Crítica de ‘Deep‘: Thriller tailandés que poco aporta

Las críticas de David Pérez “Davicine”:
Deep

Cuatro estudiantes de Medicina con insomnio se convierten en sujetos de pruebas de un experimento neurocientífico en Deep. Cuando el proyecto se descontrola, deben encontrar una escapatoria antes de que sea demasiado tarde. Dirigida por Sita Likitvanichkul, Jetarin Ratanaserikiat, Apirak Samudkidpisan, Thanabodee Uawithya y Adirek Wattaleela, cuenta en su reparto con Krit Jeerapattananuwong, Kay Lertsittichai, Panisara Rikulsurakan, Supanaree Sutavijitvong, Warisara Jitpreedasakul, Philaiwan Khamphirathat, Wongsakorn Rassamitat y Bhumibhat Thavornsiri. La película se estrena en Netflix el 16 de julio de 2021.

Dormirse tampoco es mala opción

El insomnio crónico se convierte en una lucha por la supervivencia cuando cuatro estudiantes de Medicina —Jane, Win, Cin y Peach— participan en un experimento neurocientífico secreto llamado ‘Deep’. ¿Dónde está el truco? Si se mantienen despiertos, ganan una fortuna. Pero si duermen más de 60 segundos seguidos, mueren. Cuando el proyecto empieza a tomar derroteros siniestros, los cuatro estudiantes y la hermana pequeña de Jane se ven atrapados en una apuesta desesperada a vida o muerte que acabará por determinar su destino.

Deep es un thriller que roza más la ciencia ficción que el terror, pero daría igual el género en el que lo queramos meter pues en ambos fallaría, dado que es una película bastante lenta y aún menos atractiva. Sorprende que hayan necesitado un grupo tan grande de directores para conseguir este resultado, aunque más sorprende que necesitaran seis guionistas para una historia que no es muy original y resulta familiar, y alguno de ellos podría haberse esmerado un poco más en aportar algo adicional.

Básicamente, Deep trata sobre la privación del sueño desde el punto de vista científico, y en general las escenas de tensión se supone que tendrían que ser las que presentan a los estudiantes luchando contra la necesidad de dormir y las extrañas reacciones que tienen, aunque curiosamente les entran ganas de dormir en medio de sus actividades y no cuando están desocupados.

No creo recordar haberme quedado dormido en el gimnasio, haciendo largos en una piscina o en medio de una pista de baile, pero tampoco he pasado tantos días sin dormir salvo en mis días festivaleros en Benicàssim, donde ni con esas me caía dormido en cualquier esquina. Ahora bien, donde sí he tenido más problemas para no dormirme ha sido viendo una película como ésta.

No se salva ni el reparto

Si a la ausencia de originalidad y de ritmo le sumamos las pobres interpretaciones, el conjunto empieza a desmoronarse por todos lados. El elenco no ayuda demasiado a Deep, y es que ni siquiera son capaces de mostrarse convincentes como jóvenes que viven una realidad universitaria que no parece encajar en nada en sus vidas.

Quien tiene más tiempo en pantalla es Panisara Rikulsurakan como Jane, pero no resulta convincente en su vida deprimente y endeudada, con una situación económica que empeora día a día, y por eso no puede dormir durante largos períodos de tiempo. Tampoco somos capaces de sentir ninguna empatía con el duelo de Kay Lertsittichai como Win, un estudiante con problemas que pasa la mayor parte de su tiempo en fiestas y jugando al baloncesto, manteniéndose despierto durante días para mantener su vida social.

Menos aún nos creemos en algún momento que Supanaree Sutavijitvong como Cin sea una influencer, y eso que hay muchos influencers que no entiendo cómo han llegado a donde están. Cin es la chica más popular de su universidad, brillante durante sus años de escuela secundaria y enfrentada a una tremenda presión familiar para estudiar Medicina a pesar de que quería estudiar Comunicación, lo que hace que recurra a las pastillas para mantener el nivel que se espera de ella. El más perjudicado de todos ellos es Peach, interpretado por Krit Jeerapattananuwong, y es el que con diferencia peor actúa, aunque tiene el personaje con más facetas y podría haber dado bastante más juego. Peach es un empollón adicto a los videojuegos, con más vida virtual que social, que se queda despierto todas las noches jugando videojuegos.

Hay que tener en cuenta que en España la película se puede ver doblada en español en español latinoamericano y no en castellano, por lo que os recomendamos encarecidamente verla en tailandés con subtítulos en español. Y aún viéndola en VOSE, los diálogos en inglés que incluye son vergonzosos, y no solamente por el nivel de inglés de los actores tailandeses, sino por el “médico alemán” de la historia.

Como fan del terror asiático, siempre me gusta dar una oportunidad a lo que aparece en Netflix, dado que ahora es más fácil tener acceso a esas filmografías, pero por desgracia Deep es de los casos en los que te quitan las ganas de probar cosas nuevas de las que sabes poco de ellas a priori. Con todo eso no quiero quitar las ganas a nadie, y Deep puede desconcertarte y aportar algo si te gusta la temática, e incluso tiene un girito final, pero las pocas cosas buenas que podría tener se ven ahogadas en un mar de defectos.


¿Qué te ha parecido la película?

Deep

4

Puntuación

4.0/10

David Pérez "Davicine"

Informático de profesión, cinéfilo de afición. Bloguero, tuitero y todo lo que me permita comunicarme. En mis ratos libres escribo en esta web, y me dejo ver en RTVCyL. Twitter e IG: @davicine79.

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: