Crítica de ‘Hasta el Horizonte‘: En busca de la emoción perdida

Las críticas de David Pérez “Davicine”:
Hasta el Horizonte

Los creadores de Calle Cloverfield 10 e Infierno azul nos traen Hasta el Horizonte, una historia de supervivencia de una pareja separada que tendrán que unirse de nuevo para mantenerse con vida a bordo de una avioneta a punto de estrellarse. Dirigida por Mikael Marcimain (El topo, Call Girl), está protagonizada por Allison Williams (Déjame salir, Girls) y Alexander Dreymon (The Last Kingdom, Resistencia). La película se estrena en exclusiva en Amazon Prime Video el 1 de agosto de 2021 de la mano de Diamond Films.

Pilota o muere

Estadísticamente, los aviones son el medio de transporte más seguro, pero no por ello muchos dejamos de sentir cierto respeto al estar tan alejados de suelo firme, sensación que se incrementa si el vuelo depende de nosotros mismos sin casi conocimientos de pilotaje, y esa es la idea de esta película. La trama se basa en la peor de las circunstancias en la que podamos encontrarnos como pasajeros: la muerte del piloto. Si bien en el caso de un vuelo comercial de una aerolínea normal no implicaría peligro para nuestras vidas, pues hay copilotos y con suerte algún pasajero que sepa pilotar, un vuelo privado elimina casi todas las posibilidades de éxito.

En Hasta el Horizonte, tiempo después de su ruptura, Sara (Allison Williams) y Jackson (Alexander Dreymon) se reencuentran unos días antes de la boda de un amigo en común que se casa en una isla remota. Juntos atraviesan el océano camino a la boda, pero cuando el piloto de la avioneta sufre un ataque al corazón, ellos deberán hacer lo imposible para mantener la avioneta en el aire. Lo que se suponía debía ser un vuelo rutinario e informal, acaba convirtiéndose en su peor pesadilla. Sin piloto, ni comunicación y sin saber cómo aterrizar el avión, Sara y Jackson solo ven millas de océano y cielo en todas direcciones, y una terrible tormenta que está a punto de envolverlos. Tendrán una sola oportunidad para intentar salvarse, o no habrá vuelta atrás.

Un vuelo demasiado tranquilo

Un vuelo privado sin piloto nos auguraba una buena película de supervivencia llena de acción y drama, pero Hasta el Horizonte tarda en entrar en materia, y hasta casi pasada más de la mitad del metraje no podemos decir que comienza lo que de verdad es la auténtica aventura. Antes de llegar a ese momento simplemente intentan vendernos a los dos personajes principales para que empaticemos con ellos y con su problemática relación amorosa. Una parte de la historia que quizás cueste aguantar si no estamos convencidos de la tormenta de acción que se avecina (o eso nos venden).

Pero al fin llega, la película alcanza ese punto que nos vendieron de un vuelo sin piloto y una historia de supervivencia sin limites… y poco cambia la cosa, pues no tenemos la emoción que cabría esperar. No se si por la falta real de química entre los protagonistas, o por la ausencia de una sensación real de peligro, pero ni las escenas fuera del avión intentando arreglar problemas transmiten la intensidad que debieran, quedando como una mera sucesión de anecdóticas resoluciones de incidencias en pleno vuelo.

Sin química no hay tensión

A la citada falta de química entre sus protagonistas, que puede derivar en esa falta de tensión, debemos acusar en parte al reparto y en parte a los diálogos que les han dado para la ocasión. Allison Williams, a quien recordaremos de la increíble Déjame salir, no parece que se crea en ningún momento que está en peligro, con una sonrisa constante en su rostro y ni el menor atisbo de miedo en su mirada. Los acontecimientos se tornan cada vez más peligrosos, y ella jamás parece cambiar su impávido rostro ni la tensión que transmite, como si estuviera en un viaje de aventuras familiar más que un viaje sin retorno.

Junto a Allison Williams tenemos a Alexander Dreymon, siendo los dos protagonistas absolutos de la película, y puede que él resulte algo más convincente y creíble, pero aún así no logra destacar para mantenernos tensos ni aporta toda la credibilidad que debieran sus actos ante situaciones casi imposibles. Tantos obstáculos deben superar sus personajes que roza lo ridículo, y eso nos saca de la historia una vez detrás de otra.

Hasta el Horizonte es una película que hay que ver sin expectativas de encontrarnos con un film serio y dramático con la dosis de acción necesaria para pegarnos a la pantalla. Una película que prometía mucha acción y tensión, pero que casi me baja tanto la tensión que me deja de regar la sangre el cerebro. Si se logra quitar cualquier esperanza de subirnos la adrenalina, en ese punto se deja visionar como una película agradable, con una historia carente de sustancia pero útil para una sesión de cine en casa sin pretensiones si no tenemos nada mejor que ver entra la amplia oferta de las plataformas. 


¿Qué te ha parecido la película?

Hasta el Horizonte

4.5

Puntuación

4.5/10

David Pérez "Davicine"

Informático de profesión, cinéfilo de afición. Bloguero, tuitero y todo lo que me permita comunicarme. En mis ratos libres escribo en esta web, y me dejo ver en RTVCyL. Twitter e IG: @davicine79.

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: El contenido está protegido.
A %d blogueros les gusta esto: