Crítica de ‘Más allá de los dos minutos infinitos’: El bucle más divertido

Las críticas de Daniel Farriol:
Más allá de los dos minutos infinitos

Más allá de los dos minutos infinitos es una comedia de ciencia-ficción japonesa dirigida por Junta Yamaguchi con guion de Makoto Ueda (Night Is Short, Walk On Girl, Grappler Baki wa BL dewa naika to kangae tsuzuketa otome no kiroku). La historia sigue a Kato, propietario del Café Phalam, que descubre que el televisor de su apartamento muestra de repente imágenes del futuro con dos minutos de anticipación. La pantalla de su casa y el ordenador del café parecen estar conectadas de alguna manera, por lo que junto a algunos clientes habituales empieza a explorar este curioso fenómeno. Está interpretada por Kazunari Tosa, Aki Asakura (Blood-Club Dolls 1, Mobile Boyfriend), Riko Fujitani, Gota Ishida y Yoshifumi Sakai. La película se presentó en el Festival de Sitges 2021 y puede verse en Movistar+, Filmin y Rakuten TV, desde el día 2 de Noviembre de 2021.

La deconstrucción del subgénero de viajes en el tiempo

Más allá de los dos minutos infinitos (Beyond The Infinite Two Minutes) fue una de las pequeñas grandes sorpresas que nos dejó el pasado Festival de Sitges 2021 y que tiene visos de convertirse en una obra de culto del cine independiente o en círculos de amantes del cine asiático. Muchos se han apresurado, con razón, a compararla con otra película japonesa realizada igualmente con pocos medios y mucha imaginación, la peli de zombis One Cut of The Dead (Shinichirô Ueda, 2017). Además de compartir ambas ese aspecto cutre-amateur de sus imágenes, también desprenden el mismo espíritu festivo y desenfadado o una pasión irrefrenable por los mecanismos internos del proceso creativo de hacer películas.

Si la comedia de terror de Ueda era una inteligente deconstrucción del género zombi ambientado en un ambiente de metaficción al abordar el género desde los entresijos de un rodaje caótico que en su segunda mitad daba sentido a todo lo visto con anterioridad, en esta simpática película del debutante Junta Yamaguchi se abraza el género fantástico, también desde la comedia, haciendo una originalísima deconstrucción de los viajes en el tiempo y las paradojas temporales a través de la historia de dos monitores interconectados que permiten ver el futuro con solo dos minutos de anticipación.

Un iPhone, un plano secuencia y mucho ingenio

Esos simples dos minutos dan para mucho más de lo que imaginamos a priori. Más allá de los dos minutos infinitos ofrece al espectador un divertido juego de repeticiones y bucles temporales que ya parecía agotado por la excesiva proliferación en los últimos tiempos de películas deudoras de la estructura de Atrapado en el tiempo (Harold Ramis, 1993), aunque el trabajo de Yamaguchi podría emparentarse más con el espíritu rocambolesco y lleno de paradojas de Regreso al futuro 2 (Robert Zemeckis, 1989). En realidad se trata de la amplificación del universo ya planteado en el cortometraje de los mismos creadores titulado Howling (2013).

Entre el tono naïf y la comedia surrealista, Yamaguchi graba un filme a tiempo real y a ritmo de vértigo con un equipo ultra reducido, financiada mediante crowdfunding y utilizando como cámara un simple iPhone. La sensación de continuidad de su (falso) plano secuencia de 70 minutos se basa casi exclusivamente en dos localizaciones, la cafetería y el piso del protagonista, utilizando también al unísono dos espacios temporales, presente y futuro, que con el paso de los minutos a su vez se irá subdividiendo y multiplicando hasta el infinito del título (una recreación audiovisual del Efecto Droste). Yamaguchi, el guionista Makoto Ueda y el elenco de intérpretes aprovechan su experiencia conjunta en la compañía teatral Europe Kikai para estructurar su trabajo como si de una obra en vivo a las que están acostumbrados.

Las distintas estancias temporales citadas se retroalimentan de manera ingeniosa para que las repeticiones de las acciones no aburran si no que se complementen a través del humor absurdo y las locas ideas que van teniendo sus entrañables personajes. Más allá de los dos minutos infinitos provocará muchas risas y aplausos al utilizar elementos que otras producciones más costosas no han sabido gestionar con la misma frescura y originalidad, demostrando que una buena idea es mucho más determinante para el resultado final que las limitaciones logísticas o presupuestarias.


¿Qué te ha parecido la película?

Más allá de los dos minutos infinitos

7.7

Puntuación

7.7/10

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
A %d blogueros les gusta esto: