Crítica de ‘Sky Rojo’: Tres putas y un destino, la libertad

Las críticas de Daniel Farriol:
Sky Rojo

Sky Rojo es una serie española de acción creada por Álex Pina (La casa de papel, White Lines) y Esther Martínez Lobato (Vis a Vis, El embarcadero). También son ellos los encargados de los guiones junto a David Barrocal, Javier Gómez Santander, Mercedes Rodrigo, David Oliva o Juan Salvador López. La dirección corre a cargo de grandes nombres de la ficción española como Eduardo Chapero-Jackson (Verbo, La embajada), Javier Quintas (Génesis, en la mente del asesino, El príncipe), Jesús Colmenar (Los hombres de Paco, El barco), Óscar Pedraza (Patria, Vivir sin permiso), David Victori (No matarás, El pacto) o Albert Pintó (Malasaña 32, Matar a Dios).

La sinopsis nos sitúa ante una serie de fatídicos incidentes en un burdel que obliga a tres mujeres perseguidas por su pasado a emprender una huida salvaje para escapar de su proxeneta y sus secuaces que quieren matarlas. La serie está protagonizada por un reparto de lujo que incluye a Verónica Sánchez (Sin identidad, La montaña rusa), Lali Espósito (Acusada, Permitidos), Yany Prado (La doble vida de Estela Carrillo, La Reina soy yo), Miguel Ángel Silvestre (30 monedas, Velvet), Asier Etxeandia (Dolor y Gloria, Sordo), Enric Auquer (Quien a hierro mata, La línea invisible), Luis Zahera (El Reino, Que Dios nos perdone) y Niko Verona (Estándar). La primera temporada se ha estrenado en Netflix el día 19 de Marzo de 2021.

Cine exploitation, Tarantino y muchísima acción

Sky Rojo es el nueva serie-bombazo que propone la plataforma de Netflix. De la mano de Álex Pina y Esther Martínez Lobato, creadores de otras franquicias de éxito como La casa de papel o Vis a Vis, se nos propone compartir un viaje frenético lleno de situaciones delirantes y mucha acción tarantiniana. La apuesta es más arriesgada de lo que parece, pero les sale muy bien. Se tocan temas serios y peliagudos como son la prostitución y la trata de mujeres por parte de las mafias, pero se hace desde una óptica desenfadada que no evita meterse en algunos charcos. De ese modo, durante el primer capítulo te puede costar cogerle el tono a esta alocada propuesta, pero cuando aceptas el disparatado juego que propone, sin duda, vas a disfrutar de una experiencia vibrante y adictiva que te dejará con ganas de más.

Los creadores de la serie son expertos en darle una vuelta de tuerca al cine de explotación y a la Serie B de autocine que se hacía en los años 60 y 70. Si La Casa de Papel actualizaba el subgénero de las heist movies (películas de atracos) y Vis a Vis el carcelario, en Sky Rojo toman como referencia las road movies, las carsploitations, el cine de gángsters y hasta el spaghetti western. Para ello utilizan una fórmula referencial similar a la de Quentin Tarantino o Guy Ritchie, pero con suficiente identidad propia para no convertirse en una fotocopia. Debió ser un verdadero desafío escribir guiones para capítulos tan cortos que necesitan estar en constante movimiento. No hay margen para la pausa, ni siquiera para ausentarte un rato e ir a buscar algo a la nevera, es un clímax sostenido donde no paran de suceder cosas (a cada cuál más descabellada). Al final de cada capítulo se introduce un cliffhanger que te obliga a continuar con el siguiente episodio. Todo está estudiado al milímetro.

Humor negro y baño de realidad

Uno de los aspectos más llamativos que tiene la serie Sky Rojo es su tratamiento visual. El diseño de producción está cuidado con esmero amplificando las virtudes de una fotografía que utiliza colores primarios y el cromatismo saturado. Estéticamente también se convierte en una aventura más cercana al mítico cartoon creado por Chuck Jones con El Coyote y el Correcaminos que a una recreación realista de la acción. Es clave entender esto para asimilar lo que sucede en pantalla sin ningún tipo de cuestionamiento. Imágenes de violencia, sangre, drogas y sexo, desfilan sin solución de continuidad por la pantalla, jugando con el exceso y los límites. Es un despiporre palomitero hecho para el disfrute de los espectadores más juguetones. Da igual cuántos balazos agujereen un cuerpo o ver a alguien ante una montaña de cocaína a lo Tony Montana en El Precio del Poder (Brian De Palma, 1984), aquí cuánto más, mucho mejor.

Eso no quiere decir que no haya margen para la reflexión y el drama humano. Es la parte más conflictiva que tiene Sky Rojo, conseguir el equilibrio entre el puro entretenimiento adrenalínico y, a la vez, destapar una problemática real que convive dentro de nuestra sociedad. En ocasiones lo consigue y, en algunas pocas, no tanto. Evita caer en la banalización de la prostitución dando algunas piruetas argumentales, a menudo a través de flashbacks, que ponen en relieve un claro mensaje feminista y pro sororidad. Se aprovechan líneas de guion para colar bofetadas incómodas al espectador que las irá recibiendo casi sin poder reaccionar, al tiempo que será inevitable soltar algunas carcajadas por sus golpes de humor negro y sarcástico. Es muy valiente y arriesgado lo que hacen los autores de la serie, ya que medir mal cualquiera de los elementos que disponen sobre el tablero podría haber llevado la serie al desastre absoluto. Pero no, Sky Rojo es una bomba de relojería que cuando explota produce la misma satisfacción que debe tener un pirómano cuando ve arder los bosques. 

Coral, Wendy y Gina son las nuevas Thelma y Louise

Con un tono desvergonzado y sin límites, utiliza la habitual sexualización de la mujer en el cine para reivindicar su espacio dentro de una sociedad patriarcal. Las tres prostitutas protagonistas, interpretadas de forma espectacular por la española Verónica Sánchez, la argentina Lali Espósito y la cubana Yany Prado, podrían ser las tres caras de una misma mujer. Esa huida hacia la libertad simboliza el espíritu luchador y de supervivencia que tantas mujeres han tenido que hacer valer mientras sufrían la discriminación o el abuso en sus propias carnes.

Son putas porque les han despojado de la posibilidad de ser simplemente mujeres, pero una vez liberadas de sus captores la palabra deja de ser insulto que las define y se convierte en un espejo que retrata a quien la pronuncia. Es lo mismo que hace la cantante Zahara en su nuevo álbum al que titula “Puta” para exorcizar sus demonios interiores y vomitarlos a todos aquellos que alguna vez le hicieron daño. Sky Rojo recoge, entonces, el testigo del Tarantino de Death Proof (2007) o de la película Thelma y Louise (Ridley Scott, 1991), entre otras, para plasmar en una comedia negra de entretenimiento la necesidad de romper con los roles establecidos. En la vida y en el celuloide.

Mención aparte merece en Sky Rojo su banda sonora. No sé cuantos royalties habrán tenido que apoquinar, pero no dejan de sonar temas conocidos en una selección tan ecléctica que parece tener puesto el reproductor del Spotify en modo arbitrario. Tanto puede sonar una canción rock como un bolero, al igual que pasar de Los Bravos a Amy Winehouse de forma inesperada, con saltos de época y genéricos imposibles. Aunque hay veces que el contraste con las imágenes resulta chocante, la variedad del conjunto musical termina por formar un colorido arco iris absolutamente armónico y en consonancia con las imágenes. En definitiva, Sky Rojo es una serie espectacular que tienes que ver. Te lo vas a pasar pipa. 

 

Personajes principales

Según la propia nota de producción de los autores de Sky Rojo, así son los personajes principales de esta primera temporada. Encontrarás muchos más, como ese veterinario interpretado por Luis Zahera, cuyas escasas apariciones son oro.

CORAL (Verónica Sánchez)

Es inteligente, elegante y educada. Entra voluntariamente al Club Las Novias con la necesidad de huir y sabiendo que allí no la encontrarán. Ese mismo espíritu autodestructivo es el que la mueve a consumir estupefacientes de todo tipo cuando necesita desconectar del mundo y su realidad. Es la favorita de Romeo, que ve algo especial en ella. Muy analítica, intenta racionalizar y sopesar los pros y contras de cada situación. Es difícil ser el cerebro de una fuga cuando el objetivo de tu vida es no acordarte de nada.

ROMEO (Asier Etxeandia)

Es un proxeneta y dueño del Club Las Novias, uno de los burdeles más conocidos de Tenerife, y a la vez máximo responsable de una red de trata y explotación sexual de mujeres. Es irónico, inteligente y carente de parámetros morales. Justifica su negocio y se considera a sí mismo todo un artista. Cuenta con el apoyo incondicional de sus secuaces, Moisés y Christian, a los que considera su familia.

MOISÉS (Miguel Ángel Silvestre)

Moisés es la mano derecha de Romeo, tanto gestionando el Club Las Novias como haciendo de intermediario en la captación de chicas en el extranjero. Es un delincuente al que no le mueve el dinero, sino la lealtad absoluta hacia Romeo. Vive preocupado y con dudas sobre la vida que lleva, pero evita pensar en ello y se limita a cumplir órdenes.

WENDY (Lali Espósito)

Wendy es impetuosa, decidida y desafiante. Llega al Club sabiendo que estará en situación de prostitución y desconoce que está entrando voluntariamente en un secuestro. Necesita salir de la pobreza en la que vive y sueña con poder establecerse con su pareja y tener una buena situación económica. Es fuerte y no pierde el tiempo, solo actúa. No tiene miedo e intenta contagiar a las demás este espíritu valiente. Es desconfiaday una fuerza de la naturaleza.

GINA (Yany Prado)

Gina es ingenua y dulce. Cree en la bondad de las personas por encima de todo. Es captada por Moisés en Cuba y viene engañada pensando que va a trabajar de camarera. Busca desesperadamente huir, pero la multitud de deudas, amenazas y el no poder disponer de su pasaporte, retenido por Romeo, hacen que recuperar su vida sea un sueño casi inalcanzable. Siempre tiene la esperanza de que todo puede ir a mejor y es el pilar que mantiene unidas a las chicas.

CHRISTIAN (Enric Auquer)

Christian es impulsivo, agresivo, una bomba de relojería. Es el hermano pequeño de Moisés y, a diferencia de éste, carece de dudas morales, ideas propias o ambiciones. Pasa de la calma al asesinato en milésimas de segundo. Tiene la necesidad constante de estar a la altura de su hermano y sentirse querido y valorado. Ha sido adicto a todo y lo único que parece importarle en la vida es su madre.

 

Listado de Episodios – Primera Temporada de ‘Sky Rojo’

La primera temporada de Sky Rojo está compuesta por ocho capítulos de entre 23-32 minutos cada uno.

 


¿Qué te ha parecido la serie?

Sky Rojo

8.3

Puntuación

8.3/10

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: