Crítica de ‘Expediente Warren: Obligado por el demonio’: El amor derrota al miedo

Las críticas de Daniel Farriol:
Expediente Warren: Obligado por el demonio
 
Expediente Warren: Obligado por el demonio es la tercera entrega de la franquicia de terror sobrenatural iniciada por James Wan. Primero fue Expediente Warren: The Conjuring (James Wan, 2013). Luego vino Expediente Warren: El caso Enfield (James Wan, 2016). Dirige este tercer capítulo Michael Chaves (La Llorona) con guion de David Leslie Johnson-McGoldrick (La huérfana, The Walking Dead) basado en una historia creada por él mismo junto a James Wan. Ambientada en los años 80, los demonólogos Ed y Lorraine Warren deberán afrontar un nuevo caso en que un hombre, Arne Cheyne Johnson, es acusado de asesinato tras haber sido poseído por un demonio. Detrás del demonio hay un conjuro de invocación que deberán investigar para salvar al chico. En la corte alegará que mató bajo los efectos de una posesión demoníaca.
 
Está protagonizada por Vera Farmiga (Up in the Air, Enamorarse), Patrick Wilson (En la hierba alta, The Assistant), Ruairi O’Connor (El asesino de las postales), Sarah Catherine Hook, Julian Hilliard, John Noble, Eugenie Bondurant y Shannon Kook. La película se estrenó en cines de España el día 4 de Junio de 2021 de la mano de Warner Bros. Puedes verla en Apple TV, Rakuten, Amazon Prime Video, Google Play, Movistar+, Vodafone, Orange TV, Sony y Microsoft desde el día 19 de Julio de 2021.
 

James Wan y su Warrenverso

Los tentáculos del Warrenverso siguen extendiéndose en una de las franquicias de terror más prolíficas de la historia del cine e iniciada en 2013. Tenemos los spin-off sobre la muñeca Annabelle (una trilogía), La monja, La Llorona y próximamente The Crooked Man, pero el eje central sobre el que todas ellas pivotan es la trilogía de The Conjuring que se cierra hasta ahora con Expediente Warren: Obligado por el demonio. Los demonólogos e investigadores paranormales Ed y Lorraine Warren, interpretados por Patrick Wilson y Vera Farmiga, se han convertido ya por derecho propio en la pareja indispensable y más carismática que existe para entender el cine de terror moderno. Y encima existieron de verdad. 
 
Esta tercera parte está dirigida por Michael Chaves y eso se nota. No encontraremos la misma viveza y creatividad estilística en la puesta en escena que despliega James Wan (director de las dos primeras y cabeza pensante de todo el universo Warren). Aún así, la película no es del todo desechable como algunos agoreros se apresuraron a asegurar desde incluso antes de su estreno en cines. Hay que decir que en muchos momentos sí encuentra ese elemento diferenciador tan necesario para no repetir la misma fórmula una y otra vez. Es de agradecer ese intento de reactivar la saga por otros caminos. El inicio no puede ser más terrorífico. Se trata de una larga secuencia con el exorcismo practicado a un niño. Luego, el filme tiende a virar hacia el thriller de investigación paranormal más que al esperado terror puro lleno de jump scares. Eso tiene su parte buena y su parte mala, según sea tu disposición para adentrarte en zonas menos exploradas a lo largo de la franquicia.
 

Ed y Lorraine Warren son las estrellas

Expediente Warren: Obligado por el demonio sucede a principios de los años 80. Como todas las películas dedicadas a los parapsicólogos Ed y Lorraine Warren están basadas parcialmente en hechos reales acontecidos durante sus investigaciones. Para esta película se centran en el caso de Arne Johnson que fue acusado de asesinar a su casero, Alan Bono (en la película Bruno), tras asestarle 22 puñaladas. Intentó librarse en el juicio de su culpabilidad alegando en la corte haber sido víctima de una posesión demoníaca. Cogiendo esa premisa real como punto de partida el guionista David Leslie Johnson-McGoldrick vincula dicha posesión a una maldición derivada de una trama de brujería y ocultismo un poco rocambolesca y a medio cocer.

No es el mejor guion de la saga. Todo lo relacionado con la resolución del caso adolece de bastante falta de imaginación y abusa de los lugares comunes. Por ejemplo, se desaprovechan las posibilidades que tiene un personaje como Kastner (John Noble). Es un sacerdote retirado que posteriormente se interesó por estudiar ocultismo y que guarda algunos secretos inconfesables. En cambio, otros personajes sobran o faltaría profundizar un poquito más en ellos para hacerlos atractivos al espectador.  

Lo más interesante de esta película es centrar la trama en nuestra pareja favorita, Ed y Lorraine. Ellos se erigen en las verdaderas estrellas de la función convertidos en unos Mulder y Scully del terror en que cada uno aporta sus capacidades para desentrañar las pistas que van encontrando por el camino. La película nos habla de sus fortalezas y también de sus debilidades. Después del primer encontronazo con el demonio que mora en el cuerpo del niño exorcizado, el corazón de Ed le empieza a jugar malas pasadas que requieren de una medicación crónica para seguir trabajando. Lorraine utiliza su clarividencia para descubrir la identidad del ocultista que se encuentra tras los ritos con tótems que están provocando las posesiones. Pero de igual modo que ella puede verlo en sus visiones, ella también es vista. Ambos, pues, están expuestos a un serio peligro. Esa creciente vulnerabilidad les humaniza aún más.

¿Un nuevo camino para la saga?

Expediente Warren: Obligado por el demonio homenajea visualmente a películas como El exorcista (William Friedkin, 1973), El exorcista III (William Peter Blatty, 1990) o Pesadilla en Elm Street 4: El amo del sueño (Renny Harlin, 1988), de la que coge prestada para una de las escenas más terroríficas la idea de la cama de agua. Sin embargo, ahondando en la temática del thriller el propio director asegura que su mayor influencia para crear esta película fue la atmósfera malsana que desprende Seven (David Fincher, 1995). Esa pasión del director por el cine de género de los años 70-80 queda sepultada bajo un representación formulista del estilo adoptado por la franquicia. No queda demasiado espacio para la innovación estética o los trucos novedosos.  

Por eso, una película que empieza ciertamente bien, va de más a menos. Aún así, los 112 minutos no se hacen largos ni aburridos. Y sobre todo hay que reconocer la valentía de incorporar ese romántico cierre donde el miedo es vencido a través del amor. Para mi pone un broche perfecto al relato que mantiene más viva que nunca la leyenda de los Warren. Entiendo que los amantes del terror posiblemente echen en falta más sustos, pero los fanáticos de la saga hallarán suficientes motivos para adentrarse en las nuevas aventuras de sus personajes favoritos. Además, se quiera ver o no, este tercer capítulo abre un nuevo camino para abandonar la temática única de la casa encantada. A partir de ahora podremos seguir las peripecias detectivescas de la pareja más allá de esas cuatro paredes mientras recopilan en futuras investigaciones todos aquellos objetos malditos que llenan las estanterías de su Museo de Ocultismo siempre cerrado bajo llave. Sí, queridos amigos, queda Warrenverso para rato. Y yo que lo celebro.


¿Qué te ha parecido la película?

Expediente Warren: Obligado por el demonio

6.8

Puntuación

6.8/10

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: