Crítica de ‘El guardián invisible’: Notable comienzo a la adaptación de la trilogía de Baztán

Las críticas de José F. Pérez Pertejo: 
El guardián invisible
 

No he leído ninguna de las tres novelas que conforman la Trilogía de Baztán, auténtico fenómeno editorial de la escritora donostiarra Dolores Redondo y publicada pocos años antes de ganar el Premio Planeta con Todo esto te daré (2016). Mi acercamiento a El guardián invisible es, por tanto, puramente cinematográfico, lo cual me libera de los prejuicios y expectativas que uno se crea tras la lectura de una obra literaria llevada al cine al mismo tiempo que me priva de información que, seguramente, sea más profusamente detallada en la novela e irremediablemente reducida u omitida en la eficaz adaptación cinematográfica escrita por el guionista Luiso Berdejo.

El director Fernando González Molina, cuyas primeras películas (Fuga de cerebros, Tres metros sobre el cielo y Tengo ganas de ti) no me atrajeron lo suficiente y de quien únicamente había visto, sin mucho entusiasmo, Palmeras en la nieve (2015), demuestra que tiene un poderoso sentido de la narración y maneja con soltura los mecanismos del thriller en cuanto a creación de atmósfera, dosificación del suspense y desarrollo de los personajes.

En relación a lo primero, que quizá sea la mayor virtud del film, González Molina se ve ayudado por el paraje del valle del Baztán en el que se desarrolla la historia de un asesino en serie cuyas víctimas, jovencitas preadolescentes, aparecen desnudas en la orilla del río en lo que parece seguir un macabro ritual con componentes mitológicos.

A la luz de lo dicho puede deducirse que el argumento no es demasiado original, novelas negras y películas sobre asesinos en serie pueden contarse por centenares; es precisamente la localización y las peculiaridades del ritual lo que distingue a la historia de Redondo y su adaptación cinematográfica de la mayoría de las obras que comparten género (literario y fílmico). En esta, el protagonismo recae sobre un personaje femenino, la inspectora Salazar (Marta Etura), oriunda de Elizondo, capital del valle de Baztán, que tras unos años de formación y experiencia en el FBI ha regresado a su tierra para ejercer su profesión. De carácter intuitivo, en el ejercicio profesional de Salazar se mezclan con medido equilibrio sus razonamientos con su instinto y con sus emociones marcadas por los recuerdos de su atormentada infancia.

Marta Etura conjuga la dulzura de su rostro con la fortaleza de su interpretación para crear un personaje sólido, complejo y lleno de matices que deberá afrontar y confrontar sus problemas personales con las disputas familiares que, poco a poco, irán viéndose imbricadas en el caso del Basajaun, nombre de un personaje seudomágico de los bosques del Baztán que terminará dando nombre a la investigación sobre las niñas desaparecidas.

Del resto del reparto sobresalen la estupenda Elvira Mínguez en el papel de una de las hermanas de Salazar y Francesc Orella como el inspector Montes. Otros nombres ilustres como Ramón Barea, Pedro Casablanc, Paco Tous o Manolo Solo aparecen en papeles de tan poca presencia que rozan el cameo, también es este el caso de la grotesca (por tremendista) aparición de Susi Sánchez.

En conclusión, podría decirse que El guardián invisible es una película muy entretenida a pesar de lo convencional de su argumento, con una ambientación impecable, una producción muy sólida, un reparto creíble encabezado por una gran Marta Etura y una dirección que apunta madurez; únicamente cabría reprochar que algunos aspectos de la trama como la relación de Salazar con su mentor en el FBI o el propio “guardián invisible” que da título a la película sean filmados con cierta pereza que emborrona un tanto la narración. Aunque se trata de una historia autoconclusiva, la película deja los suficientes cabos sueltos, tanto en el aspecto personal de la inspectora Salazar como en lo que apunta a un nuevo caso, para que la segunda parte, Legado en los huesos, sea lo suficientemente apetecible.


Ambas películas se encuentran ya editadas en formato físico (tanto DVD como Blu-ray) y disponibles en Netflix a la espera de que el fin del confinamiento permita estrenar en salas de cine la adaptación de la tercera novela, Ofrenda a la tormenta, con la que concluye la trilogía. En el momento de escribir estas líneas tiene previsto su estreno el próximo 12 de junio pero, ante la incertidumbre de cómo va a evolucionar la pandemia y las condiciones en las que se podrán abrir los cines, no parece que pueda asegurarse nada.


¿Qué te ha parecido la película?

6.5

Puntuación

6.5/10

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: