Entrevista a Jake Morrison, supervisor de efectos visuales de ‘Thor: Ragnarok’

Thor: Ragnarok, la tercera entrega de la exitosa saga de Marvel, que en su paso por el cine consiguió una recaudación total de casi 10 millones de euros y pudo ver un millón y medio de espectadores, estará disponible en formatos DVD y alta definición (Blu-ray, Blu-ray 3D y Steelbook) el próximo 7 de marzo. Con motivo de este lanzamiento, y gracias a Disney, hemos tenido la oportunidad de entrevistar a Jake Morrison, supervisor de efectos visuales de la película.

Para empezar, ¿podría contarnos un poco sobre Usted y su carrera?
Llevo trabajando en el mundo del cine desde hace veinte a veinticinco años y creo que, al igual que mucha gente que ha encontrado su hueco en este mundo, este es donde se crea la labor visual más interesante y creo que si te ofrecen un trabajo donde puedes crear personajes desde cero y que ante los espectadores parezcan reales o que puedas crear mundos en los que puedan sumergirse, creo que ese es el mayor reto que uno puede afrontar. Y es con lo que trabajamos. También fui un artista de los efectos visuales y pasé tiempo con “la caja”, como solemos llamarlo, creado planos desde cero a base de lápiz y Tablet y todas esa cosas. Poco a poco con el tiempo te alejas de “la caja” y usas lo que has aprendido para más o menos guiar a la gente a un escenario mucho más amplio. Un notable cambio el de estar trabajando en una escena durante cuatro meses a trabajar con 2.700 planos a lo largo de dos años. Para la película Ragnarok acabamos empleando a 18 estudios de efectos visuales repartidos por todo el mundo. Básicamente empezábamos el día hablando con una empresa en Alemania y poco a poco nos movíamos a Londres, luego a la costa Este de América para acto seguido continuar con Los Ángeles y Vancouver y luego nos movíamos a Sidney, Melbourne y Adelaida. Era literalmente perseguir el sol cada día hablando con los distintos directores, el estudio, presentando sus visiones, intentando mejorar lo que habían hecho y realizar cientos y cientos, miles de planos. ¿Conoces el viejo truco de los magos donde cogen un plato y lo hacen girar sobre un palo y luego hacen lo mismo con más platos? Pues eso es lo que haces literalmente con 2.700 planos a lo largo de la película por lo que es casi lo más interesante que uno puede hacer.

¿Cuáles han sido sus proyectos más únicos y excitantes a lo largo de su carrera?
Para ser sincere disfruté con Ant-Man ya que para esa película no teníamos ninguna idea. No había ninguna plantilla de qué es lo que podíamos hacer. Sinceramente, Thor es excitante y el más reciente, pero sabíamos hasta un cierto punto de cómo era ese mundo, de cómo era Thor. Pero con Ant-Man no lo sabíamos, era algo completamente nuevo, una idea desde cero. Diría que había más probabilidades de que fracasara que de que triunfara Ant-Man porque la idea de tener hormigas y hacer que la audiencia las adore, pensando sinceramente y mirando hacia atrás cuando eso estaba escrito sobre papel antes de que se estrenara la película, una idea ridícula. La idea de que Anthony pudiera ser alcanzado por una bala, el disparo realizado por Corey Stoll, y que la gente sintiera algo por la hormiga moribunda, era un enorme reto el poder tener a un equipo de animadores y realizadores de efectos visuales que pudieran crear algo así. Luego tienes ese mundo minúsculo que es literalmente como si viajaras a otro lugar, como el espacio exterior, pero que a su vez es casi más interesante porque simplemente bajas de nivel, vas al jardín. Como cuando eras un niño e ibas a jugar al jardín detrás de casa y miras la hierba, la tierra, y que ahora vas a caminar por los túneles debajo de ella. Creo que fue muy divertido, algo totalmente diferente y orgulloso del trabajo que hicimos por entonces ya que era algo completamente diferente.

¿Cómo se sintió al volver al universo de Thor?
Es excitante. Creo que es satisfactorio el trabajar en una trilogía por completo, algo bastante raro en estos tiempos el poder decir que has estado trabajando en ello desde el principio y a lo largo de su transcurso. Y por supuesto cada película es un mundo en sí. Si te fijas en la primera película de Thor ves que tiene ese toque de Shakespeare, algo que se nota mucho en la mano de Ken Branagh. Luego en Thor 2 tenemos ese toque al estilo “Juego de tronos”. Y la última creo que es como un completo reinicio. Sí, tiene a Chris Hemsworth, es Thor, pero el hecho de que sea un príncipe, parte de una familia real, es como si fuera un niño con una buena hucha. Es difícil sentir preocupación por Thor, estará bien, su padre es el rey y tiene un montón de dinero, un montón de oro, por lo que coger ese personaje y quitarle su martillo mágico y destruirlo, cortarle el pelo al estilo Sansón y luego lanzarle a través del universo a un mundo donde todos son dioses, eso fue algo que nos permitía contar una historia totalmente distinta, reinventar el universo de Thor. Y eso para nosotros los de efectos visuales significaba que podíamos hacer locuras y hacer una película de ciencia ficción épica, diría que algo parecido a Flash Gordon en Thor 3.

¿Cómo era la colaboración con el director Taika Waititi? Es una película con muchos efectos visuales. ¿Cómo le ayudó con los efectos visuales?
Bueno, al final solo somos una guía. La cosa principal que queremos saber, la cosa principal que quiero saber cuándo trato con el director es “¿Cómo quieren hacer sentir a los espectadores?” Creo que es la mayor pregunta. Cuando ves el plano no me necesitas decir de qué color es la pared, sino cual es la sensación que da y eso es un reto que tienen los diseñadores de producción. No vas a recibir planos por parte del director, sino peticiones emocionales. De cuando hay que acercar las cámaras a los actores, todo ese tipo de cosas. Si tomamos a Korg, el personaje interpretado por Taika que es el monstruo de piedra, Korg es un personaje enorme y Taika dijo “Es un personaje grande porque voy a darle una voz de personaje diminuto. Voy a interpretarlo como a uno de esos porteros polinesios que hay en las puertas de los locales nocturnos”. Ese ere su toque. Nosotros nos dijimos “Vale, va a ser dos metros de alto”. Luego ponemos a Korg al lado de Chris, Thor, y nos aseguramos que en casi cualquier plano donde se vea Korg su cabeza casi no entre en la pantalla. Hacemos lo mismo con Hulk, algo emocional, al igual que lo que hicimos con Ant-Man cuando queríamos hacer sentir a Ant-Man pequeño donde rodábamos las escenas desde lo alto como si estuviéramos sobre una grúa mirando hacia abajo. Un efecto cinematográfico clásico, pero empiezas por la sensación que quiere transmitir el director y nosotros trabajamos en base a eso. Esa es la parte interesante de mi trabajo, es más interpretación y luego tomas lo que quieren hacer sentir y creamos los mundos a partir de eso.

Muchas gracias por darnos una visión sobre su carrera y sobre Ragnarok desde detrás de las cámaras y esperamos volver trabajos suyos pronto.
Oh sí, eso espero yo también. Estamos trabajando en la nueva película Disney “Jungle Cruise” con Dwayne Johnson, es muy emocionante. Es algo como una nueva película de Indiana Jones, va a ser muy emocionante. Va a ser divertida.

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *