Crítica de ‘Los Commitments’: Larga vida al soul

Las críticas de Daniel Farriol:
Los Commitments
 
Los Commitments es una comedia musical británica realizada en 1991 por Alan Parker (El expreso de medianoche, El corazón del ángel). El guion es de Dick Clement (Exceso de equipaje, Across the Universe), Ian La Frenais (El robo del siglo, Ratónpolis) y Roddy Doyle (La camioneta, Rosie), basándose en la novela homónima de éste último. La historia cuenta cómo se crea una banda de soul en Dublín formada por gente que vive en barrios humildes, así como sus primeros éxitos y su inevitable final. Está protagonizada por Robert Arkins, Michael Aherne, Angeline Ball, Maria Doyle Kennedy (Orphan Black, Miss Julie), Andrew Strong, Dave Finnegan, Bronagh Gallagher, Felim Gormley, Glen Hansard, Dick Massey, Johnny Murphy, Colm Meaney (El beso de Singapur, El viaje), Kenneth McCluskey, Anne Kent y Andrea Corr. La película se estrenó en España el día 13 de Septiembre de 1991. Ahora puedes verla en Filmin.
 

“Los irlandeses son los negros de Europa”

El director británico recientemente fallecido Alan Parker siempre fue un autor menospreciado por la crítica especializada. Sin embargo, durante los años 80 y 90 no dejó de regalarnos obras que con el paso del tiempo se han convertido en películas de referencia. He de reconocer sin vergüenza alguna que aún siendo yo un imberbe adolescente el impacto que me produjo El expreso de medianoche (1978) marcó un antes y un después en mi afición por el cine. Entendí que había todo un mundo por descubrir tras aquellas carátulas VHS que llenaban las estanterías de mi videoclub de barrio. Fue la primera vez que también me interesé por descubrir la filmografía de un director, hasta entonces solo era un nombre que aparecía en los créditos y al que no prestaba ninguna atención.
 
Con Los Commitments (1991) la cosa cambió e incluso los que denostaban al cineasta se rindieron a sus pies. La fórmula era bien sencilla. Alan Parker firmó un musical sencillo que conectaba con las vivencias y los sueños que tenía la mayoría del público. La película se centra en un grupo de jóvenes dublineses de origen humilde que deciden formar un grupo de soul. La idea le surge a Jimmy Rabbitte, el mánager del grupo interpretado por Robert Arkins mientras ensaya en la bañera las respuestas a una entrevista ficticia. En una frase mítica de la película comenta: “Los irlandeses son los negros de Europa; los dublineses son los negros de Irlanda; los de Dublín Norte son los negros de Dublín.”. Es buen resumen para entender de qué habla la película.
 

La musicalidad de Alan Parker

Se trata de poner el foco en los más desfavorecidos económicamente, en gente sin esperanza para prosperar y que encuentra en la música una forma de evadirse de su cotidianidad. Soñar con la fama y el éxito que parecen destinados a gente con más recursos. Por eso la película revisionada 30 años después de su estreno sigue funcionando con la misma frescura de antaño. ¿Acaso la juventud de hoy día no tiene las mismas esperanzas y anhelos de la de principios de los 90? ¿Por qué entonces las televisiones nos ametrallan a base talent y reality shows en la prime time de todos los canales? La fama tan instantánea como efímera (en la mayoría de sus casos) parece un método sencillo de obtener todo lo que nuestra vida real nunca tendremos. Los Commitments nos habla de eso con un lenguaje directo y cercano. 
 
No fue la única vez que Alan Parker mostró su pasión por la música. Su debut fue con Bugsy Malone, el nieto de Al Capone (1976), una rareza de musical gangsteril protagonizado por niños con pistolas de crema. Y siguió incidiendo en el género con Fama (1980), El Muro de Pink Floyd (1982) o Evita (1996), todas extremadamente distintas entre sí en lo estético y en lo musical. En Los Commitments se centró en el soul, la música más sexual tal y como se encargaba de recordar la frase publicitaria del póster “¿Queréis que cantemos como si folláramos?”. Es innegable que supo captar a la perfección la esencia cervecera de los pubs dublineses, el olor a sudor y tabaco, el ambiente festivo y liberador. Las secuencias de las actuaciones en vivo en pequeños locales dublineses son un hito de veracidad en la filmación de conciertos en el cine.
 

Un reparto de novatos con mucho talento musical

Para lograr transmitir la credibilidad de Los Commitments a la audiencia, se realizó un cásting que buscaba caras nuevas. Exceptuando al actor Colm Meaney, en el papel de padre del mánager protagonista y fan de Elvis, el resto del reparto eran debutantes escogidos por su talento como cantantes o músicos. Pese al éxito de la película, la mayoría nunca volvieron a rodar y fueron pocos los que tuvieron una carrera posterior en el cine, más allá de subproductos de Serie B. La única que ha logrado mantenerse con una carrera bastante destacable es Maria Doyle Kennedy, que interpreta a una de las coristas y también interpreta algún tema en solitario. Pese a la limitación interpretativa, Alan Parker caracterizó con tanto cariño a todos los personajes que en una película tan tremendamente coral como ésta consiguió que todos importen. Eso es muy difícil de lograr.
 
Y eso nos lleva al apartado musical. Los Commitments tuvieron tanto éxito que la banda creada para la película siguió fuera de las pantallas para actuar en varios conciertos, incluso sacando un segundo LP tras las buenas ventas del Soundtrack original (reconozco con orgullo conservar aún ambos vinilos). La selección musical es espléndida y durante la película se escuchan temas míticos del soul como “Mustang Sally”, “Take me to the River”, “Chain of Fools”, “I Can’t Stand the Rain”, “Mr. Pitiful”, “I Never Loved a Man”, “The Midnight Hour”, “Nowhere to Run” o “The Dark End of the Street”, entre muchos otros. Eso sí, el momento álgido del filme en lo musical es la versión de “Try a Little Tenderness” con Andrew Strong dándolo todo con su voz desgarradora que consigue poner los pelos de punta a cualquiera.
 

Los Commitments siguen vivos

Los Commitments es una película sincera, divertida y emotiva sobre los sueños de juventud. Hacía muchos años que no la volvía a ver, pero reconozco que sigue manteniendo la misma fuerza y encanto vista hoy en día. Los diálogos llenos de fuck off y la energía que desprende las actuaciones en vivo son momentos imborrables. Y no debemos dejarnos cegar por su aparente sencillez, tiene un retrato de los barrios obreros de Dublín equiparable al cine social que destilan las obras de Ken Loach o Mike Leigh. Los Commitments siguen vivos y el cine de Alan Parker también.
 

¿Qué te ha parecido la película?
 

Los Commitments

9

Puntuación

9.0/10

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: