Crítica de ‘Wrong Turn, Sendero al infierno‘: Charlotte Vega en el camino correcto del reinicio

Las críticas de David Pérez “Davicine”:
Wrong Turn, Sendero al infierno

Wrong Turn, Sendero al Infierno es una propuesta novedosa como reboot de la mítica película de 2003 Wrong Turn, que en nuestro país se tituló KM. 666 Desvío al Infierno. Dirigida por Mike P. Nelson (The Domestics, The Retirement of Joe Corduroy) y escrita por Alan B. McElroy, escritor de la original, está protagonizada por la actriz española Charlotte Vega (El secreto del Puente Viejo, El Club de los Incomprendidos) junto a Adain Bradley, Emma Dumont, Dylan McTee, Daisy Head, Bill Sage y el consagrado actor, ganador del Globo de Oro y de la Copa Volpi del Festival de Venecia, Mathew Modine (Vidas Cruzadas). El estreno en cines en España tiene lugar el 23 de julio de 2021 de la mano de SelectaVisión.

Una gota de esperanza entre tanto reinicio

Actualmente sigue en auge dentro de Hollywood una tendencia un tanto desalentadora, la de hacer remakes, reinicios, reinvenciones o adaptaciones de prácticamente cualquier película. En general, no suelen salir bien paradas, sobre todo cuando se trata de clásicos que todos adoramos y deciden recuperar la “esencia” de la película original para acercarla a las nuevas generaciones. También es habitual que cojan películas de fuera de Estados Unidos para rehacerlas allí y evitar doblarlas o hacer que los espectadores lean subtítulos.

Dentro de esa tendencia, que tantos disgustos nos ha traído, también está la idea de reiniciar una película exitosa más o menos reciente, para sacarla de nuevo adelante unos pocos años después y conseguir hacer pasar al espectador otra vez por taquilla. Algunas de esas películas incluso puede que no consiguieran la repercusión que se merecían, como es el caso que nos atañe ahora, que la película original (que dio paso a una longeva franquicia) a muchos de nosotros nos encantó y entró directa a lo que podríamos decir que es cine de culto, y aún así su reinicio consigue sorprendernos y ser una gran película de forma independiente.

Detrás de Wrong Turn, Sendero al infierno están los productores de la saga de Resident Evil, que son también los productores de A 47 Metros, que fue un éxito en verano de 2018. Mejor aún es que cuenta con el guionista de la primera película, Alan B. McElroy, lo que hace que este reinicio sea una nueva historia con argumento totalmente independiente, pero mantiene toda su terrorífica esencia.

Nunca es bueno salirse del sendero

En Wrong Turn, Sendero al infierno, al desviarse de su ruta de senderismo, Jen (Charlotte Vega) y sus amigos se adentran en las tierras de una comunidad oculta dispuesta a todo para proteger su estilo de vida. El terror de un lugar remoto y aislado y el suspense que destroza los nervios se dan encuentro cuando Jen, su novio Darius y un grupo de amigos parten para hacer senderismo en el Sendero de los Apalaches. A pesar de las advertencias de los lugareños de que no se aventuren fuera del sendero establecido, los excursionistas acaban desviándose del rumbo.

Sin darse cuenta, se adentran en las tierras habitadas por la Fundación, una comunidad oculta de habitantes de las montañas dispuestos a emplear toda clase de métodos letales para proteger su forma de vida. Tras encontrarse repentinamente bajo asedio, Jen, Darius y sus amigos parecen encaminarse inevitablemente hacia el punto de no retorno, a menos que el padre de Jen consiga llegar hasta ellos a tiempo…

Giro equivocado… pero el camino acertado

La franquicia Wrong Turn, que en España comenzó como Km. 666 pero continuó como Camino sangriento, ha estado siempre a la altura de lo que se esperaba de ella, generando muchos fans que adoraban estas películas. Después de una plétora de películas caníbales, la franquicia parecía llegar a su final con una buena conclusión en su sexta entrega hace 7 años, pero la nueva entrega de Mike P. Nelson toma los mejores aspectos de la franquicia y los reinterpreta a su manera para ofrecer una producción que esperamos sea el inicio de una nueva y sangrienta franquicia.

La historia comienza como cualquier otra película de Wrong Turn cuando un grupo de jóvenes se desvían de un sendero de los Apalaches hacia el territorio de La Fundación, una solitaria y aislada comunidad que vive en la montaña distanciada de la la civilización, una comuna secreta que se remonta a antes de la Guerra Civil.

Curiosamente, deciden diferenciarse de las entregas anteriores, pues La Fundación ofrece un nuevo rumbo hacia el que puede dirigirse la franquicia, con una trama central potente y un guion bien escrito. Atrás quedaron los caníbales que cazan deliberadamente a estos molestos jóvenes, y es que La Fundación es una sociedad justa que solo desea que la dejen en paz.

No siempre los malos son quienes lo parecen

El espectador deberá posicionarse y elegir el bando al que unirse, pues si bien lo lógico es que queramos que los jóvenes con las hormonas alteradas sean quienes sobrevivan, en muchas ocasiones sentimos empatía por los miembros de La Fundación, dado que no son los típicos villanos. Los miembros de La Fundación no son maleantes de los bosques ni supremacistas blancos, son una comunidad de personas inteligentes y orgullosas de su forma de vida, y solo hacen lo posible para defenderla.

Con ese punto de partida, este reinicio intenta subvertir algunos clichés típicos de las películas de terror, e incluso de cualquier género, planteando la duda sobre si este grupo de amigos, entre los que nos encontramos una pareja homosexual y otra interracial, es más intolerante que los miembros de La Fundación. Esto permite arrojar algo de luz sobre la intolerancia que nos rodea.

Lejos del camino y de la estética habitual

Si el guion nos sorprende, no menos lo hace la fotografía, el diseño de producción y el vestuario, fantástico en todos y cada uno de los puntos, permitiendo una atmósfera espeluznante pero sin alejarse de la realidad, para que podamos sentir que nosotros mismos pudiéramos acabar en ese bosque.

Mike P. Nelson exhibe un estilo visual que fluye como la sangre a lo largo de la película, empleando una variedad de ángulos de cámara extremos que no se suelen ver demasiado en películas de este tipo, al igual que ciertos paisajes que se alejan de lo lúgubres que suelen ser los decorados y escenarios donde se desarrollan las películas de este género. Los planos aéreos y abiertos contrastan perfectamente con los primeros planos más gráficos y sangrientos.

La sensación de que algo malo va a pasar está permanentemente con nosotros. Es una película capaz de atraparnos, pero no sólo por su atmósfera sino también por cómo refuerzan la sensación de riesgo con una increíble y acertada partitura.

Charlotte Vega no defrauda en el terror

Dentro de lo que es habitual en este género, y por género me refiero a las películas en las que un grupo de amigos se pierde en el bosque y comienzan a morir poco a poco, suelen contratar a actores poco conocidos para que no sepamos quién será el primero en caer, y por lo general tampoco requieren de grandes aptitudes interpretativas, pero en esta ocasión la actuación es sólida en todo momento.

A nivel internacional está claro que la única cara conocida en la película es la de Matthew Modine, con un papel escaso, aunque con bastante más relevancia de la que debiera tener, pero en España debemos destacar la presencia de Charlotte Vega, una actriz que se está ganando a pulso un reconocimiento internacional, dotando a la película de bastante credibilidad, dando vida a un personaje muy completo y lleno de matices.

Sabíamos por la promoción que ella era la heroína de la película, pero lo que no esperábamos es que quisiéramos toda una franquicia a su alrededor, pues logra captar nuestra atención con un personaje que evoluciona según experimenta vivencias traumáticas, siendo una mujer fuerte capaz de plantar cara a La Fundación pero también cargar sobre sus hombros todo el peso de la película.

Los fans acérrimos de la franquicia original puede que no digieran fácilmente este reinicio, ya que se aleja mucho de todo lo que tuvieron las originales para que fueran películas de culto, pero abre un nuevo camino. Con una historia independiente, y una forma de contarla visualmente espectacular, Wrong Turn, Sendero al infierno es una emocionante película de terror capaz de equilibrar sus ideas novedosas con los elementos clásicos de la franquicia. Seguro que recupera fans de la original pero también capta una nueva comunidad de seguidores, pues La Fundación ha venido para quedarse.


¿Qué te ha parecido la película?

Wrong Turn

7.5

Puntuación

7.5/10

David Pérez "Davicine"

Informático de profesión, cinéfilo de afición. Bloguero, tuitero y todo lo que me permita comunicarme. En mis ratos libres escribo en esta web, y me dejo ver en RTVCyL. Twitter e IG: @davicine79.

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: El contenido está protegido.
A %d blogueros les gusta esto: