Crítica de ‘Ejército de los ladrones‘: Una grandilocuente aventura plagada de robos imposibles

Las críticas de David Pérez «Davicine»:
Ejército de los ladrones

Una misteriosa mujer recluta a un empleado de banco y experto en cajas fuertes para que ayude a su equipo a robar tres legendarias cajas fuertes de Europa. Ejército de los ladrones, precuela de Ejército de los muertos, está centrada en Ludwig Dieter, interpretado también previamente por Matthias Schweighöfer.

Cuenta con guion de Shay Hatten, quien ya participó en Ejército de los muertos, aunque en esta ocasión no es Zack Snyder quien dirige sino el propio Schweighöfer, quien hace las veces de director y protagonista de la película. El resto del reparto lo completan Nathalie Emmanuel, Guz Khan, Ruby O. Fee, Stuart Martin, Jonathan Cohen, Noemie Nakai y Peter Simonischek. La película se estrena en Netflix el 29 de octubre de 2021.

Una precuela muy original

En un mundo plagado de precuelas y secuelas, es de agradecer que de vez en cuando nos sorprendan con algo original y que se diferencie de su predecesora. Ese es el caso de Ejército de los ladrones, precuela de la película de Zack Snyder de zombies pero que funciona como una película de robos al más puro estilo de la saga Oceans, con más bien pocas referencias a los no muertos que vimos en la primera película y que abrió el camino de esta película.

Esta precuela está protagonizada por Dieter, cajero del banco de un pueblo que se ve arrastrado a una aventura irrepetible cuando una misteriosa mujer lo recluta para un grupo integrado por los criminales más buscados por la Interpol. ¿Su plan? Robar varias cajas fuertes legendarias y supuestamente imposibles de forzar dispersas por toda Europa.

Ludwig Dieter, cuyo nombre real y menos glamoroso es Sebastian, es alguien que está obsesionado con las cajas fuertes y se ve introducido en una aventura que jamás hubiera imaginado que podría vivir, pero realmente no es un ladrón aunque se vea involucrado en esta sucesión de robos a gran escala donde no falta la acción y la velocidad. No ser ladrón de profesión ni ser un auténtico héroe hace que la película tenga un toque cómico y distendido al mostrarnos a este personaje en situaciones cuanto menos complicadas para él, y sea más cómica que otras películas de robos vistas hasta la fecha, siendo de la misma manera bastante original y sirviendo de presentación para un personaje que conocimos ya con todas sus habilidades abriendo cajas fuertes.

El placer de abrir cajas más que de robarlas

Ejército de los ladrones no muestra interés en desentrañar la complejidad de la logística de cómo entrar y salir de un banco, pues tenían claro que las películas de Ocean’s casi seguro siempre quedarían mejor en esa faceta, pero eso hace que la película sea divertida y sorprendente. A este «ladrón» no le interesa tanto el dinero como el placer de tener acceso a una serie de cajas fuertes alrededor de las cuales hay una gran mística, y el riesgo es compensado por la sensación que tiene al abrir poco a poco las complejas cajas fuertes diseñadas y construidas por un cerrajero alemán en homenaje a las cuatro óperas que componen la obra de Richard Wagner.

El anillo del nibelungo​ es un ciclo de cuatro óperas épicas, compuestas por Wagner y libremente basadas en figuras y elementos de la mitología germana, particularmente las sagas islandesas, así como del Cantar de los nibelungos medieval. Las cuatro cajas fuertes circulares y de pared, con su ornamentada complejidad, aportan un toque de fantasía y ciencia ficción clásica a esta película de robos. Gracias a la obsesión de Sebastian, la película resulta más atractiva cuando este genio de cajas fuertes se para frente a estos artilugios sin saber nada de ellos y descubre cómo abrirlos con… su oído.

Más allá de la acción y la espectacularidad de las persecuciones, el apartado visual destaca cuando vemos cómo funciona internamente cada caja, y es que cuando Sebastian se acerca a cada una comienza a sentir como es su interior y vemos en todo su esplendor como las filas de engranajes van encajando en su lugar. Podría haber quedado como un recurso meramente resultón pero realmente estas escenas son ingeniosas y encajan a la perfección en la historia como encaja cada una de sus piezas a la hora de abrirse.

Un grupo típico y tópico… y lo saben

Sebastian, interpretado por Matthias Schweighöfer, se une a un grupo de ladrones con unas habilidades especiales cada uno de ellos, como era de esperar en una película de este tipo y que en ningún momento ocultan que efectivamente esta precuela no busca sorprender en ese aspecto. Schweighöfer conoce al personaje que interpreta por dentro y por fuera, y lo que lo hizo en Ejército de los muertos lo vuelve a hacer aquí: reacciones inesperadas, algo infantiles, plagadas de humor, pero con unas habilidades que hacen que tenga mucho valor para cualquier misión que se precie. Entre los integrantes de esta aventura destaca Gwendoline, una ladrona de joyas interpretada con mucho carisma por Nathalie Emmanuel, mezclando sensualidad con dureza, ofreciendo escenas melancólicas, románticas, íntimas pero también cargadas de adrenalina cuando debe demostrar sus habilidades cuerpo a cuerpo, resultando una interpretación convincente y siendo un personaje del que no dudamos que sea una auténtica heroína de acción.

Schweighöfer y Emmanuel tienen una buena química en pantalla, y aunque su subtrama romántica podría no funcionar para todos, si creo que es capaz de ser veraz para muchos espectadores. El resto del equipo está formado por los personajes arquetípicos que cabría esperar de una película como esta, encabezados por el violento hombre de acción que se llama a sí mismo Brad Cage (Stuart Martin), una fusión de Brad Pitt y Nicolas Cage que cumple con el estereotipo de tipo duro poco inteligente que solo busca sacar beneficio a costa de los demás. Completan el equipo Korina (Ruby O. Fee), una hacker bohemia con muchas habilidades sociales a diferencia de lo que cabría esperar, y un conductor para las huidas llamado Rolph (Guz Khan), quien bajo su frondosa barba esconde un sarcástico e insaciable comedor de bocadillos con ganas de acción y una gran habilidad para conducir al límite.

Ejército de los ladrones es una película de acción que bien podría disfrutarse en pantalla grande, pero entra dentro del catálogo de Netflix para destacar como una grandilocuente aventura plagada de robos imposibles y muchos momentos de humor.


¿Qué te ha parecido la película?

Ejército De Los Ladrones

7.5

Puntuación

7.5/10

David Pérez "Davicine"

Informático de profesión, cinéfilo de afición. Bloguero, tuitero y todo lo que me permita comunicarme. En mis ratos libres escribo en esta web, y me dejo ver en RTVCyL. Twitter e IG: @davicine79.

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: El contenido está protegido.
A %d blogueros les gusta esto: