Crítica de ’Bloodshot’: Acción futurista para fans de Vin Diesel

Las críticas de David Pérez «Davicine»:
Bloodshot

Dirigida por Dave Wilson, quién deja el universo de los efectos visuales para estrenarse en la dirección de este largometraje con espíritu de videojuego, Bloodshot está basada en los cómics superventas de Valiant, con Vin Diesel (Fast & Furious) al frente de un reparto que completan Eiza González (Baby Driver, Fast & Furious: Hobbs and Shaw), Guy Pearce (Memento, Iron Man 3), Sam Heughan (Outlander) y Toby Kebbell (La guerra del planeta de los simios, Un monstruo viene a verme). La película se estrenó en cines el 6 de marzo de 2020 de la mano de Sony Pictures Entertainment Iberia, está a la venta en formato físico desde julio de 2020, y llega a Netflix el 31 de diciembre de 2021.

Un futuro de súper humanos

Vin Diesel no abandona la acción que tanto gusta al público y a él mismo, y se mete en esta ocasión en la piel de Ray Garrison, un soldado caído recientemente en combate y vuelto a la vida por la corporación RST como el súper humano Bloodshot.

Con un ejército de nanotecnología en sus venas y una fuerza imparable, es más poderoso que nunca y capaz de auto sanarse instantáneamente. Pero con el objetivo de controlar su cuerpo, la compañía ha tomado el control de su mente y sus recuerdos. Ray ya no sabe qué es real y qué no lo es – pero su misión será averiguarlo.

Volvemos al cine de los 90

Bloodshot tiene una historia familiar de venganza bastante simplificada, respetando el esqueleto básico de la obra original y conservando con acierto los giros importantes, pero por desgracia es muy poco convincente, y eso que no se espera demasiado de una película de acción futurista creada para ser palomitera.

La película comienza con los clichés que tanto acostumbramos a ver desde los noventa, con un protagonista que en realidad es un antihéroe clásico, aunque no es por exigencia del guion dado que los cómics más recientes ya incorporaban esos clichés.

Por desgracia, también toma de los noventa el estilo visual con una estética que poco aporta y menos sorprende. Desde el choque inicial en un túnel hasta algunas balas que rebotan en el personaje principal y los «nanobots» que se abren paso por las venas del protagonista, el resto del CGI recuerda demasiado a la estética de juegos de ordenador poco relevantes y de escaso deleite visual. En contra de lo que podría parecer, algunas de las escenas de acción más convincentes son conseguidas gracias a un rápido movimiento de cámara y una más rápida puesta en escena.

Pero no por quejarme de lo anterior quiere decir que la película sea mala en si misma, pues realmente es entretenida y más profunda que cualquiera de las película de superhéroes promedio, pero la selección del reparto no ayuda para nada a elevar la calidad, con muchos actores a los que cuesta ver en sus roles y unos diálogos que parecen escritos para salir del paso, y es que tenemos un montón de actuaciones tremendamente exageradas, que mantienen la película arraigada al territorio de cine de serie B, que es donde parece que debería encajar a pesar del presupuesto.

Vin Diesel sabe lo que tiene entre manos

Si del reparto debemos destacar a alguien, ese es Vin Diesel, que para deleite de sus fans repite en Bloodshot lo que lleva haciendo durante mucho tiempo, recordando a muchas de sus películas anteriores, y siendo el principal reclamo de la película, pues de él depende en gran parte mantener el interes de los espectadores y el espectáculo.

Las superestrellas como Dwayne ‘The Rock’ Johnson y Vin Diesel estaban destinadas a ser superhéroes en algún momento, y Diesel consiguió con esta película lo que llevaba tiempo intentando, aunque camuflado como una mera película de acción, pero demostrando que sabe gestionar las escenas de acción como lo ha hecho con muchas otras franquicias de acción en el pasado.

Eiza González también entra como una estrella de acción con esta película, ya que sus habilidades también se pueden ver por aquí, quien se las arregla para ser a la vez deslumbrante y ruda al conseguir sus propias escenas de lucha.

Junto a ellos tenemos a Alex Hernandez y Sam Heughan funcionando bien con sus secuencias de acción. Lástima que en lo que respecta a la acción funcionen bien, pero en lo que se refiere a las escenas con diálogos no logremos verlos ni convincentes ni naturales, siendo en ese aspecto el único que destaca Guy Pearce como un buen villano, y es que siempre tengo la sensación que Pearce es mejor que muchas de las películas que protagoniza.

Bloodshot es una película hecha para los fans incondicionales de Vin Diesel, pero a pesar del deseo de Sony por crear un universo cinematográfico al más puro estilo Marvel, prácticamente no existe la esperada construcción de la base para una franquicia. Estamos ante un híbrido que mezcla los géneros del cine de superhéroes, de acción y de ciencia ficción y que nos mantiene comiendo palomitas tan sólo gracias al saber hacer de Diesel como héroe de acción.


¿Qué te ha parecido la película?

3/5 - (1 voto)

Bloodshot

6

Puntuación

6.0/10

David Pérez "Davicine"

Informático de profesión, cinéfilo de afición. Bloguero, tuitero y todo lo que me permita comunicarme. En mis ratos libres escribo en esta web, y me dejo ver en RTVCyL. Twitter e IG: @davicine79.

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
error: El contenido está protegido.
A %d blogueros les gusta esto: