66 SEMINCI. Sección oficial. Crítica de ‘Vengeance is mine, all others pay cash‘: Homenaje al cine de artes marciales de los 80

Las críticas de David Pérez «Davicine» en la 66 SEMINCI:
Vengeance is mine, all others pay cash

En una sociedad dominada por el machismo, un pájaro en hibernación se convierte en un asunto serio. En una vida de brutalidad, el pájaro dormido es una alegoría de una vida pacífica y serena. Así se define Vengeance is mine, all others pay cash (Seperti dendam rindu harus dibayar tuntas), dirigida por Edwin, y protagonizada por Marthino Lio, Ladya Cheryl, Sal Priadi, Reza Rahadian, Ratu Felisha, Kevin Ardillova, Kiki Narendra y Djenar Maesa Ayu. La película se presenta en la 66 Seminci, dentro de la Sección Oficial a concurso, el 29 de octubre de 2021.

Rompiendo los esquemas y las cabezas

No es ningún secreto que en cada festival de cine hay algunas películas que quedan para el recuerdo, para bien o para mal, o sencillamente por algo en ellas que nos rompe los esquemas, y es que los festivales de cine son para asumir riesgos, dado que ahí es donde nos salimos del cine comercial habitual que inunda las salas y podemos ver películas diferentes, hasta podríamos decir que experimentales, que en ocasiones ni nos plantearíamos ver en pantalla grande… o pequeña.

Lo más sorprendente es cuando te encuentras una película como Vengeance is mine, all others pay cash en un festival en el que este tipo de cine no se muestra habitualmente. Si llego a ver esta cinta indonesia en la sección Brigadoon de Sitges habría salido cuanto menos contento con lo que habría visionado, pero ver en Seminci un romance poco convencional plagado de artes marciales es algo que, ciertamente, me ha descolocado, aunque es un punto a favor del festival apostar por otro tipo de cine en su sección oficial.

En Vengeance is mine, all others pay cash, Ajo Kawir es un luchador que no teme a nada, ni siquiera a la muerte. Su furioso impulso de luchar está alimentado por un secreto: su impotencia. Cuando se cruza con una luchadora muy correosa llamada Iteung, Ajo acaba magullado y maltrecho, pero también se enamora de la cabeza a los pies. ¿Adónde le conducirá el nuevo rumbo de los acontecimientos? ¿Acaso a una existencia feliz en compañía de Iteung y, en último término, a la serenidad que necesita?

Una historia de amor entre peleas

La historia gira alrededor de Ajo Kawir (Marthino Lio) e Iteung (Ladya Cheryl), que se enamoran hasta la médula tras una dura pelea. Marthino Lio da vida a un matón impotente que demuestra su virilidad a través de la violencia, y se las ve con la guardaespaldas de un mafioso a la que ser mujer no le impide responder en consecuencia ante cualquier rival. Esa mujer, interpretada por Cheryl, es lo que se necesita para acercar a nuestro tiempo este homenaje al cine de artes marciales de los 80, pues es una mujer luchadora e independiente, algo que en esa época y sociedad parecía muy difícil, pero nos recuerdan que por desgracia, tanto antes como ahora, se es víctima de abusos.

A pesar de ser Lio el protagonista principal, o al menos sobre el que gira la trama, llama la atención el protagonismo que recae sobre la actriz que interpreta a Iteung, sirviendo su experiencia en su país para recrear con realismo las circunstancias que con frecuencia experimenta en su vida cotidiana. Estamos ante un personaje femenino caracterizado por la determinación que no se rinde ni ante las dificultades más complejas, llevando a cabo su venganza de manera eficiente.

Homenajeando un cine pasado pero no olvidado

Vengeance is mine, all others pay cash es un homenaje en toda regla al cine de artes marciales de la década de 1980 pero no solo en el estilo y la narración, sino también en el aspecto visual que luce, sintiéndose como si hubiera sido rodada en los 80, elevando su atractivo cinematográfico para quienes adoramos una buena película retro de artes marciales. Puede que no todos reciban este título de la misma forma, pero quienes nos hemos criado viendo películas de acción de bajo presupuesto disfrutamos este homenaje.

La excelente cinematografía de Akiko Ashizawa recrea una apariencia que parece que nos llega de muchas décadas atrás, pero se las arregla para que no luzca anticuada y pasada de moda. De la misma forma, el diseño de sonido de la película también busca acercarnos a las películas antiguas de artes marciales, resaltando cada golpe tal y como veíamos en las películas asiáticas antiguas. Y no podemos olvidarnos del uso de la cámara, para mantenerse fiel al estilo que quiere inculcar a la película, lo que no hace más que hacer elogiable el esfuerzo realizado para que disfrutemos de esta producción de gran colorido.

Puede que el exceso de subramas y giros no ayuden a una gran coherencia narrativa, provocando cierta confusión en algunos momentos, pero Vengeance is mine, all others pay cash es una película que resulta familiar -por el género que homenajea- y sorprendente -por cómo recupera esas películas de los 80 para acercarlas de nuevo a nuestro tiempo-. Una apuesta ganadora para los amantes de este tipo de películas, que sorprende aún más por el festival en el que se ha podido ver.


¿Qué te ha parecido la película?

Vengeance is mine, all others pay cash

6

Puntuación

6.0/10

David Pérez "Davicine"

Informático de profesión, cinéfilo de afición. Bloguero, tuitero y todo lo que me permita comunicarme. En mis ratos libres escribo en esta web, y me dejo ver en RTVCyL. Twitter e IG: @davicine79.

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
A %d blogueros les gusta esto: