Crítica de ‘En guerra con mi abuelo’: Una olvidable comedia familiar

Las críticas de Daniel Farriol:
En guerra con mi abuelo
 
En guerra con mi abuelo es una comedia estadounidense dirigida por Tim Hill (Alvin y las ardillas, Garfield 2), con guion de Tom J. Astle y Matt Ember (Superagente 86 de película, Epic: el mundo secreto) que se basa en una novela de Robert Kimmel Smith. La historia gira en torno a una familia que debe adaptarse a la presencia del abuelo viviendo en su casa, lo que motiva que uno de los hijos le deba ceder su habitación. Está protagonizada por Robert De Niro, Oakes Fegley, Uma Thurman, Rob Riggle, Christopher Walken, Laura Marano, Cheech Marin y Jane Seymour. La película se ha estrenado en España de la mano de Diamond Films el día 4 de Diciembre de 2020.

Una película añeja

En guerra con mi abuelo es una comedia familiar inofensiva y bastante predecible, de las que suelen estrenarse en esta época navideña donde predomina un buenrollismo exacerbado. Es una película que recuerda a las comedias de los 80-90 que realizaba Chris Columbus, pero que en la época actual resultan un poco anacrónicas. La historia es sencilla. Se centra en la disputa que surge entre un nieto y su abuelo por la habitación que el primero siente le ha sido usurpada cuando el segundo se muda a su casa. Estalla una guerra entre los dos en la que se irán realizando pequeñas jugarretas, a veces con daños colaterales que afectan al resto de integrantes de la familia.
 
La familia es el vivo ejemplo de la american way of life y todos los personajes están recortados con el patrón del estereotipo. La hija adolescente en la edad del pavo quedando a escondidas con su noviete, la inocente y cariñosa hija pequeña, el hijo rebelde con sus amigos nerds que sufren acoso en el instituto, la madre coraje que intenta mantener el equilibrio de la familia y el padre tontaina con ligeros problemas para mantener la autoestima de su masculinidad. Los mejores personajes son los amiguetes del abuelo, juntos forman un grupo bastante divertido que protagoniza las mejores secuencias de la película. Lo que tampoco es decir mucho.  

Un reparto de lujo para una comedia mediocre

En guerra con mi abuelo tiene una puesta en escena funcional y casi televisiva. Su humor es discreto y demasiado blanco, le falta cinismo y más mala leche. Lo mejor, sin duda, es un reparto de campanillas que uno no sabe muy bien que hacen allí. Con Robert De Niro al frente, también aparecen en pantalla otros intérpretes ilustres como Christopher Walken, Uma Thurman, Cheech Marin o Jane Seymour. Ellos son los que salvan el entuerto para evitar caer en el ridículo, ofreciendo incluso algunos buenos gags de slapstick. Tras un inicio absolutamente anodino, las risas vendrán con el grupo de abueletes. Me viene a la memoria la secuencia del partido de balón prisionero, el accidentado entierro o ese guiño al cine de gángsters que hace el propio De Niro.

Son instantes aislados e insuficientes para elevar una comedia mediocre llena de buenas intenciones y pocas ideas originales. Un ejemplo de lo inofensiva que resulta la película es la escena en la que el abuelo se lleva a su nieto a pescar a un lago donde está prohibido, aunque ellos no lo saben. Cuando el guardacostas les acecha para multarles, huyen despavoridos no sin antes tirar al agua todos los pescados que habían picado. En definitiva, En guerra con mi abuelo es una comedia para ver en familia, como reza la propia promoción en el cartel de la película, pero de la que te olvidarás en el mismo momento que finalicen los créditos.


¿Qué te ha parecido la película?  

3.5/5 - (4 votos)

En guerra con mi abuelo

4.5

Puntuación

4.5/10

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: El contenido está protegido.
A %d blogueros les gusta esto: