Crítica de ‘Los profesores de Saint-Denis’: Tragicómico y demasiado leve relato de “la vida escolar”

Las críticas de José F. Pérez Pertejo: 
Los profesores de Saint-Denis
 

Hace ya doce años que Laurent Cantet dirigió una excepcional película titulada La clase (Entre les murs) que además de alzarse con la Palma de Oro del Festival de Cannes y estar nominada al Óscar a la mejor película de habla no inglesa, puso de acuerdo prácticamente a todo el mundo en que la hondura de su guion y sus poderosas imágenes suponían un certero y veraz retrato de la realidad social de un centro educativo en la multiétnica Francia de los albores del siglo XXI.

Aunque me desagrada hablar de una película poniendo por delante un referente, el paralelismo es tan potente que resulta casi inevitable no remitirse a aquel certero docudrama de Cantet para referirse a Los profesores de Saint-Denis, segundo largometraje dirigido por el dúo formado por Mehdi Idir y Grand Corps Malade (alias del escritor y compositor Fabien Marsaud).

Muy alejada de aquella autenticidad y, probablemente, con más modestas pretensiones, Los profesores de Saint-Denis (una traducción literal de su título original sería “La vida escolar”) deviene en una película buenrrollera (o lo que, tirando de anglicismo, otros llaman feel-good movie) que se queda a medias en casi todos los parámetros con los que puede ser abordada. A caballo entre la comedia y el drama o entre la ficción y el retrato social, la película se aparta en demasiadas ocasiones de su discurso narrativo para convertirse en una colección de anécdotas, algunas con mucha gracia, otras con cierto calado emocional y todas con demasiadas ganas de agradar.

Aunque de apariencia coral por sus muchos intérpretes, profesores y alumnos, que, al final, recrean unos entretenidos títulos de crédito; el protagonismo recae fundamentalmente en dos personajes, Yanis (Liam Pierron), un alumno al que las dificultades de su vida personal y el ambiente en el que vive rebajan las aspiraciones vitales a las que podría llegar y su mentora, la recién llegada jefa de estudios del colegio, Samia Zimbria (Zita Hanrot), llena de idealismo y buenas intenciones. El resto de los profesores y en cierto modo los alumnos, responden más a clichés que se prestan muy bien a los toques de comicidad con los que Mehdi Idir y Fabien Marsaud (guionistas y directores) salpican todo el metraje y, cómo no, a recrear ciertos componentes de drama que den a la película cierta pátina de “cine social”: los problemas de inclusión de cierta inmigración, la drogadicción o la falta de ideales, sueños y ambiciones de una generación perdida entre la sociedad de consumo y la perpetua crisis económico-socio-laboral que empapa el mal llamado primer mundo.

Quizá lo más destacado de la película sea la naturalidad que desprenden todo el conjunto de actores, fundamentalmente los que dan vida al alumnado (ninguno de ellos profesional), y las más hondas interpretaciones del joven Liam Pierron (que fue nominado al César a mejor actor revelación) y de Zita Hanrot a la que descubrimos hace unos años gracias a su excelente trabajo en Fátima (Philippe Faucon, 2015). Ambos derrochan complicidad y sus secuencias juntos aportan la mayor dosis de autenticidad a una película que, sin embargo, pierde vigor en la recreación de situaciones habituales de un centro escolar como las reuniones de profesores, del consejo escolar o las entrevistas con los padres de alumnos conflictivos que están escritas con trazo demasiado grueso y parecen filmadas con notable pereza y demasiada prisa por pasar a otra cosa.  

Salpicada de guiños generacionales musicales y tan agradable de ver como fácil de olvidar, Los profesores de Saint-Denis se queda en un entretenido largometraje sobre “la vida escolar” lastrada por su falta de profundidad, por la levedad de algunos personajes inverosímiles y por un exceso de frases tipo “si quieres, puedes” o “cada alumno es diferente y aprende de una forma” con las que se podrían empapelar la sección de libros de autoayuda de cualquier librería actual.


Nota: Como las salas de cine permanecen cerradas, Los profesores de Sain-Denis es estrenada por su distribuidora española A Contracorriente Films en la Sala Virtual de Cine creada para poder seguir viendo estrenos durante el confinamiento. También puede verse a través de las plataformas digitales Movistar+, Vodafone, Rakuten TV y Huawei Video.


¿Qué te ha parecido la película?

5

Puntuación

5.0/10

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: