Crítica de ‘La abuela‘: Escaso terror para una idea poco desarrollada

Las críticas de Óscar M.:
La abuela

En La abuela, Susana se está curtiendo como modelo en París, pero una llamada hace que vuelva a Madrid: su abuela Pilar, a la que adora, está enferma y ha perdido el habla. Susana no lo tiene fácil, el carácter cada vez más errático y la presencia silente de la anciana parecen esconder algo espeluznante.

La película está dirigida por Paco Plaza ([REC], Verónica) y cuenta con un reducido reparto formado por Almudena Amor (El buen patrón), Vera Valdez y Karina Kolokolchykova. Tras varios retrasos, se estrena en salas de cine el 28 de enero de 2022 gracias a Sony Pictures, tras su paso por los festivales de Sitges y Donostia.

Demasiada información inicial

Se oye «Elegía al jardín de mi abuela» de Vainica Doble (las que también cantaban la cabecera del programa «Con las manos en la masa» junto a Joaquín Sabina) en la apertura de La abuela, una canción que tiene una letra llena de dobles significados y se convierte en banda sonora mientras entramos (real y figuradamente) por la puerta de la nueva película de Paco Plaza.

Dicha canción parece ser también el origen de la historia escrita por Carlos Vermut, puesto que si prestamos atención a la letra prácticamente nos está contando todos los detalles del argumento, y ahí radica el principal problema de la película: acabamos de descubrir el giro secreto en apenas dos minutos mientras nos sorprendemos por lo explícito que vemos en pantalla.

Aunque este descubrimiento lastra en gran medida el interés del espectador, el desarrollo posterior de la historia tampoco es muy positivo. Hay demasiada digresión y toda la parte dedicada a la nieta de la protagonista del título parece escrita simplemente para que la película alcance la hora y media de duración.

Miedo a la vejez en horas bajas

Vermut intenta apelar a uno de los mayores miedos de todo ser humano: cada día que pasa es un día menos para la inevitable llegada de la señora de la guadaña. El paso del tiempo y su velocidad están en los relojes de la pared de la casa y en las arrugas de la piel de la abuela, chocando constantemente con la fugacidad de los anuncios de las marquesinas que protagoniza la nieta y la tersa piel que luce en sus poco justificados desnudos.

Pero el guion es superficial en materia filosófica y prefiere recurrir a la imaginación y el ocultismo, obligando en gran medida a la participación del espectador para rellenar los agujeros de una historia que quiere ser una actualización menos mística de El ansia, el referente pajillero heterosexual de los ochenta sobre el vampirismo y el lesbianismo.

Con mucha menos pretenciosidad que Byzantium (que también trató el tema lesbo-vampírico) y sin la cutrez chusca de The midnight hour, La abuela se alarga innecesariamente de manera redundante y con unos diálogos poco realistas (preguntar qué le está pasando a un personaje que no ha articulado palabra en una hora de metraje tiene muy poco sentido) para una historia que daba para poco más que un cortometraje.

La dirección y la interpretación a su favor

Parece que Paco Plaza es consciente de estas deficiencias y utiliza recursos cinematográficos de suspense para intentar mantener la atención del público, así los crujidos de las puertas y del suelo, junto con alguna que otra secuencia onírica, convierten a la casa en un personaje más, algo que empieza a convertirse en una marca característica del autor (como en [REC] y en Verónica).

El director también consigue sacar lo mejor de Vera Valdez (llena la pantalla nada más que con su presencia, aunque esté vestida sólo con un camisón y a pesar de que su personaje no habla y prácticamente no se mueve) y de Almudena Amor, demostrando que veinte años dirigiendo son un buen aval, aunque Jaume Balagueró (su compañero de dirección en [REC]) tuviera más experiencia previa a su colaboración.

Plaza consigue mejorar el texto de Vermut y la hora y media de duración de La abuela pasa rápido, pero sin apenas sobresaltos y con una resolución final que sólo confirma las sospechas que teníamos desde el principio, que la historia es la que es y que el tiempo que pasemos en ella es lo que denominamos «vida». Hasta la próxima resurrección.


¿Qué te ha parecido la película?

La abuela

5

Puntuación

5.0/10

Un comentario en «Crítica de ‘La abuela‘: Escaso terror para una idea poco desarrollada»

  • el 7 febrero, 2022 a las 05:57
    Enlace permanente

    Volví a una sala de cine comercial después de varios años. Desafortunado regreso. La película es discreta. Poco más.puedo decir. Lo mejor es la interpretación de almudena amor que transmite bien a pesar de ese flequillo lamentable. La brasileña verá validez? Difiero de muchos críticos. No habla. Sólo mira como cualquier anciano impedido seriamente. Los terrores de la nieta dan para 20 min no para la hora exhibida. A la película le falta ritmo. No interesa lo que pueda pasar una vez transcurre lo evidente. El final? Menos mal que fueron 100 minutos para si el director fuera de hollywood 2 o más horas serían un suplicio. Hay documentales de la 2 con más.tension y fuerza. Una obra menor y bastante olvidable.

    Respuesta

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
A %d blogueros les gusta esto: