumbramos a ver héroes de acción jóvenes y musculosos al frente de las películas de aventuras y artes marciales que llevamos consumiendo durante décadas, pero Leonor will never die se sustenta gracias a la actuación principal de Sheila Francisco. Esta mujer que parece algo senil, que vive de sus recuerdos y acaba en coma, es el motor de todas las acciones, y es que nadie podría llevar a cabo su venganza en una película si no hubiera un guionista detrás de sus acciones… y ese es el personaje de Francisco.

Mientras que su personaje comienza la película de forma pasiva y enfrentada a su hijo, Rudie (Bong Cabrera), quien tiene la responsabilidad de cuidarla, la presencia de Leonor se vuelve más palpable a medida que toma control de su vida, especialmente cuando la película pasa de la imaginación a la realidad de Leonor, dejando patente un encanto único.

A pesar de la facilidad con la que Leonor y la película podrían perderse dentro de la película de acción incompleta que literalmente se escribe y se reescribe a sí misma, la guionista y directora no quiere dejarnos dentro de la película imaginada y con acierto nos devuelve con frecuencia a la realidad, combinando sabiamente ambas historias paralelas que se cruzan de forma sorprendente, con muchos paralelismos entre la vida de Leonor y el guion que ha escrito.

Leonor will never die solo tiene un problema, y es cuando el personaje que da título a la película no está en pantalla, perdiendo su carisma al no tener otros personajes tan interesantes y bien desarrollados. Junto a ella cabe destacar la presencia del espectro del hermano de Rudie, Ronwaldo (Anthony Falcon), quien recientemente falleció en un accidente, e intentan acercar a Leonor y Rudie a través de su dolor compartido, pero Rudie no es un personaje interesante ni Cabrera tiene una presencia imponente como para mantener la película con sus escenas en solitario.

El poder del cine sobre la vida real

Leonor will never die podría parecer que es una mera película de acción para homenajear un género, pero la cineasta sabe muy bien lo que tiene entre manos, quiere demostrar su pasión por el séptimo arte y ha sacado adelante una metapelícula capaz de jugar constantemente con su forma, mientras plasma su fascinación por las películas de acción y expone la importancia que tiene el poder del cine sobre la vida real, y no como mera vía de entretenimiento.

Sin saber el presupuesto con el que ha contado la película, no parece que hayan escatimado a la hora de conseguir su objetivo, y cada línea de guion, cada decisión creativa y cada plano parecen calculados milimétricamente para conseguir su objetivo, cambiando la relación de aspecto y la calidad visual según estamos en la «película original» o al entrar en la película de Leonor. Como Dorothy en El Mago de Oz, que pasa del blanco y negro al color, la relación de aspecto se reduce, suena un bajo y sumergen a Leonor en uno de sus propios guiones, demostrando una pasión increíble por el cine con una metanarrativa que no deja de asombrarnos y divertirnos.

Las aventuras de Leonor en la película dentro de la película está rodada de forma completamente diferente a la vida real, resultando en una especie de tierna y complaciente parodia de los héroes de acción de esas películas malas que se hacían en Asia en los 80. Los golpes resuenan, los planos se cortan de forma brusca, el montaje peca de una ausencia de creatividad, los efectos de sonido son malos y la partitura nos descoloca. Pero en vez de mostrarlo desde la crítica, Escobar quiere que nos preguntemos como estos hombres fuertes han llegado a ser idealizados como salvadores del mundo real, lo que no es exclusivo del cine de Asia dado que hemos tenido héroes de acción de todas las nacionalidades y en todas las épocas.

Leonor will never die es toda una experiencia visual con la que los fans del cine de acción de bajo presupuesto disfrutarán y, tras una capa de casposidad emotiva de un cine que ya no se hace, esconde un guion inteligente plasmado de forma creativa hasta la última de sus escenas, capaz de hacernos reflexionar sobre el guion de nuestras propias vidas.


¿Qué te ha parecido la película?

Leonor will never die

6.5

Puntuación

6.5/10

David Pérez "Davicine"

Informático de profesión, cinéfilo de afición. Bloguero, tuitero y todo lo que me permita comunicarme. En mis ratos libres escribo en esta web, y me dejo ver en RTVCyL. Twitter e IG: @davicine79.

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
A %d blogueros les gusta esto: