Crítica de ‘Disomnia (Awake)‘: Otra forma de acabar con la humanidad

Las críticas de David Pérez “Davicine”:
Disomnia (Awake)

La película Disomnia es un thriller de ciencia ficción dirigido por Mark Raso y escrito por Joseph Raso y Mark Raso, con una historia de Gregory Poirier. El caos se desata cuando un acontecimiento mundial borra todos los dispositivos electrónicos y acaba con la capacidad de los humanos para dormir. Pero Jill (Gina Rodriguez), una exsoldado con un pasado turbulento, puede tener la clave de una cura en su propia hija, y luchará por salvar a su familia mientras el caos se adueña del mundo y de su mente. Este thiller está protagonizado por Gina Rodriguez (Globo de Oro por Jane the Virgin), Ariana Greenblatt, Frances Fisher, Jennifer Jason Leigh, Barry Pepper, Shamier Anderson, Finn Jones, Lucius Hoyos y Gil Bellows. La película se estrena el 9 de junio de 2021 en la plataforma Netflix.

Una nueva forma de acabar con la humanidad

Estamos acostumbrados a ver películas sobre el fin del mundo, y en otras películas, como es el caso, sobre el fin de la humanidad. Nuestra especie parece que tiene demasiadas formas de desaparecer, y no sólo por bombas atómicas, alienígenas que nos invaden o meteoritos que vienen hacia la tierra. Los guionistas se las ingenian para idear historias en las que una familia deba sobrevivir en condiciones extremas ante lo que podría ser la extinción, como es el caso de Un lugar tranquilo, en la que una familia debe sobrevivir sin hacer ruido, o A ciegas, en la que otra familia para sobrevivir tiene que cubrirse los ojos en el exterior.

Literalmente, según el diccionario, la disomnia es un término utilizado para referirse a los trastornos psicógenos del sueño, que se caracteriza por la alteración de la cantidad, la calidad o la duración del mismo, debida a causas emocionales. Entre los trastornos que incluye la disomnia nos encontramos el insomnio, la hipersomnia, el trastorno del ritmo circadiano sueño-vigilia, el sonambulismo, el terror nocturno y las pesadillas, entre otros, por lo que la base para la historia puede dar pie a muchas consecuencias en los personajes.

Pues Disomnia coge un poco de aquí y un poco de allí para dar forma a una historia sobre lo que pasaría si algo sucediera y nadie pudiera quedarse dormido. Más concretamente se plantea qué sucedería si nadie pudiera dormir excepto una persona. ¿Y si esa persona es uno de tus hijos? ¿Sacrificas a uno para salvar al otro? De ahí surge toda la base para esta historia de supervivencia familiar a la par que supervivencia de la raza humana.

Una madre coraje con bastante sueño

El personaje principal de Jill es interpretado por Gina Rodríguez, quien parece que el guion le llegó en un momento perfecto dado que su esposo estaba pasando por una mala racha de insomnio mientras ella lo leía. Gracias a eso comenzó a cuestionarse cómo sería nuestro mundo sin electricidad, en una época en la que no podemos vivir sin un teléfono en la mano, y gracias a ese trabajo previo se nota que ha sido capaz de sacar adelante este rol de una madre coraje que debe enfrentarse a un mundo hostil por la supervivencia de sus hijos.

Ariana Greenblatt y Lucius Hoyos dan vida a los hijos de la protagonista, que aunque sí que tienen suficiente relevancia, no dejan de ser personajes que van a la deriva de las reacciones de Jill por sacarles adelante y no aportan demasiado a pesar del peso en la trama de la hija. Jennifer Jason Leigh también tiene un rol destacado, no excesivamente relevante, pero si capaz de mostrarnos la evolución de la ausencia de sueño en alguien que sabe exactamente a lo que se enfrenta, pero no tiene los medios para solucionarlo.

Disomnia cuenta también en su reparto con Shamier Anderson, que a pesar de ser un personaje secundario, si es un ejemplo claro de superación y bondad en una sociedad destinada a la desaparición, capaz de comprender a sus semejantes aunque no sea en las mejores circunstancias posibles. Completan el reparto 

Diferentes formas de disomnia

Como problema real que es, la disomnia genera distintos tipos de trastornos según los individuos, y la película muestra cómo es la experiencia del insomnio de diferentes maneras en diferentes momentos, así cómo las personas reaccionan en un momento de necesidad: algunos recurren a la ciencia, otros a la religión y algunos al crimen.

A diferencia de muchas películas apocalípticas, en esta película no todo el mundo entra en pánico, pues los síntomas que se derivan de este trastornos son muy diferentes, y así no vemos en todo momento como el Mundo se va a pique y es un desastre, sino que también hay buenas intenciones y personas que creen que hacen lo correcto, aunque pueda parecer una locura.

Vemos, con bastante credibilidad, las diferentes consecuencias de padecer el insomnio, desde las reacciones físicas hasta las mentales, con los síntomas dependiendo de cuántos días sin dormir lleven, lo que aporta un nivel diferente de “apocalipsis” al de otras películas en las que la catástrofe hace reaccionar por igual a todos los humanos afectados.

No puede faltar acción en el apocalipsis

Como cualquier película que se precio del fin del mundo, la acción no puede faltar. En Disomnia no es el eje central de la trama, pues aquí es la huida de la familia hacia un futuro esperanzador, pero en su camino deberán enfrentarse a criminales, ejércitos y personas que piensan en su propio bienestar.

Estas escenas de acción son escasas y tardan en llegar, dado que el primer tercio de la película se centra en la presentación de los personajes y en cómo se plantean salir adelante. Pero una vez metidos en harina, estas escenas están bien rodadas y ejecutadas para atraernos y ponernos en tensión.

En una época en la que toda película parece pensada para tener una secuela, no está claro si Disomnia podría dar pie a nuevas entregas, pero la idea de un mundo en el que el sueño parece imposible sí permitiría reflejar las consecuencias en distintas partes del mundo, por lo que podríamos ver cómo salen adelante otras familias en otras localizaciones, a modo de spin-offs más que de secuelas directas.

Aún así, y sin pensar en lo que podría derivar, Disomnia es una película que nos dará que pensar sobre ciertos trastornos del sueño y lo malo que es la ausencia del mismo, sin necesidad de llegar a ese extremo, además de poner de relieve nuestra dependencia de la tecnología y lo necesario que es a veces un reinicio en nuestra vida. Después de ver la película, tengo claro que debo dormir más y mirar el mundo de una manera diferente, al menos fuera de una pantalla.


¿Qué te ha parecido la película?

Disomnia

6.5

Puntuación

6.5/10

David Pérez "Davicine"

Informático de profesión, cinéfilo de afición. Bloguero, tuitero y todo lo que me permita comunicarme. En mis ratos libres escribo en esta web, y me dejo ver en RTVCyL. Twitter e IG: @davicine79.

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: