Crítica de ‘El beso de Singapur’: El británico impasible

Las críticas de Daniel Farriol:
El beso de Singapur
El beso de Singapur es una serie británica que combina la sátira sociopolítica con el drama romántico. Está escrita por Christopher Hampton (Las amistades peligrosas, Carrington) y está dirigida por Tom Vaughan (Press, Medidas extraordinarias). Se basa en la novela «The Singapore Grip» de James Gordon Farrell que forma parte de su Trilogía Imperial junto a «Troubles» y «The Siege of Krishnapur». La historia nos sitúa a principios de los años 40, donde una familia de la alta sociedad británica controla el negocio del caucho en la Singapur colonialista en vísperas de una inminente invasión japonesa. Está protagonizada por Luke Treadaway, David Morrissey, Colm Meaney, Charles Dance, Elizabeth Tan, Georgia Blizzard, Luke Newberry, Bart Edwards, Christophe Guybet y Charles Dance. La serie se estrena en España a través de Filmin el día 22 de Diciembre de 2020.

Una sátira con agarre

Durante la II Guerra Mundial, el ejército japonés invadió Singapur en lo que Winston Churchill consideró como «el peor desastre de la historia militar británica». Esa frase inspiró primero al escritor James Gordon Farrell y posteriormente al oscarizado guionista Christopher Hampton para convertir El beso de Singapur en una mordaz sátira que reflejase con detalle el Declive del Imperio Británico. Porque tanto la novela como la ficción televisiva se ríen sin dejar títere con cabeza de la alta sociedad británica, de los altos mandos militares y de la hipocresía de los estados colonialistas.
A primera vista puede sorprender el tono desenfadado y veleidoso que utiliza para retratar hechos históricos tan dolorosos para los británicos, pero no debería verse como algo controvertido ni irrespetuoso. El cine está plagado de ejemplos que han utilizado el humor para acercarse a los conflictos bélicos, lo han hecho desde genios como Charles Chaplin, Buster Keaton o Ernst Lubitsch hasta filmes como M.A.S.H. (Robert Altman, 1970) o Teléfono Rojo: Volamos hacia Moscú (Stanley Kubrick, 1964). En ese estilo irónico debe encuadrarse el humor irreverente, pero siempre elegante, que tiene El beso de Singapur. El título hace referencia a una práctica sexual, pero se utiliza como gag recurrente en un juego de palabras sobre el agarre de la cultura colonialista en el pueblo singapurense.

La importancia del texto

El beso de Singapur es una crítica social que busca exponer las vergüenzas del pueblo británico durante un periodo histórico concreto. Para ello ridiculiza a algunos de sus personajes, especialmente esos militares a los que muestra bajo el mando de generales ineptos que menospreciaban la capacidad invasora del enemigo. A otros los convierte en tiranos y manipuladores, mostrando la insensibilidad de empresarios que explotaban a los nativos como esclavos y que buscaban un rédito económico en sus negocios aprovechándose de las necesidades propiciadas por la guerra. Son temas muy interesantes que se deslizan por la trama con tanta mala leche como delicadez, casi ni te das cuenta de las bofetadas que te dan.
Eso es mérito del texto original de la novela, pero también de la pluma siempre punzante de Christopher Hampton. El dramaturgo y guionista británico (aunque nacido en Portugal), ya demostró con su adaptación de la inolvidable Las amistades peligrosas (Stephen Frears, 1988) su capacidad para reflejar la doble moral de las clases pudientes. La serie abarca otra época, pero la podredumbre del interior de las personas es la misma. Otro de sus guiones que me vienen a la memoria al ver esta serie es El americano impasible (Phillip Noyce, 2002), que nos puede servir de referencia a la hora de acercarnos a cómo plantea una coyuntura social en un entorno político convulso. Hampton utiliza líneas de diálogo afiladas y una descripción corrosiva de personajes que solo se muestra más ligera al conformar el triángulo sentimental que afecta al protagonista en los primeros capítulos.

Una gran banda sonora

El beso de Singapur tiene un acabado técnico impecable. Tanto la ambientación, decorados, vestuario o localizaciones están a la altura de las mejores series británicas. La banda sonora de Anne Dudley (Elle, El Libro Negro), para la que utiliza ritmos jazzísticos, es una auténtica maravilla ya desde los créditos iniciales. El reparto cuenta con el gancho de la aparición del veterano Charles Dance, aunque hay que decir que en realidad su aportación es meramente episódica. El resto de intérpretes están seleccionados con mucho acierto y encajan a la perfección en sus personajes, destacando especialmente los roles de David Morrisey y Colm Meaney.

Las corruptelas del colonialismo se denuncian en una serie que es eminentemente entretenida. Los elementos históricos en tono de farsa confluyen aquí con el despiadado retrato de la clase alta británica, tan estirada, prepotente y banal, como individualista, racista e incapaz. El drama romántico acaba siendo el eje sobre el que bascula todo, sirviendo como base emocional para los momentos de mayor tensión dramática cuando se acercan los bombardeos y los amantes se encuentran separados. El beso de Singapur es una serie de estructura clásica y con sabor añejo que se aleja bastante de la ficción de impacto inmediato que se hace en la actualidad, pero que resulta altamente reconfortante.

 

Listado de episodios

La serie británica de El beso de Singapur consta de 6 episodios de unos 45 minutos cada uno.

Episodio 1. Singapur para principiantes.

1942, mientras las tropas japonesas avanzan hacia Singapur, los británicos asentados allí siguen con su vida cotidiana como si no pasará nada. El cínico Webb y su socio Walter Blackett dirigen una importante empresa exportadora de caucho, destinada a beneficiarse de la demanda en plena guerra. El primero acoge en su casa a una refugiada china, Vera Chiang, pero cae gravemente enfermo. Walter pide al hijo de Webb, Matthew, que regrese del internado inglés antes de que muera.

Episodio 2. El Gran Mundo.

Después de la muerte de su padre, Matthew insiste en aprender los entresijos del negocio del caucho y visita la plantación en Johore. Walter idea que su hija Sylvia seduzca a Matthew para apoderarse de todas las acciones de la empresa, pero Vera también está interesada en él. El ejército británico sigue creyendo que los japoneses no atacarán, pero el bombardeo de Pearl Harbor indica lo contrario.

Episodio 3. Compromiso.

Los aliados siguen subestimando al ejército japonés que avanza rápido e imparable. Los Blackett y Webb tienen una enorme reserva de caucho, pero cada vez es más dudoso que puedan venderla. El invitado francés Dupigny es sorprendido por un ataque aéreo cuando visita la plantación en la isla de Penang. Despreciado por Joan, Ehrendorf se une a la RAF. Walter y su hija siguen instigando a Matthew para que se case con la chica. Él parece estar de acuerdo, pero finalmente decide negarse. Mientras tanto, Vera está prácticamente deportada a un barrio asiático.

Episodio 4. El agarre de Singapur.

Ehrendorf regresa del frente con noticias de que la ofensiva japonesa está a punto de llegar a Singapur. Matthew teme las consecuencias de su desprecio hacia Joan, mientras que ella y su padre han encontrado una nueva víctima en el hijo de su competidor Soloman Langfeld. El intento por volar un puente para evitar el avance de las tropas japonesas, resulta infructuoso. Matthew aprende el verdadero significado del ‘beso de Singapur’ en la cama con Vera.

Episodio 5. La Condición Humana.

Cuando ocurre una tragedia, Walter ve una oportunidad para sacar ventaja de la situación. Mientras las bombas caen sobre Singapur, Matthew decide ayudar a Vera a escapar, pero se enfrentan a una carrera contrarreloj ante la burocracia. Tal vez la única opción sea pedirle ayuda a Joan.

Episodio 6. Instinto de supervivencia.

A pesar de los ataques contra Singapur, el ejército británico tiene instrucciones de seguir luchando. Walter, todavía aturdido por las noticias recientes, quiere salvar a toda costa su imperio. Matthew escucha noticias devastadoras sobre Vera y corre para salvarla del peligro. Mientras los británicos se rinden ante los japoneses, sin estar preparados para el desafío de salir de Singapur, la tragedia golpea a todos los involucrados.

¿Qué te ha parecido la serie?

2.7/5 - (14 votos)

El beso de Singapur

7

Puntuación

7.0/10

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: El contenido está protegido.
A %d blogueros les gusta esto: