TERROR MOLINS 2021. Crítica de ‘The Righteous’: Culpa y castigo

Las críticas de Daniel Farriol en Terror Molins 2021:
The Righteous

The Righteous es un thriller psicológico canadiense con elementos sobrenaturales escrito y dirigido por Mark O’Brien. La historia nos muestra a un hombre atormentado que siente la ira de un Dios vengativo tras recibir la visita de un misterioso desconocido. Está protagonizada por Henry Czerny (The Other Half, Remember), Mark O’Brien (Blue Bayou, Hammer), Mimi Kuzyk (Steel, Alto voltaje), Mayko Nguyen, Kate Corbett y Nigel Bennett. La película se ha estrenado en España en Filmin dentro de la programación del Terror Molins 2021.

Comulgar con la influencia de los cineastas clásicos o de culto

The Righteous es un intenso y poderoso thriller psicológico que aborda temas profundos como la culpa, la fe, los remordimientos y el perdón. Es el debut en la dirección del actor Mark O’Brien que toma como referentes para su puesta en escena a cineastas tan diversos como Bergman, Haneke o Cassavetes. La decisión de rodar en blanco y negro, más allá de una decisión puramente estética, le sirve al director para crear un universo atemporal donde el contraste de la luz es un símil del concepto taoísta del yin y el yang, la dualidad de las personas, del pasado y del presente, de lo visible y lo oculto, tantas situaciones opuestas que a la vez son complementarias para definir cualquier aspecto de la vida y de nuestras decisiones.

The Righteous es una obra ambiciosa y compleja, visualmente apabullante, que desafía al espectador con constantes preguntas teológicas. Sorprende la enorme madurez en la dirección de un debutante como O’Brien, que también acomete el reto de dirigirse así mismo, recopilando imágenes que remiten al expresionismo alemán o a la austeridad escénica de clásicos como Los comulgantes (Ingmar Bergman, 1963). Con un texto eminentemente teatral, de largas secuencias y diálogos, el fotógrafo Scott McClellan (Blood and Water, Slasher) encuentra la manera de transmitir la incertidumbre y creciente tensión a través de encuadres prodigiosos que extraen toda la belleza visual de un escenario reducido. Sin duda, el trabajo de cámara es uno de los aspectos más destacables de esta sorprendente producción canadiense.

 

La redención a través de la justicia divina

La historia de The Righteous te lleva por territorios desconcertantes. El protagonista es un ex-sacerdote que dejó la Iglesia para casarse con una mujer con la que crió una hija adoptada. La trágica muerte de la pequeña en un accidente provoca en su mente un debate sobre Dios y la fe que toma literalmente forma con la inesperada presencia de un joven que aparece herido en la puerta de su casa. Tras las reticencias iniciales de la pareja, deciden acogerlo en su hogar y, cada vez, se sienten más cómodos con su presencia que, de alguna manera, sustituye el hueco emocional que ha dejado en sus corazones la ausencia de la hija fallecida. Pero el enigmático chico guarda muchos secretos relacionados con el pasado del hombre que irán desvelándose poco a poco hasta estallar de una manera casi apocalíptica.

El proceso destructivo de la convivencia tiene muchas referencias bíblicas para plantear cuestionamientos de ética adulta sobre cuál es nuestro acercamiento a la fe y a la posible redención de nuestros pecados. El guion apuesta por introducir elementos sobrenaturales que irán confundiendo al espectador entre lo que es real y lo que forma parte de las pesadillas del protagonista. En ese sentido, el filme funciona mejor en la duda que cuando decanta la balanza hacia lo explícito, pero sin llegar a perder el pulso narrativo en ningún momento.

Pese a ser una película que basa su fuerza expresiva en las magistrales interpretaciones del trío formado por Henry Czerny, Mimi Kuzyk y Mark O’Brien, o en las densas conversaciones nocturnas comparables a las parrafadas recitadas en Misa de medianoche (Mike Flanagan, 2021), existe una constante sensación de desasosiego, inquietud y del peligro inminente que acecha sobre la casa que te va calando en los huesos. La música de Andrew Staniland puntea esa pesada atmósfera emocional llena de recovecos morales a través de un sonido de cuerdas afiladas que usa con inteligencia para anticipar la deriva de la trama hacia el horror sobrenatural. The Righteous es un debut con más virtudes que errores, una atrayente propuesta de gran brillantez escénica que integra de manera orgánica la doble moral existente en la espiritualidad de los credos y que ofrece una perversa revisión del significado que tiene el castigo o la justicia divina.


¿Qué te ha parecido la película?

The Righteous

7.2

Puntuación

7.2/10

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
A %d blogueros les gusta esto: