Crítica de ‘Capone’: El león destronado

Las críticas de Daniel Farriol:
Capone
 
Capone es un drama biográfico canadiense escrito y dirigido por Josh Trank (Cuatro Fantásticos, Chronicle). Se centra en el último año de vida del gángster Al Capone, tras salir de la cárcel y con solo 47 años, comienza a sufrir demencia y a deteriorarse rápidamente. Está protagonizada por Tom Hardy (Mad Max: Furia en la carretera, Venom), Linda Cardellini (La llorona, Muertos para mi), Kyle MacLachlan (Twin Peaks, Tesla), Matt Dillon (Próxima, La Casa de Jack), Jack Lowden, Kathrine Narducci, Gino Cafarelli y Noel Fisher. La película se ha estrenado en España directamente en VOD a través de Filmin el día 16 de Abril de 2021.
 

Al Capone como nunca creerías que podrías verlo

Lo primero que hay que decir de Capone es que no es un biopic al uso. Así que ves olvidándote de asistir a un compendio de las fechorías realizadas durante los años 20 y 30 por Alphonse Gabriel Capone, probablemente el más icónico gángster de la mafia italo-americana que tantas veces ha sido reflejado en el mundo del cine. A menudo incluso idealizando su figura como se hace en la pantalla con la de muchos otros criminales. El joven director Josh Trank, cuyo cine hasta la fecha estaba unido al género de superhéroes con Cuatro Fantásticos (2015) y Chronicle (2012), se arriesga aquí con un retrato atípico del mafioso que descolocará a más de uno, tal y cómo se desprende del torrente de críticas negativas que está sufriendo su película.
 
Lo que hace Capone es centrarse en su último año de vida, tras pasar una década encerrado en la prisión de Alcatraz. Durante su decadencia final, estuvo recluido junto a su esposa en una propiedad que poseía en Palm Island (Florida), en una época en la que ya estaba totalmente arruinado y afectado por una demencia degenerativa provocada por la sífilis. Así pues, la película no busca tanto adentrarse en la compleja personalidad del personaje real si no que prefiere realizar una deconstrucción del mismo. Es una manera de bajar del pedestal al mito y reducirlo a un hombre senil con problemas de incontinencia y asediado por constantes alucinaciones y paranoias. La propuesta es radical, excesiva, imperfecta y fascinante a partes iguales.
 

Entre la tragedia y la parodia

Capone tiene una narrativa errática y confusa, pero que te atrapa como un imán si te dejas arrastrar por el juego que propone. Se convierte en una pesadilla alucinógena realizada desde el punto de vista de un hombre enfermo. Sus delirios son potenciados por la puesta en escena de Trank que en una entrevista reconocía que su mayor influencia para el filme había sido la película Barton Fink (Joel & Ethan Coen, 1991). Eso puede servirte para que te hagas una idea de lo que puedes encontrarte. La dramatización del ocaso del gángster se asume como una tragedia griega revestida de un tono paródico y decadente que te puede hacer volar los sesos. Es tan desconcertante como ambiciosa, tan desafiante como desvergonzada.

Veremos al famoso gángster babear, cagarse encima o sostener una zanahoria entre la comisura de sus labios como si fuera un puro. Se sentirá vigilado constantemente y los resquicios en su memoria de un pasado violento le asaltarán en el presente de forma abrupta. Hay secuencias apoteósicas y dignas del De Palma más enloquecido de El Precio del Poder (1983), como aquélla en la que Capone (aquí siempre nombrado como Fonzo, que iba a ser el título original) rememora aquellos tiempos salvajes tiroteando a todos los que se cruza con una ametralladora dorada. Otras escenas asumen un tono absolutamente surrealista y de una comicidad decadente como aquélla en la que asiste a la proyección en un cine privado de El Mago de Oz (Victor Fleming, 1939) y se pone en pie para entonar la canción “If I Were King Of The Forest”. El león cobarde del cuento que quiere ser valiente sirve para contrarrestar la personalidad de quién en su juventud fue el terror de Chicago, pero ahora necesita pañales y ha olvidado dónde guarda toda su fortuna.

‘Capone’ es Tom Hardy

Capone no es una película fácil. Es más, diría que en muchos momentos resulta irritante. Sin embargo, tiene suficientes imágenes poderosas que se guardarán en tu retina como para convertirla en un filme de culto en el futuro. Irrespetuosa y divertida, posee una interpretación de Tom Hardy digna de reseñar. El actor inglés aparece casi siempre en primer plano. Ya sea con el puro o la zanahoria, su rostro desvela todo ese caótico mundo interior en el que se haya sumido. Es una recreación tan excesiva y caricaturesca como la película en sí. También lo es su caracterización que incluso va en aumento a medida que la enfermedad hace mella en su rostro. A veces más que ver a Hardy encarnando a Al Capone, es como ver a Hardy imitando a Robert De Niro mientras interpretaba a Capone en Los Intocables de Eliot Ness (Brian De Palma, 1987). 

El director de Nueva Jersey y más aventajado alumno de Hitchcock es una de las influencias del cine de Josh Trank, al igual que Terry Gilliam o los citados hermanos Coen. Ninguno de ellos se hizo famoso por realizar un cine académico y exento de desmesura. Por eso Capone acaba siendo una película tan interesante en su loca deriva hacia el esperpento. Junto a Hardy es necesario destacar un reparto que brilla con luz propia y ofrece el contrapunto sereno al arrollador personaje principal. Tanto Linda Cardellini, Kyle MacLachlan como Matt Dillon están estupendos, nos quedaremos con ganas de más profundización en sus respectivos personajes. Capone es una película atípica que provocará reacciones polarizadas entre el público. Es como un mal sueño, uno de esos que te disgusta y, sin embargo, quisieras revivir para comprender todas sus claves. 


¿Qué te ha parecido la película?

Capone

7.5

Puntuación

7.5/10

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: